Buscar

MUNDIARIO

¿En qué casos podría ser necesario el trasplante de heces?

Usualmente hemos escuchado sobre el trasplante de órganos, pero, ¿en qué casos podría ser necesario el trasplante de heces?

¿En qué casos podría ser necesario el trasplante de heces?
Intestino. / Pixabay
Intestino. / Pixabay

El trasplante de heces no es una técnica novedosa. En realidad, en China, durante la dinastía de Dong-jin, los trasplantes de heces eran ya usados, pero, en aquel entonces la administración se hacía vía oral y el propósito era curar las intoxicaciones producidas por ciertos alimentos.

Esta práctica se refleja en algunos textos de medicina tradicional, pues, en el siglo XVI, en plena dinastía Ming, la técnica continuaba siendo usada; se trataba de usar heces deshidratadas como forma de tratamiento para dar cura a las enfermedades de origen intestinal.

Por supuesto, en ese momento el microbioma de los donantes no era analizado, así como tampoco se hacían estudios adicionales, pero, en esencia, la finalidad era la misma de hoy día: mejorar el desequilibrio en la microbiota intestinal.

Vale aclarar que la microbiota está conformada por todos los microorganismos que habitan en un ser vivo y el microbioma son los genes propios de la microbiota. Algunas veces, la microbiota puede verse alterada, sobre todo a causa de algunas enfermedades o por el consumo de antibióticos. En estas situaciones, se requiere de la reinserción de microorganismos sanos, lo cual equivale a un trasplante de microbiota fecal.

En muchos países estos trasplantes son comunes y, de hecho, existen bancos de heces, solo que estamos más acostumbrados a la idea de los bancos de sangre. No obstante, en muchos casos, este tipo de intervención se ha detenido debido a sus efectos secundarios, por lo cual, actualmente, se trabaja en la idea de un autotrasplante.

Así como en algunos bancos se guardan cordones umbilicales, lo que se está planteando en el campo médico es tomar una muestra de la microbiota intestinal cuando el adulto es saludable y reservarla en caso de ameritar su uso en alguna complicación futura.

Esto permitiría tener un mayor control y evitar la infructuosa tarea de rechazar cientos de donantes, puesto que dichos microorganismos suelen variar, dependiendo de la edad de la persona, el estilo de vida y la dieta que siga.

Sea como fuere, el trasplante de microbiota intestinal continúa siendo una opción en la actualidad y su aplicación está siendo investigada para ser usada en enfermedades como la colitis ulcerosa.

Ahora que comprendemos la importancia de la microbiota intestinal en nuestro organismo, más vale seguir una dieta equilibrada y mantener una buena salud para evitar que este extraño trasplante sea una opción. @isbeliafarias90210 en @mundiario