Los británicos le ponen leche al té por una razón que no tiene que ver con el sabor

Té con leche. / Pexels.com.
Té con leche. / Pexels.com.
¿Nunca te has preguntado por qué los británicos le ponen leche al té? Nosotros sí y, como buenos investigadores, encontramos la razón.
Los británicos le ponen leche al té por una razón que no tiene que ver con el sabor

Con el clima cada vez más frío, la mayoría de las personas recurren al chocolate caliente, café y otras bebidas cálidas como el té. Ya sea verde, a base de hierbas o negro, hay quienes no pueden pensar en una mejor manera empezar el día. Además, tiene muchos beneficios para la salud.

Sin embargo, también hay quienes (*tos*, británicos, *tos*) le agregan leche, lo que nos hace preguntarnos por qué lo hacen. Investigamos y resulta que es una tradición y no tiene nada que ver con el sabor.


Quizá también te interese: 

Un estudio revela la hora en la que debes dejar de consumir café


¿Por qué los británicos le ponen leche al té?

La costumbre de los británicos de poner leche en el té se remonta al siglo XVIII, desde la época en que se preparaba el té en vasijas. El té era un gran problema en ese momento y la gente solía beberlo en tazas de porcelana, pero la mayoría de la gente no podía permitirse el lujo de porcelana fina y las tazas disponibles se agrietaban por el calor del té hirviendo.

¿La solución? Primero vertían la leche en la taza y luego agregaban el té. La leche fría enfriaba el té lo suficiente como para evitar que la porcelana se rompiera y, bueno, ¡la reducción del amargor fue solo un beneficio adicional! 

Según algunas fuentes, el té también era increíblemente valioso en ese momento, por lo que las familias que no podían pagar grandes cantidades de té agregaban una mucha leche y un chorrito de té, mientras que las familias acomodadas tendían a hacer lo contrario.

¿Existe una forma correcta de beber té con leche?

Realmente...no. Puedes agregar la cantidad que desees, aunque agregar leche primero y luego verter el té encima puede hacer que sepa mejor. Esto se debe a que, cuando agregas té caliente a la leche fría, estás llevando la leche a la temperatura del té, distribuyendo el sabor de manera más uniforme. En cambio, si agregas leche al té, lo estás enfriando y es posible que no sepa tan bien.  @mundario

 

 

Los británicos le ponen leche al té por una razón que no tiene que ver con el sabor
Comentarios