Buscar

MUNDIARIO

9 señales de que estás bebiendo demasiada agua

La mayoría de nosotros podríamos beber más agua, pero a veces puede ser contraproducente.
9 señales de que estás bebiendo demasiada agua
Un hombre tomando agua. El Universal
Un hombre tomando agua. El Universal

Sara Rada

Periodista.

Los dietistas nos recuerdan constantemente que beber suficiente agua es absolutamente vital para que nuestros cuerpos funcionen correctamente, y lo es...a menos que bebas demasiada. Aunque la mayoría de las personas buscan signos de deshidratación, la sobrehidratación es igualmente peligrosa. Beber demasiada agua puede provocar intoxicación por agua, también conocida como hiponatremia, que hace que el interior de las células se inunde debido a los niveles anormalmente bajos de sodio en el torrente sanguíneo. En casos severos, la intoxicación por agua puede conducir a problemas de salud debilitantes, como convulsiones, coma e incluso la muerte.

¿Cómo es posible beber demasiada agua?

1. NUNCA sales de la casa sin una botella de agua y constantemente tienes una en la mano

Si llevas tu botella de agua todo el día y la llenas inmediatamente cuando se agota, es posible que estés bebiendo demasiada agua. Agregar agua constantemente a tu cuerpo puede provocar niveles bajos de sodio en la sangre, lo que puede hacer que todas las células de tu cuerpo se hinchen. Esto puede volverse particularmente peligroso cuando tu cerebro comienza a hincharse. Tu cerebro solo puede hincharse entre un 8 y un 10% antes de llegar al cráneo y empujar el tallo cerebral.

2. Bebes agua incluso cuando no tienes sed

La mejor manera de saber si tu cuerpo realmente necesita más agua es ser consciente de si realmente tienes sed o no. Nuestros cuerpos están tan programados para luchar contra la deshidratación porque siempre hemos estado viviendo con miedo a la escasez o no tener suficiente, por lo que tenemos todos estos mecanismos incorporados para protegernos de eso. Uno de estos mecanismos que tienen todos los animales es la sed. La sed es el monitor individual de cada cuerpo que les permite saber si necesitan más. Cuanta más agua necesiten, más sed tendrán. 

3. Continuamente bebes agua hasta que la orina esté limpia

Si estás bebiendo una cantidad saludable de agua, el color de tu orina debe ser de color pajizo a amarillo transparente. Aunque la mayoría de las personas cree que la orina clara es el signo más saludable de hidratación, tener orina sin pigmentación puede ser un signo de que estás bebiendo demasiada agua. Para la mayoría de las personas, ocho a 10 vasos de agua al día se consideran una cantidad normal. Esta sugerencia varía según la altura, el peso y los patrones de ejercicio de un individuo. 

4. Orinas con frecuencia, incluso durante la noche

Es posible que estés bebiendo demasiada agua si a menudo te despiertas a media noche para ir al baño. Según la Clínica Cleveland de EE UU, la mayoría de las personas orinan entre seis y ocho veces al día. Si te encuentras orinando más de diez veces al día, puedes estar bebiendo más agua de la que necesita tu cuerpo. Otras causas incluyen una vejiga hiperactiva y cafeína. Para evitar la micción nocturna, toma tu último vaso de agua un par de horas antes de acostarte para que los riñones tengan tiempo de filtrar el agua a través de tu cuerpo.

5. Sientes náuseas y experimentas vómitos

Los síntomas de la sobrehidratación se parecen mucho a los de la deshidratación, según Hew-Butler. Cuando bebes demasiada agua, tus riñones se vuelven incapaces de eliminar el exceso de líquido y el agua comienza a acumularse en el cuerpo. Esto puede causar una serie de síntomas desagradables que a menudo incluyen náuseas, vómitos y diarrea. Pero si alguna vez te sientes estresado, es por eso que necesitas beber agua.

6. Tienes dolores de cabeza punzantes durante todo el día

Los dolores de cabeza son un signo de sobrehidratación y deshidratación, similar a las náuseas, vómitos y diarrea. Cuando bebes demasiada agua, la concentración de sal en tu sangre se reduce, lo que hace que las células de los órganos de todo tu cuerpo se hinchen. Cuando tu concentración de sal es baja, tus células crecen. Cuando bebes demasiada agua, tu cerebro realmente aumenta de tamaño y presiona contra el cráneo. Esta presión adicional puede causar un dolor de cabeza palpitante y problemas de salud más graves, como insuficiencia cerebral y dificultad para respirar.

7. Notas hinchazón o decoloración en tus manos, labios y pies

En muchos casos de hiponatremia, las personas experimentarán una notable hinchazón o decoloración en sus manos, labios y pies. Cuando todas las células de tu cuerpo se hinchan, tu piel también comenzará a hincharse visiblemente. Aquellos que beben demasiada agua pueden aumentar de peso repentinamente debido a la hinchazón y al exceso de agua en el torrente sanguíneo. Si tomas más de 10 tazas de agua al día y notas hinchazón o decoloración en tus manos, labios y pies, considera reducir tu consumo de agua y ver si tus síntomas disminuyen.

8. Tus músculos se sienten débiles y tienden a sufrir calambres fácilmente

Tener un cuerpo sano y en pleno funcionamiento tiene que ver con el equilibrio. Cuando bebes demasiada agua, tus niveles de electrolitos disminuyen y ese equilibrio se ve comprometido. Los niveles bajos de electrolitos pueden causar una serie de síntomas desagradables, incluidos espasmos musculares y calambres. Puedes prevenir problemas musculares reemplazando un par de vasos de agua al día con agua de coco, que está llena de electrolitos y es 100 por ciento natural.

9. Te sientes cansado o fatigado

Tus riñones son responsables de filtrar el agua que bebe a través de tu cuerpo y asegurarse de que los niveles de líquido en el torrente sanguíneo se mantengan equilibrados. Cuando bebes demasiada agua, tus riñones tienen que trabajar aún más duro, creando una reacción estresante de tus hormonas que deja a tu cuerpo estresado y fatigado. Si estás constantemente bebiendo agua y te cuesta salir de la cama, puede ser porque has agregado estrés innecesario a tus riñones.    @mundiario