Buscar

MUNDIARIO

7 alimentos que están dañando tu cerebro en secreto

No es un secreto que el exceso de azúcar es malo en lo que concierne a tu salud, pero ahora una nueva investigación indica que puede tener un costo en tu cerebro y en tu cintura.

7 alimentos que están dañando tu cerebro en secreto
Carnes rojas. / Pexels.com.
Carnes rojas. / Pexels.com.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

Probablemente has oído hablar de alimentos inteligentes que aumentan tu coeficiente intelectual, pero ¿sabías que algunas opciones menos saludables pueden agotar tu cerebro?

No es un secreto que el exceso de azúcar no es exactamente dulce en lo que concierne a tu salud, pero ahora una nueva investigación indica que puede tener un costo en tu cerebro y en tu cintura. En un estudio en animales, los investigadores de UCLA descubrieron que las ratas alimentadas con una solución de fructosa tenían más dificultades para navegar por un laberinto, un signo de aprendizaje lento y pérdida de memoria, en comparación con un segundo grupo de ratas que recibieron la solución de fructosa y omega 3 ácidos grasos, que se cree que tienen un efecto estimulante del cerebro.

Los investigadores sospechan que la dieta solo con fructosa disminuyó la actividad cerebral porque afectó la capacidad de la insulina para ayudar a las células del cerebro a usar el azúcar para procesar los pensamientos y las emociones. Ciertos ácidos grasos omega-3 pueden amortiguar el cerebro de los efectos dañinos de la fructosa. Si bien esta investigación es preliminar, es solo un buen consejo general de salud para minimizar la ingesta de azúcar agregada y aumentar el consumo de alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, incluidas las nueces, el salmón, las semillas de lino y la soja en sus comidas.

No te pierdas estas otras 7 cosas espantosas que el azúcar le hace a tu cuerpo:

1. Refresco de dieta

Lo sentimos, pero cambiar a edulcorantes artificiales podría no ayudar en tu caso. Un estudio de 2017 en la revista Stroke analizó los patrones de dieta y los incidentes de apoplejía y demencia en más de 4.300 participantes. Durante diez años, los que bebían las bebidas endulzadas artificialmente, pero no las endulzadas con azúcar, tenían más probabilidades de ser diagnosticados con demencia.

Debido a que es imposible probar que el vínculo fue causado por las bebidas y no por otra fuente, por ejemplo, las personas con diabetes podrían haber sido más propensas a usar edulcorantes artificiales, el estudio debe realizarse con un grano de sal (o azúcar). Aún así, combinado con estos efectos poco saludables de los refrescos (incluida la dieta), el estudio es solo una razón más para cambiar los refrescos por agua con gas.

2. Productos horneados

No solo te debes preocupar por el azúcar. En un estudio de 2015, los adultos que informaron que consumían la mayor cantidad de grasas trans por día tenían más dificultades para recordar qué palabras habían visto en una tarea de memoria. Para este verano, se requerirá que la mayoría de los productos remuevan las grasas trans de sus recetas (y la mayoría de las compañías ya las han eliminado), pero las grasas trans aún pueden estar al acecho en tu despensa.

Revisa la etiqueta de nutrición, especialmente en glaseado estable y en otros alimentos procesados, para asegurarte de que esté limpio.

3. Carnes rojas y mantequilla

Una dieta rica en grasas saturadas "malas" puede dañar la función cerebral, según una investigación de Harvard publicada en Annals of Neurology. Cuando los investigadores estudiaron los hábitos alimenticios y probaron la función cerebral de 6.000 mujeres durante un promedio de cuatro años, encontraron que las mujeres que consumían la mayor cantidad de grasas saturadas obtuvieron calificaciones más bajas en las pruebas de la función cerebral y la memoria. Por otro lado, las mujeres que consumieron la mayoría de las grasas monoinsaturadas (que se encuentran en alimentos como el aceite de oliva y el aguacate) tuvieron puntuaciones más altas.

No necesitas evitar por completo las fuentes de grasas saturadas, sino elegir versiones bajas o no grasas de productos animales, como el queso, el yogur y la leche. Evita la carne procesada, como el tocino, y quédate con cortes magros. Consume más proteínas de fuentes vegetales, como la soja y las legumbres.

4. Chips, pizza y otras comidas chatarra

¿Es cierto que la comida chatarra pudrirá los cerebros de los niños?

Un estudio británico de 2011 sobre casi 4.000 niños descubrió que aquellos que comían principalmente comida chatarra (muchos alimentos procesados ​​y comida rápida) a los tres años tuvieron una pequeña caída en el coeficiente intelectual cinco años después en comparación con los niños que consumían dietas más saludables. Las elecciones de dieta temprana especialmente afectaron las habilidades verbales de los niños, según Time.

El estudio sugiere que las elecciones de dieta inteligente pueden ser particularmente cruciales durante los primeros años de desarrollo cerebral rápido. Puede ser difícil lograr que los pequeños coman alimentos saludables, pero recuerda que los niños necesitan exposición repetida (a veces una docena o más) para que les guste un alimento nuevo. ¡Así que no te rindas tan fácilmente!

5. Goma de mascar

¿Soplar esa burbuja aumenta o destruye tu poder mental? Aquí la investigación es mixta.

Un reciente estudio británico publicado en el Quarterly Journal of Experimental Psychology encontró que masticar chicle durante un ejercicio de memorización afectaba los recuerdos a corto plazo de los participantes. Los investigadores creen que el acto de masticar puede dificultar la concentración en las tareas de memoria (en este caso, se pidió a los participantes que aprendieran el orden de los elementos en una lista).

El hallazgo contradice una investigación previa, que encontró una asociación positiva entre el chicle y tareas mentales. Debido a los resultados de estudios mixtos, es posible que no desees escupir la goma todavía, pero asegúrate de incluir otros hábitos para estimular el cerebro en tu rutina diaria, como beber agua (la deshidratación puede afectar el enfoque y la agudeza), dormir lo suficiente y jugar juegos para el cerebro.

6. Dietas bajas en carbohidratos

Lo sentimos por la dieta cetogénica, los carbohidratos que se deshacen pueden dañar la capacidad cerebral (junto con la energía y el estado de ánimo). Un pequeño estudio realizado en la Universidad de Tufts con 19 mujeres entre las edades de 22 y 55 años encontró que cuando las personas a dieta eliminaban los carbohidratos, mostraban una disminución gradual de las habilidades cognitivas (particularmente en pruebas relacionadas con la memoria) en comparación con un grupo que seguía una dieta baja en calorías que incluía los carbohidratos.

Los carbohidratos no son malos, tu cuerpo los necesita para muchas funciones importantes, como alimentar tu cerebro. Así que evita las dietas que los eliminan o restringen severamente, y elije opciones saludables, como pastas y panes integrales, arroz integral y quinua.

7. Sal

Ya sabíamos que el sodio podía causar estragos en el sistema vascular, pero eso es solo el comienzo del problema de la sal.

Un estudio de 2012 encontró que los canadienses mayores que consumían más sal y no hacían ejercicio tenían un deterioro cognitivo más rápido que sus contrapartes con bajo contenido de sal, que en realidad mejoraron con el tiempo y puede que no solo esté relacionado con el flujo de sangre, pues los investigadores de Weill Cornell Medicine alimentaron ratones ocho a diez veces más altos que los roedores que comen, lo cual era "comparable al extremo alto del espectro del consumo humano de sal". Incluso cuando la sal no afectaba su presión arterial, los ratones que comían más sal perdieron su capacidad para encontrar su camino a través de un laberinto y finalmente dejaron de responder normalmente, según los resultados en Nature Neuroscience.

Para mantener el cerebro y el cuerpo saludables, consume menos de 2.300 miligramos de sal por día.  @mundiario