7 señales claras de que no estás comiendo suficientes grasas saludables

Mujer con sobrepeso.
Mujer con sobrepeso.

La ciencia lo dice: necesitas grasa en tu dieta. Solo debes asegurarte de consumir el tipo correcto de grasas buenas y la cantidad correcta.

7 señales claras de que no estás comiendo suficientes grasas saludables

Seamos claros:

¿Qué son las "grasas saludables"?

No fue hace mucho tiempo que los principales expertos en salud creían que la grasa era una mala noticia para la salud, pero, afortunadamente, un nuevo cuerpo de investigación está demostrando que lo contrario es cierto: ciertos tipos de grasa realmente mejoran nuestra salud.

La mayor parte de esta ciencia de "grasas saludables" se centra en dos categorías principales de grasas insaturadas: las grasas monoinsaturadas (MUFA) y las grasas poliinsaturadas (PUFA). Las PUFA, que incluyen ácidos grasos omega-3, ayudan a regular la inflamación y parecen desempeñar un papel en todo, desde la salud del corazón hasta el estado de ánimo y la felicidad. Las MUFA pueden reducir el colesterol malo y aumentar el buen tipo. Las MUFA también parecen apuntar y reducir la grasa abdominal abdominal asociada con trastornos metabólicos.

Estas grasas no saturadas que son buenas para ti son fundamentales para tu salud de pies a cabeza, y aquí hay algunas pistas que puedes necesitar para incluir más grasas buenas en tus comidas diarias.

1. Tienes problemas para perder peso

Suena completamente contrario a la intuición, pero necesitas comer grasa para quemarla. Comer una pequeña cantidad de grasas no saturadas en cada comida te ayudará a sentirte más satisfecho durante un período de tiempo más largo, y por lo tanto, consumirás menos en general.

Cuando se trata del debate sobre la pérdida de peso baja en grasa y baja en carbohidratos, la ciencia más reciente favorece de lleno las dietas bajas en carbohidratos. Un estudio aleatorizado de los Institutos Nacionales de la Salud descubrió recientemente que los consumidores con bajo contenido de carbohidratos perdieron más peso (alrededor de ocho libras) que los que hacen dieta baja en grasas durante un período de 12 meses.

2. Siempre tienes hambre

Si abandonas la mesa de la cena solo para sentir punzadas de hambre nuevamente poco después, es posible que no estés consumiendo los tipos adecuados de grasa para ayudar a llenarte. Un estudio de 2009 publicado en el American Journal of Clinical Nutrition midió el efecto de comer diferentes tipos de grasas sobre la saciedad y la ingesta de alimentos, entre otras cosas.

Quince sujetos consumieron diferentes tipos de grasa en sus comidas o ninguno en absoluto. Los resultados mostraron que los participantes que consumían grasas no saturadas se sentían más llenos después de cada comida. Por supuesto, comer más fibra o cargar proteínas magras también puede ayudar a alejar el hambre por más tiempo.

3. Tienes la piel inexplicablemente seca

No es por el sol, el clima o la falta de loción, ¿por qué tu piel siempre está seca? Podría estar relacionado con la falta de grasas saludables en tu dieta. Todas las células de la piel están envueltas en una burbuja protectora de grasas que ayuda a proteger la piel para que no se seque y deshidrate, y también ayuda a mantener fuera las sustancias dañinas en tu entorno.

Si tienes un problema con la barrera cutánea, tu piel se ve y se siente seca, y puede ser más propensa a las erupciones por eccema. En casos severos, tu piel realmente puede resquebrajarse y sangrar de manera visible. Incluir más grasas no saturadas puede revertir la tendencia. Si todavía tienes la piel seca, prueba un poco de aceite de coco.

4. Estás bajo de energía

Tu corazón obtiene el 70 por ciento de tu combustible de la grasa, que está repleta de energía, señala el Dr. Hossein Ardehali, cardiólogo de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern. Las grasas proporcionan 9 calorías por gramo, que es más del doble de las calorías que se encuentran en la misma cantidad de carbohidratos o proteínas.

Sí, eso significa que hay muchas más calorías en un aguacate que en una manzana, pero si constantemente sientes que te estás quedando vacío, podría ser el momento de comer más bocadillos ricos en grasas saludables.

5. Tienes problemas para concentrarte

Tu cerebro tiene 60 por ciento de grasa y necesita grasa para seguir funcionando de manera eficiente, de acuerdo con Greatist.com. Una dieta rica en grasas monoinsaturadas, que puede encontrar en alimentos como el aceite de oliva, el aceite de cártamo, las nueces y las mantequillas de nueces, aumenta la producción del neurotransmisor acetilcolina, que es importante en el funcionamiento de los procesos de aprendizaje y memoria.

6. Las vitaminas que comes no están haciendo su trabajo

Asegúrate de comer alimentos abundantes con vitaminas A, D, E y K, pero quizás no estés obteniendo beneficios para la salud. Sin la vitamina A adecuada, podrías tener los ojos y la piel secos, por ejemplo; sin suficiente vitamina C, podrías tener un tiempo prolongado de cicatrización de heridas y más moretones. Estas cuatro vitaminas requieren grasas para ser absorbidas y utilizadas por tu cuerpo.

7. Estás constantemente frío

Las focas tienen relleno adicional por una razón: el océano es un lugar frío. Se supone que tu también debes llevar una pequeña capa de aislamiento de grasa debajo de la piel para regular tu temperatura interna, de acuerdo con SFGate.com. Si siempre sientes frío y parece que te falta una capa de tu propia grasa, podría ser el momento de aumentar tu consumo de aguacates, nueces, semillas y otros alimentos grasos. Es por eso que la mantequilla podría ser más saludable de lo que pensabas.  @mundiario

 

 

7 señales claras de que no estás comiendo suficientes grasas saludables
Comentarios