5 secretos que los supermercados no quieren que sepas

Una chica haciendo compras en el supermercado. / Pexels.com.
Una chica haciendo compras en el supermercado. / Pexels.com.

¡Que empiecen los juegos psicológicos de los supermercados!

5 secretos que los supermercados no quieren que sepas

Tu supermercado local es un campo de minas psicológico, donde incluso las bananas están llenas de misterio.

1. Las personas zurdas tienen una gran ventaja en el supermercado

Probablemente hayas visto que los supermercados mantienen los artículos de primera necesidad (frutas y verduras, carnes, lácteos) en el perímetro. Pero, ¿notaste que la mayoría de ellos están ordenados para hacer que tu recorrido funcione en sentido contrario a las agujas del reloj? “El noventa por ciento de nosotros somos diestros, por lo que compramos más cuando estamos en sentido contrario a las agujas del reloj, nos acerca a la estantería”, dice Martin Lindstrom en su libro “Brandwashed”. 

Los lugares que hacen esto ven las ventas subir un 7 por ciento. A menudo, también encontrarás la sección de productos lácteos en la esquina posterior izquierda: debido a que es probable que los productos lácteos estén en tu lista, los supermercados se aseguran de que tomes la ruta más larga para llegar allí. 

2. Todo en su lugar

En este punto, es válido decir que nada de lo que vemos en un estante está ahí por casualidad. Las galletas a la venta al final de un pasillo pueden parecer una gran coincidencia, pero es probable que una empresa haya pagado por ese espacio. Es un lugar inteligente: además del mostrador de la caja, la mayoría de las compras impulsivas ocurren en las filas para pagar. Los artículos más caros generalmente se colocan a la altura de los ojos de un adulto, mientras que los cereales de colores y las golosinas se colocan más abajo, para captar la mirada de los niños.

3. Lo que ves es lo que hay

Cuando un empleado dice que "registrará el almacén" para ver si quedan más ejemplares de un artículo, simplemente está siendo educado. La mayoría de los supermercados ordenan que los productos vayan directamente del camión al estante, saltándose el almacén por completo.

4. El tiempo pasa lento… por una razón

Los supermercados rara vez tienen ventanas o relojes. Sin ninguna referencia al mundo exterior, los clientes pueden perder fácilmente la noción de cuánto tiempo llevan allí. Los encargados del supermercado pueden usar otro truco para manipular tu sentido del tiempo: baldosas pequeñas. El incesante chasquido de las ruedas de un carrito de la compra puede hacer que los clientes piensen que están corriendo y los anima a tomar un ritmo relajado. A un ritmo relajado, los clientes compran más.


Quizá también te interese: 

¿Te has perdido en el supermercado? Un nuevo estudio explica por qué ocurre


5. Las bananas son una forma de arte

Las bananas son tan importantes para el resultado final de un supermercado que los tenderos saben exactamente qué tono de banana es más probable que compres: el color Pantone 12-0752, también conocido como "Buttercup". Para asegurarse de que las bananas en exhibición sean las más cercanos a este tono, los supermercados usan una escala de madurez que varía de uno (todo verde) a siete (amarillo con motas marrones). 

Algunos supermercados incluso usan iluminación especial para hacer que las bananas se vean más atractivas. ¿En cuanto al agua rociada sobre los otros productos? Hace que las verduras se vean frescas, pero mantenerlas húmedas en realidad hace que se pudran más rápido. También hace que los productos sean más pesados ​​y, por lo tanto, más caros.  @mundiario

 

 

5 secretos que los supermercados no quieren que sepas
Comentarios