Buscar

MUNDIARIO

Las 3 vitaminas en las que tenemos más deficiencia

Algunas personas pueden absorber la cantidad justa de nutrientes solo de los alimentos, mientras que otras necesitan un poco de ayuda adicional de los suplementos, pero a veces es difícil saber qué minerales específicos necesitamos.
Las 3 vitaminas en las que tenemos más deficiencia
Magnesio. / La Vanguardia.
Magnesio. / La Vanguardia.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

Si bien es importante reconocer nuestra bioquímica individual, lo que significa que no hay una respuesta "correcta" para todos cuando se trata de nuestra propia salud personal, existen un patrón similar de ciertas deficiencias de vitaminas que las personas experimentan en todos los ámbitos.

Estas son las tres vitaminas en las que tenemos deficiencias, además, las mejores formas en que podemos obtener estos nutrientes:

1. Vitamina B

A pesar del hecho de que podemos obtener todas las formas de vitaminas B (¡con la excepción de B12!) de una variedad de alimentos de origen vegetal y animal, esta deficiencia es tan frecuente en nuestro sistema alimentario que ya existen un par de teorías sobre por qué todavía no estamos obteniendo suficientes vitaminas B.

En primera instancia, se podría decir que es porque se usan de manera ubicua en el cuerpo, por lo que se usan en nuestro sistema de desintoxicación, nuestro sistema energético, nuestro sistema nervioso y nuestro sistema inmunológico. Es decir, nuestros cuerpos dependen en gran medida de las vitaminas B para múltiples funciones, y nuestras dietas por sí solas no son suficientes para satisfacer la demanda.

La segunda razón, tiene que ver con nada menos que la salud intestinal. Las deficiencias de vitamina B tienden a ir de la mano con problemas intestinales. Algunos signos comunes de una deficiencia de B12 son el sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO) y un intestino permeable.

2. Zinc

Es posible que no pienses que el zinc es un mineral importante para nuestros cuerpos, pero es una de nuestras vitaminas más agotadas. 

El zinc es importante para nuestro sistema inmunológico para combatir las bacterias y los virus dañinos.. El zinc también ayuda a crear proteínas esenciales en nuestros cuerpos, convirtiéndolo en un nutriente pasado por alto pero vital que no podemos ignorar.

Entonces, ¿cómo agregamos más zinc a nuestras vidas? Pues, es hora de derrochar en mariscos. Las ostras y los moluscos, en particular, son súper ricos en zinc, y son una manera fácil de garantizar que estemos obteniendo este mineral esencial.

3. Magnesio

Ah, magnesio. Esta vitamina es vital para nuestra salud, pues nuestros cuerpos la necesitan para 300 reacciones bioquímicas. Si bien es cierto que los alimentos ricos en vitaminas suministran a nuestros cuerpos los nutrientes necesarios, puedes invertir personalmente en un suplemento de magnesio.

El magnesio es un electrolito que no volvemos fácilmente a nuestros cuerpos, y no lo encontramos naturalmente en los alimentos. De modo que con el suplemento puedes complementar mucho.

Pero antes de ir a tu tienda local de alimentos saludables para abastecer tus estantes con magnesio, ten en cuenta que hay toneladas de cepas diferentes para funciones únicas del cuerpo. El gabinete ideal debe incluir glicinato de magnesio, que se ha demostrado que ayuda con la ansiedad y el sueño. También es uno de los tipos más fáciles de magnesio para que el cuerpo absorba, y no tiene un efecto laxante como algunas de las otras cepas.

Recuerda, siempre es una buena idea hacerse la prueba con el médico de atención primaria antes de comenzar la búsqueda de suplementos, y si necesitas un poco de ayuda adicional para obtener suficientes vitaminas, ten la seguridad de que hay formas viables de complementar tus dietas saludables.   @mundiario