11 señales de que estás a punto de comer en un restaurante malo

Un restaurante. / Pexels.com.
Un restaurante. / Pexels.com.
Estas señales indican que has abierto la puerta a un establecimiento de comidas que probablemente no esté a la altura y es hora de buscar tu próxima comida en otro lugar.
11 señales de que estás a punto de comer en un restaurante malo

Vamos a ello: 

1. El estacionamiento no está limpio

Si sales de tu automóvil y te encuentras cara a cara con basureros abiertos, basura y colillas de cigarrillos en el terreno, puedes seguir conduciendo en busca de otro lugar. Las ventanas y puertas sucias también son una señal de que el restaurante no está enfocado en la limpieza, y eso puede llegar a las áreas donde se prepara tu comida.

2. El restaurante tiene demasiados "temas"

Los temas, estilos y diseños son una excelente manera para que los restaurantes promuevan su personalidad entre los invitados, pero demasiados pueden ser una señal de alerta. Todos los restaurantes tienen un aspecto y sensación, eso es lo que atrae a los cliente. Si terminas en un lugar que tiene demasiados temas, como un chiringuito fresco en el interior pero un chiringuito de playa con temas náuticos en la parte de atrás, esto a veces puede ser una señal de que la administración no está sincronizada detrás de escena.

3. El personal parece desinteresado

Todos pueden tener un mal día, pero si todo el personal parece que preferiría estar en otro lugar que no sea aquí, es posible que tengas una experiencia lamentable. Si el personal de recepción parece desinteresado y desprotegido, es una señal de que la gerencia no está haciendo un buen trabajo al administrar el restaurante.

4. Todos en el restaurante son turistas

Si quieres llegar a la buena comida, ve donde están los lugareños. Los restaurantes llenos de turistas son una bandera roja. Si solo ves a otros turistas en un restaurante, quizás porque es el único lugar cerca de una atracción popular, deberías dudar en comer allí. Los restaurantes donde comen los lugareños indican que al menos algunos comensales están allí debido a su reputación.

5. El restaurante huele mal

Tu nariz sabe cuándo te has topado con un establecimiento no tan estelar. Ya sea que el restaurante huela a grasa rancia, comida quemada o simplemente un hedor general que quema tus fosas nasales, confía en el instinto de tu nariz y aléjate. Las cocinas y los restaurantes que enfatizan la limpieza trabajarán para eliminar los olores persistentes de los refrigeradores, las estufas y otros lugares donde los olores pueden emanar. 

6. El baño está sucio

Si estás cerca de un restaurante, mira el baño. Es un buen indicador de lo limpio que está el resto del lugar. Si se descuida el baño (el dispensador de jabón está vacío, el papel higiénico está en sus cuadros finales, el piso está jabonoso y húmedo), es una señal de que el personal no está cumpliendo con sus tareas y eso podría indicar que no se mantienen al día con otras tareas de limpieza del restaurante también.

7. Los errores siguen llegando a tu mesa

Los restaurantes son lugares muy concurridos y ocurren errores. Sin embargo, si las cosas salen mal una y otra vez, puede ser una señal de que algo no está bien detrás de escena. Los servidores son humanos, y pueden ocurrir uno o dos errores, especialmente si el nivel de ruido hace que sea difícil escucharse, pero si ordenas un aperitivo y recibe otro diferente, esto es una señal de que el servicio puede no estar a la altura.

8. El establecimiento está en mal estado

Los restaurantes bonitos con carácter y encanto son una cosa, pero los edificios decrépitos son otra. Se puede decir mucho considerando el estado general de deterioro del restaurante en sí: tejas manchadas, pisos sin barrer o sin aspirar, plantas muertas o moribundas, papel de pared roto o pintura astillada y manchada, y especialmente los baños descuidados no son un buen augurio para la próxima comida.

9. El restaurante está vacío

Los madrugadores pueden estar acostumbrados a cenar solos, pero si entras a un restaurante en las horas pico de comida y está casi solo, la ausencia de otros puede estar enviando un mensaje. Lo primero que hay que buscar al elegir un restaurante son los clientes, ¿hay otros clientes cenando allí? Si nadie está comiendo en un restaurante, hay una razón para ello. Podría ser demasiado caro, podría ser un mal servicio al cliente o una mala comida, pero si los asientos están vacíos, considéralo una bandera roja.

10. Los menús son un desastre

Si la apariencia del restaurante no es una advertencia, el menú puede ser una mala señal. Puede parecer contradictorio, pero a menudo puedo predecir la próxima experiencia en función de los menús que me ofrecen. Si el restaurante ofrece menús rotos, desgastados o sucios, eso te indica que los camareros no están capacitados adecuadamente o que el gerente no presta atención al ambiente de su restaurante.

Los menús con migas de pan, manchas de comida y salsas derramadas indican que no se limpian regularmente. Si el personal no está prestando atención a este detalle, pueden estar perdiendo cosas aún más grandes. Es una señal segura de que falta atención al detalle. 

11. La comida está mezclada en el plato

Claramente, encontrar algo en tu comida (un insecto, un cabello, un pedazo de metal) es una señal de que algo está terriblemente mal en la parte trasera del restaurante, pero otro indicador de un mal restaurante es la forma en que ponen la comida en el plato. La comida mal preparada o mal chapada o servida, la comida servida sin los acompañamientos o condimentos apropiados, creará una mentalidad de" mi comida no representa un buen valor". Incluso si la comida es sabrosa, la propuesta de valor de la comida será cuestionada negativamente en la mente del comensal.   @mundiario

 

 

11 señales de que estás a punto de comer en un restaurante malo
Comentarios