11 antojos de alimentos y su implicación en la salud

Antojos de alimentos. / Pexels.com.
Antojos de alimentos. / Pexels.com.

¿De dónde vienen los antojos y qué significa cada uno? Lo averiguaremos en esta entrada. 

11 antojos de alimentos y su implicación en la salud

Un investigador médico que durante décadas ha estudiado la ciencia de los antojos sugiere que los anhelos de tus papilas gustativas pueden brindarte mucha información sobre ti, incluida información importante sobre tu salud física y mental.

¿De dónde vienen los antojos de comida?

Los antojos de alimentos a menudo se sienten como si se acercaran sigilosamente. Hasta hace poco, incluso los científicos no estaban seguros de la razón, según Frank Greenway, director médico del Centro de Investigación Biomédica de Pennington y profesor de la Universidad Estatal de Luisiana.

Sin embargo, más recientemente, la investigación ha encontrado una respuesta que podría ser el verdadero punto óptimo. “Solíamos pensar que el hambre estaba controlada por un área del cerebro, conocida como hipotálamo, como una forma de asegurar la supervivencia, pero nuestra investigación más reciente sugiere que en realidad es el sistema de recompensa del cerebro el que controla gran parte de nuestros hábitos alimenticios, incluidos los antojos", dijo el Dr. Greenway. 

Comprender los antojos de esta manera podría tener mucho sentido. Continúa leyendo para obtener más información para explicar tus antojos de algunas de las últimas investigaciones sobre este tema. 

  1. Antojo de galletas y leche

La leche tiene un alto contenido de l-triptófano, un compuesto que mejora el estado de ánimo, promueve la relajación y fomenta un mejor sueño. Entonces, si tus antojos de comida giran en torno a un vaso alto de leche y galletas o un batido, es posible que necesites un poco más de descanso y relajación.

Disfrutar de una porción razonable puede ser una buena manera de desestresarte y sentirte mejor, pero idealmente, tomar una siesta ocasional es una buena manera de sentirse más descansado. 

  1. Antojo de pizza

¿Alguna vez has notado que cuando estás a dieta, tus antojos de alimentos ricos en grasas, como pizza y helado, parecen aumentar repentinamente? Puedes sentir que tan pronto como comienzas a operar con cierta disciplina, los alimentos prohibidos te llaman por tu nombre, y puede haber algo de precisión en esto. Un estudio de 2018 publicado en Behavioral Brain Research descubrió que este aumento de los antojos podría estar relacionado con el comportamiento de la dieta en sí.

Los investigadores descubrieron que ponerse a dieta aumentaba una sustancia química cerebral llamada "receptor 2 de neuromedina-U" dentro de una región del cerebro que regula la ingesta de alimentos para dejar en claro que ya está satisfecho. Entonces, si tus antojos de alimentos grasos son intensos, podría significar que tu dieta es demasiado extrema para ser práctica para ti. 

  1. Antojo de hamburguesas y papas fritas

Nuestro mundo moderno está lleno de estrés, desde informes de noticias angustiantes hasta estrés familiar, fechas límite de trabajo y más. Estos factores estresantes se acumulan con el tiempo, lo que lleva a un estrés crónico, que a su vez conduce a niveles elevados de hormonas suprarrenales. 

Comer alimentos reconfortantes ricos en calorías y grasas frena estas hormonas, según un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences. Por lo tanto, si sientes constantemente la atracción hacia el autoservicio, es posible que desees buscar formas más saludables de manejar el estrés.

  1. Antojo de hielo

La idea puede hacer que te duelan los dientes, pero a algunas personas les encanta masticar hielo. La ciencia sugiere que si sientes antojo por las cosas frías, podría ser un signo de anemia.

Un estudio de 2016 en el Journal of the American Association of Nurse Practitioners concluyó que los médicos deberían preguntar a los pacientes si tienen antojo de hielo, ya que es un signo de deficiencia de hierro. Los investigadores plantearon la hipótesis de que podría deberse a que masticar hielo podría aumentar temporalmente el flujo de sangre al cerebro, contrarrestando la desaceleración causada por la deficiencia de hierro.

  1. Antojo de chocolate

Si te encuentras buscando constantemente chocolate, uno de los alimentos más antojados, puedes ser una de las muchas personas que consideran esto como un levantador de ánimo confiable. Una encuesta de más de 13.000 personas encontró que aquellos que comieron chocolate amargo durante un período de 24 horas tenían un 57 por ciento menos de probabilidades de reportar síntomas de depresión que aquellos que no comieron chocolate.

¿Una posible explicación? El chocolate negro contiene magnesio y teobromina, dos compuestos que reducen los niveles de hormonas del estrés y promueven la relajación muscular. Come más alimentos ricos en magnesio con verduras de hojas verdes oscuras, nueces, semillas y aguacates. 

  1. Antojo de dulces

¿Te encuentras soñando despierto con barras de caramelo masticables y gomitas agrias cubiertas de azúcar? Si es así, es posible que debas pasar más tiempo en el país de los sueños. Un estudio de 2018 en el American Journal of Clinical Nutrition encontró que cuando las personas aumentaban la cantidad de horas que dormían, reducían significativamente su consumo de azúcar.

Otra investigación en la revista Physiology & Behavior encontró un vínculo entre la hormona del estrés cortisol y el deseo de comer dulces. Priorizar el sueño podría ser clave para mantener a raya los antojos de dulces.

  1. Antojo de queso

El queso es un ingrediente estrella en muchos alimentos reconfortantes, como la pizza y los nachos, y por una buena razón. Hay muchas explicaciones para un antojo de queso, además de su textura cremosa.

Una posibilidad: el queso es una gran fuente de triptófano, un aminoácido que desempeña un papel en la producción del neurotransmisor serotonina para sentirse bien, según el Journal of Amino Acids. Entonces, si tu cita de la tabla de quesos del viernes por la noche no parece llegar lo suficientemente pronto, puede haber una necesidad subyacente de un aumento de serotonina.

Asimismo, los productos lácteos como el queso contienen caseína que ayuda en el proceso de liberación de dopamina, según Química Agrícola y Biológica. Este otro neurotransmisor para sentirse bien está específicamente asociado con sentimientos de recompensa y motivación. El cerebro libera este químico, atrayéndonos a lo que sea que lo produzca, incluido el queso.

Otra posible razón por la que constantemente anhelas el queso derretido puede ser porque tienes problemas de concentración y memoria. Un estudio de 2015 del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio encontró que las personas con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) tenían el doble de probabilidades de tener antojos de queso que los demás.

  1. Antojo de refresco

Ya sea que desees una dosis de dulzura gaseosa todos los días, una vez a la semana o solo una o dos veces al mes, si tienes antojo de refresco, es posible que lo que realmente anheles sea el golpe de cafeína. Una porción de 12 onzas de Coca-Cola proporciona alrededor de 45 miligramos de cafeína, aproximadamente la mitad de la cantidad de una taza de café, lo que podría decirse que es suficiente para despertarte, pero no lo suficiente como para ponerte nervioso.

Una razón menos común para los antojos de refrescos es la deficiencia de calcio. Según un estudio de 2017 en Front Endocrinol, el consumo diario de refrescos puede filtrar calcio y magnesio de los huesos, creando un círculo vicioso de agotamiento y antojo.

  1. Antojo de papas fritas

Las papas fritas es uno de los antojos de alimentos más comúnmente reportados, pero tragar bolsas de comida chatarra grasosa puede ser una señal de que tienes pocas grasas saludables. De particular interés son los omega-3, nuestros cuerpos no fabrican esos ácidos grasos, por lo que para obtener nuestro requerimiento diario tenemos que comerlos en alimentos como el salmón y otros pescados grasos, aguacates, nueces y aceite de oliva.

Otra posibilidad, es que los antojos de alimentos hechos con papas y otros almidones que crecen en el suelo podrían sugerir que realmente es hora de tomar un respiro de toda su actividad.

  1. Antojo de agua

Si tienes mucha sed, es muy posible que solo estés deshidratado y tu cuerpo te esté diciendo que tome el relevo con tu botella de agua. Pero si siempre anhelas las cosas húmedas, podría indicar un problema más profundo como la diabetes. La sed y la micción excesivas son una de las primeras señales de advertencia de que sus niveles de insulina no son los que deberían ser, según la Asociación Estadounidense de Diabetes. La glucosa adicional se acumula en la sangre, lo que hace que los riñones trabajen horas extra para procesarla. Cuando no pueden seguir el ritmo, se excreta a través de la orina, lo que a su vez hace que vuelvas a tener sed.

  1. Antojo de todo

Un antojo intenso por cualquier alimento (pero generalmente golosinas) a menudo se confunde con hambre cuando puede significar que estás deshidratado, pero ten cuidado: la sed es en realidad la señal de último recurso para la deshidratación.   @mundiario

 

 

11 antojos de alimentos y su implicación en la salud
Comentarios