Las 10 mejores ideas de refrigerios después del entrenamiento

Barras energéticas. RR SS.
Barras energéticas. RR SS.
Estos refrigerios energizantes contienen los nutrientes adecuados para ayudar a recuperarte de tu entrenamiento sin deshacer la quema de calorías.
Las 10 mejores ideas de refrigerios después del entrenamiento

He aquí un dilema de ejercicio común:

¿Alguna vez ha bajado de la cinta de correr, extasiado por la cantidad de calorías que quemaste, solo para darte cuenta de que tienes mucha hambre? La mayoría de nosotros podemos relacionarnos con este dilema del ejercicio, el conflicto interno entre tomar un refrigerio y negar los efectos de tu entrenamiento. Si bien puede parecer que comer después de hacer ejercicio borra todo tu trabajo duro, los expertos sugieren que tu cuerpo realmente necesita alimentos después de la actividad física. 

Después de un entrenamiento duro, es mejor comer un refrigerio en 30-60 minutos que contenga carbohidratos y proteínas. La proteína inicia el proceso de reparación y recuperación muscular, mientras que los carbohidratos ayudan a reabastecer las reservas de energía que se usaron durante la sesión de sudor. Sorprendentemente, hay muchas maneras de satisfacer a los munchies, sin culpa. A continuación, las mejores ideas de refrigerios después del entrenamiento que no revertirán los efectos de tu ejercicio.

1. Huevos y tostadas

Aunque los huevos y las tostadas a menudo están confinados dentro de la categoría de "desayuno" de nuestras mentes, este combo es un excelente refrigerio después del entrenamiento para cualquier hora del día. 

Si bien puedes dudar en perseguir tu cardio que quema calorías con pan, debes saber que los carbohidratos almacenados en los músculos (glucógeno) son la principal fuente de energía para el ejercicio moderado a intenso y deben reponerse para que estén disponibles para tu próximo entrenamiento, y para la recuperación muscular. En cuanto a la proteína, los huevos son una fuente de proteína completa simple y maravillosa, que proporcionan todos los aminoácidos necesarios después del entrenamiento.

2. Batido de chocolate y cereza

Un batido es la cereza de chocolate además de un ejercicio extenuante. Así es, un vaso de jugo de cereza puede armar tu cuerpo con un arsenal de antioxidantes que evitan el daño muscular. Si tienes el hábito de tomar jugo de cereza todos los días, sentirás menos dolor muscular y una pérdida de fuerza mínima después de una rutina de ejercicios de resistencia. 

Sabemos lo que estás pensando: el jugo de cereza puede ser saludable, pero eso no necesariamente significa quieres beberlo directamente de una taza. Por eso, puedes hacer un batido de chocolate y cereza. Combina yogur griego, leche con chocolate, jugo de cereza agria y una mezcla de cereza congelada para hacer este delicioso batido. Si eres vegano o no consumes lácteos, prueba la leche de guisantes rica en proteínas. Además de proteger tus músculos con cerezas, obtendrás proteínas de alta calidad y carbohidratos adecuados. 

3. Té verde

Si bien es esencial hidratarse con ocho onzas de agua después del ejercicio, el té verde también es un gran complemento para cualquier refrigerio post-entrenamiento. 

El té verde no es solo tu elixir milagroso para quemar grasa y combatir los compuestos de radicales libres, sino que también es un gran refuerzo de energía. También es valioso en las comidas posteriores al entrenamiento, ya que puede ser tu mejor línea de defensa contra los radicales libres inducidos por el ejercicio y están vinculados a muchas enfermedades dañinas.

¿La mejor parte del té verde? Puedes beberlo todo el tiempo. A diferencia de estos alimentos saludables, debes comer solo con moderación. Durante los meses de invierno, no hay nada como luchar contra el aire helado fuera del gimnasio con una taza de té humeante. 

4. Patatas dulces

Las batatas son otro increíble refrigerio post-entrenamiento que ayudará a tu cuerpo a recuperarse del ejercicio. Si bien puede ser fácil recompensarse con dulces después de un duro entrenamiento, los carbohidratos en los dulces no son buenos proveedores de energía. Debes evitar la tentación de comer azúcares simples después de tu entrenamiento cardiovascular. En su lugar, busca incorporar carbohidratos complejos, como las batatas en tu merienda después del entrenamiento.

¿El beneficio de las batatas? Ayudan a reabastecer tu cuerpo después de un entrenamiento agotador. Si no repostas combustible, es posible que te sientas fatigado cuando venzas tu próxima sesión de entrenamiento.

5. Barras energéticas sin hornear

¿Alguna vez te has preguntado por qué las tiendas de comestibles a menudo alinean sus carriles de salida con barras de proteínas? Puede ser extremadamente tentador arrojar las barras prefabricadas, preenvueltas y energizantes en tu bolsa de gimnasia y resolver tus dilemas de bocadillos después del entrenamiento de una sola vez. Sin embargo, según Hickey, "la mayoría de las barras procesadas compradas en la tienda no son realmente tan saludables para ti. Aunque las barras compradas en la tienda son opciones simples y accesibles, puede ser igual de fácil hacer tus propias barras sin hornear en casa.

Todo lo que necesita ses avena integral, un toque de miel, frutos secos y nueces y proteína en polvo de tu elección. Asegúrate de hacer suficientes barras sin hornear para durar la semana, y envuélvelas individualmente en celofán para que puedas agarrarlas e irse. 

6. Galletas de arroz, verduras y hummus

Las galletas de arroz, las verduras y el hummus son un refrigerio básico después del entrenamiento para deslizarte en su rotación. Antes de hacer ejercicio, bate un poco de hummus casero mezclando garbanzos enlatados con un poco de aceite de oliva virgen extra, jugo de limón y ajo fresco. 

Accede al refrigerio en el momento en que tu estómago gruña después del entrenamiento. Dado que los garbanzos son una rica fuente de proteínas, este refrigerio es una forma maravillosa de reconstruir los músculos después de un ejercicio extenuante.

7. Yogur griego cubierto con bayas

Si bien el yogur griego con bayas puede parecer una opción simple para st refrigerio después del entrenamiento, los vibrantes beneficios para la salud que se combinan con cada bocado te harán saltar por una cuchara.

El yogur griego es una gran fuente de proteínas, un refrigerio que se deslizará suavemente por la garganta y comenzará el proceso de rehabilitación muscular. Las bayas son una adición importante a este refrigerio post-entrenamiento, como paquetes de frutas en una variedad de fitoquímicos que pueden fortalecer tu sistema inmunológico, regular las hormonas y combatir las células cancerosas, entre otros beneficios esenciales para la salud. Las bayas también son fuentes ricas en carbohidratos, que optimizan la reposición de glucógeno después del ejercicio y proporcionan un aumento de energía. 

8. Salteado

El dilema del ejercicio común de qué comer después de un entrenamiento se extiende a algo más que meriendas: muchas personas también luchan por encontrar una cena saludable para comer después de una sesión de gimnasia nocturna. Si este es tu caso, un salteado al vapor es una opción simple pero espectacular. 

La proteína en salteado ayudará a reparar tus músculos y el arroz y las verduras sirven como carbohidratos que aumentan la energía. ¡Sin mencionar la explosión de sabor infundida en cada bocado! Si estás buscando una comida que mejore, en lugar de eliminar el progreso que hiciste en el gimnasio, es momento de coger el sartén. 

10. Batido de proteínas

Cuando escuchas la frase "refrigerio post-entrenamiento", probablemente pienses en un batido insípido que bebes completamente fuera de servicio, en lugar de desear. Sin embargo, los batidos de proteínas pueden satisfacer tu cuerpo y tus papilas gustativas, siempre y cuando sepas cómo hacerlos correctamente. Un batido de proteínas ideal consiste en una cucharada de proteína de chocolate, la mitad de un plátano, una cucharada de mantequilla de nueces naturales y una taza de leche de almendras o anacardos sin azúcar. También puedes optar por una proteína vegetal y agregar un puñado de verduras. Esta mezcla equivale a unos 30 gramos de proteína, que es la cantidad máxima que tu cuerpo puede absorber por comida. Después de un entrenamiento intenso, esta cantidad de proteína es ideal para restaurar tus músculos.   @mundiario

 

 

Las 10 mejores ideas de refrigerios después del entrenamiento
Comentarios