Buscar

MUNDIARIO

La selección española sufrió el maleficio del campeón en este Mundial 2014

La selección de España fracasó en Brasil 2014 al igual que ya lo hicieron los otros vigentes campeones Italia, Brasil y Francia en los campeonatos anteriores.

La selección española sufrió el maleficio del campeón en este Mundial 2014
Decepcionante actuación de España en el Mundial de Brasil.
Decepcionante actuación de España en el Mundial de Brasil.

Arturo López Petinal

Analista deportivo.

De siempre hemos oído eso de que “es muy difícil ganar un Mundial". Y si ya la expresión parece una perogrullada, no es menos cierto que tal y como está configurada la competición en su fase final, el dicho cobra todo su valor al comprobar que se juegan los cuatro últimos partidos (octavos, cuartos, semis y la final) a un partido a cara o cruz en el cual un mínimo error puede mandarte para casa sin importar lo bien que lo hayas hecho hasta ese momento. Sirva como ejemplo la apisonadora que fue Alemania en el pasado Mundial de Sudáfrica hasta que llegó a semifinales y se encontró con el tiki-taka de España que se bastó de su juego de toque y del certero cabezazo de Puyol para enviar a los germanos a la disputa del tercer y cuarto puesto. Un detalle, un pequeño error, un lance del juego… cualquier cosa puede servir para decidir un encuentro igualado.

Y en contraposición a lo anterior, encontramos una curiosa circunstancia que se ha dado en los últimos campeonatos: la extraña maldición que persigue a los vigentes campeones que les lleva a realizar un torneo bastante decepcionante para las expectativas que despierta la participación del vigente campeón. Aquí ya no se trata de un detalle o de un lance decisivo. Se trata de un fracaso en toda regla. Y en este Mundial de Brasil, la participación de España ha corroborado este hecho. A casa a las primeras de cambio.

Echando la vista al pasado Mundial de Sudáfrica de 2010 nos encontramos una Italia que venía con la vitola de tetracampeón en 2006 en aquella final ante Francia de tan infausto recuerdo para Zinedine Zidane. Pues bien, en el siguiente campeonato, los transalpinos quedaron encuadrados en un grupo bien facilito: Paraguay, Eslovaquia y Nueva Zelanda. En sus filas gente como Cannavaro, Gattuso, Camoranesi, Pirlo, Buffon, entre otras estrellas. Pues nada, fracaso absoluto. Empates ante Paraguay y ante la flojísima Nueva Zelanda y derrota ante Eslovaquia. Colistas de su grupo y para casa. No les ha ido mucho mejor este año en Brasil.

Cuatro años antes, en Alemania 2006, la que se presentaba como vigente campeona era la pentacampeona Brasil. También había ganado la Copa América 2004 y la Confederaciones 2005. En sus filas gente como Roberto Carlos, Ronaldo, Kaká y toda la colección de –inhos (Robinho, Ronaldinho, Juninho, Ricardinho..). Un equipazo, como siempre. Tuvieron un grupo fácil, con Croacia, Japón y Australia. Y si bien obtuvieron los 3 triunfos, su juego derivó en diversas críticas por considerarse que ganaba con lo justo. En octavos también se deshizo de Ghana por un claro 3-0 y fue ya en cuartos cuando una selección mínimamente seria como Francia destapó todas las carencias de una Brasil que, pese a caer por la mínima, nunca dio la impresión de poder superar a los franceses.

Esa misma selección francesa fue la que se presentó en Corea y Japón en 2002 como vigente campeona mundial y europea y cosechó otro fracaso estrepitoso. ¿Los nombres? Pues para asustar: Zidane, Petit, Henry, Wiltord, Cissé, Barthez, Trezeguet, Thuram… Pues bien, el susto se lo llevaron sus aficionados cuando vieron a su selección colista, con un solo punto y sin marcar un solo gol en sus tres partidos ante Dinamarca, Uruguay y Senegal. Bochorno mayúsculo para la vigente campeona de todo.

La selección española ha quedado eliminada en la primera semana de campeonato tras perder sus dos partidos ante Holanda y Chile y encajando más goles que en las dos Eurocopas y el Mundial pasado juntos y maquillando su participación con un claro triunfo ante Australia. Se habla ahora de revolución, de fin de ciclo y de renovación de la plantilla de jugadores que han disputado este Mundial. Todo muy drástico y precipitado en mi opinión. Lo que ayer era lo mejor del mundo hoy no puede considerarse acabado. El propio paso del tiempo llevará a esa renovación tranquila que precisa el combinado español y hombres importantes irán dejando paso a otros sin necesidad de efectuar revoluciones ni cortar ninguna cabeza.

Y para finalizar, una duda que me asalta, ¿qué habría sucedido si el primer partido hubiese sido ante Australia?