Buscar

MUNDIARIO

El presidente del BBVA deforma la crisis en su vano intento de salvar a la banca

No solo las cajas son responsables: los bancos -el BBVA también- participaron activamente en el crecimiento de la burbuja inmobiliaria estimulando la concesión irresponsable del crédito.

El presidente del BBVA deforma la crisis en su vano intento de salvar a la banca
Francisco González, presidente del BBVA.
Francisco González, presidente del BBVA.

Firma

José Castro López

José Castro López

El autor, JOSÉ CASTRO, periodista, es columnista de MUNDIARIO. También es comentarista de radio y televisión. @mundiario

Hace unos días el presidente del BBVA arremetió contra las cajas de ahorros, "no todas, pero la mayoría", a las que considera responsables de la crisis financiera. Y es verdad que  aquellas entidades tuvieron una importante cuota de responsabilidad  en esta crisis, pero echarles toda las culpa es, cuando menos, contar la historia a medias

Los gestores de las cajas tenían por encima a gobiernos y supervisores que eran, en última instancia, los encargados de velar por su "buen comportamiento" en el mercado financiero. Por eso, en el reparto de responsabilidades el presidente del BBVA debería apuntar por elevación a los gobiernos central y autonómicos, al Ministerio de Economía y al Banco de España que son los primeros responsables de la desfeita causada por las cajas por "dejar hacer" en un ejercicio perverso de dejación de su función de supervisión. Pero quizá al señor González no le parece políticamente correcto poner tan alto el punto de mira de las responsabilidades.   

Sorprende también que el señor González libere a la banca de toda responsabilidad. Los bancos -el BBVA también- participaron activamente en el crecimiento de la burbuja inmobiliaria estimulando la concesión irresponsable de crédito y la crisis es una consecuencia de aquella bacanal del ladrillo.   

Tampoco es verdad que "ningún banco ha obtenido ayudas". Dice Joaquín Estefanía en un artículo reciente que la banca obtuvo muchísimas en forma de avales y garantías, en la compra de sus activos inmobiliarios "basura" que pasaron al banco malo y en la liquidez que les inyectó el Banco Central Europeo, casi a interés cero, que han invertido en deuda pública al 3%, 4% e incluso al 5%. Un negocio redondo. 

"Es necesario explicar quienes han sido responsables porque el daño causado es enorme...", decía el banquero del BBVA. Pues, además de las cajas y de la banca, en el origen de la crisis está la gestión de los políticos, las malas prácticas de Instituciones y nuestra propia irresponsabilidad de ciudadanos porque "seguimos bailando" mientras sonaba la música... Todos tenemos parte de culpa y no hay que buscar fuera chivos expiatorios de lo que nos pasa. 

Pero ahora, más que buscar culpables, la cuestión es cómo salir de esta situación y en esa salida sí tiene un papel importante que jugar la banca -el BBVA también- reactivando el crédito a precios razonables a empresas y familias que ahora les están negando.