Buscar

MUNDIARIO

Siete preguntas inquietantes sobre los atentados terroristas en Francia

El mundo fue conmocionado por el crimen de doce trabajadores del semanario Charlie Hebdo en París, pero hay preguntas que necesitan respuestas. ¿Francia fue advertida y no hizo nada?

Siete preguntas inquietantes sobre los atentados terroristas en Francia
El disparo al policía en las inmediaciones del semanario Charlie Hebdo.
El disparo al policía en las inmediaciones del semanario Charlie Hebdo.

Firma

Gabriel Martin

Gabriel Martin

Periodista, analista y asesor en comunicación pública y estrategias de difusión institucional. Escribe para MUNDIARIO desde Buenos Aires.

El mundo fue conmocionado por el crimen de doce trabajadores del semanario Charlie Hebdo en París, pero hay preguntas que necesitan respuestas. ¿Francia fue advertida y no hizo nada?, se plantea este autor.

 

1.¿Qué terrorista deja su identificación en un auto robado?

 

Es poco probable que un delincuente común deje su documento de identidad en la escena del crimen. Uno que medianamente se precie, no dejaría ni las huellas digitales. En la masacre de París se ven a dos terroristas con los rostros cubiertos por completo, usando guantes y con una clara sincronía de entrenamiento militar. Luego de matar a doce personas y herir a otras once, los dos atacantes se subieron a un auto Citroën C3 negro, y salieron de la redacción de Charlie Hebdo, en 10 Rue Nicolas-Appert, y se dirigieron hacia Porte de Pantin, donde robaron un Renault Clio en la esquina Rue de Meaux y el Passage de la Brie.

La policía francesa identificó a los atacantes como los hermanos Said  (34) y Cherif Kouachi (32).  Said Kouachi dejó su identificación en el primer auto que usaron para escapar. Sin duda este es uno de los elementos más irregulares del caso, y rememora inmediatamente un absurdo en la historia del terrorismo: el pasaporte de Satam al Suqami, uno de los secuestradores del vuelo 11 de American Airlines que el 11-S se estrelló contra el World Trade Center, y misteriosamente apareció intacto.

 

2. ¿La inteligencia de Francia conocía a los Kouachi?

 

El ministro del Interior francés, Berbard Cazaneuve, afirmó que sin la identificación de  Said Kouachi, nunca habrían identificado a los atacantes. Asumiendo que los hábiles atacantes cometieran realmente el error infantil de dejar una identificación que ni siquiera necesitaban llevar consigo, con el correr de las horas se supo que la inteligencia francesa tenía en los ojos puesto sobre los Kouachi hace tiempo.

Cherif ya había aparecido en un documental de la televisión francesa en 2005 sobre extremismo.  En 2008 había sido condenado a 18 meses de prisión por intentar unirse a combatientes radicales en Irak. Además, Estados Unidos tenía a ambos hermanos en la lista de personas que no podían abordar aviones estadounidenses.

 

3. ¿Francia fue advertida de un ataque terrorista contra Charlie Hebdo?

 

El Jerusalem Post reseñó que el 6 de enero pasado, los servicios de inteligencia de Argelia avisaron a su contraparte francesa de que la redacción del semanario sufriría un ataque.

 

4. ¿Estaban vinculados con el ataque al supermercado kosher?

 

En el este de París, Amedy Coulibaly (32) ingresó a un supermercado kosher, que dejó cuatro rehenes muertos. En una ciudad sitiada y un mundo asistiendo en directo, todo parecía coordinado. Pero resulta que la imputación sobre los Kouachi es su presunta, no probada, vinculación a Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), con base en Yemen, donde Said Kouachi había estado en 2011, durante varios meses, para recibir entrenamiento militar. Según la inteligencia estadounidense, fue patrocinado por Anwar al Awlaki, un clérigo estadounidense, hijo de padres yemenitas.

Por su parte, Coulibaly había difundido públicamente en un video su afiliación al Estado Islámico (curiosamente el vídeo fue eliminado).

Al Qaeda como el EI (aka. ISIS, Daesh), son organizaciones enfrentadas.

La imputación de que Said Kouachi estuvo con Awlaki en Yemen, es cuando menos, poco convincente. El 30 de septiembre de 2011 Awlaki fue asesinado por los misiles Hellfire de un ataque con drones de los Estados Unidos.

Según la impresionante investigación del periodista estadounidense Jeremy Schahill, “Guerras Sucias”, Awlaki apenas tenía contactos en sus últimos años y mientra las CIA lo presentaba como el líder de Al Qaeda más importante después de Bin Laden, lo cierto es que el clérigo de 40 años no formó parte de esa organización, y si lo hizo, fue de forma periférica hacia el final de su vida.

Nada debería descartarse, pero es poco probable la verosimilitud de esto.

 

5. ¿Dónde está la sangre?

 

Un video muestra  a dos atacantes encapuchados con fusiles automáticos, mientras el agente de la policía francesa Ahmet Merabet yace herido sobre la acera. Uno de los terroristas lo ejecuta a menos de un metro con un disparo de AK-47 en la cabeza, pero curiosamente no se ve sangre, ni movimiento del cuerpo.

El proyectil que arroja el cartucho 7.62x39mm del Kalashnikov tiene un diámetro de 7.92mm, pesa 8mg y viaja a una velocidad de 715 metros por segundo. 

 

6. ¿Quién era el terrorista de ojos azules?

 

Corinne  Rey fue la mujer que fue obligada a abrir el ingreso a la redacción. En sus declaraciones, señaló que hablaban perfecto francés, que no ocultaban su afiliación a Al Qaeda.

Un periodista de Charlie Hebdo fue apuntado por uno de los terroristas que le dijo que si recitaba algo del Corán, le perdonaría la vida, y así lo hizo. Según un testimonio, habría visto que el atacante tenía ojos azules, algo que no coincide con los hermanos Kouachi.

 

7. ¿Por qué se suicidó uno de los investigadores del caso Charlie Hebdo?

 

Menos de 24 horas habían pasado del atentado contra la revista cuando se difundió la noticia de que el subdirector de la policía de Limoges se suicidó a los 44 años.

Si el hecho estuvo o no vinculado a los acontecimientos que ensangrentaron Francia, se desconoce. Pero resulta cuando menos desconcertante.