Buscar

MUNDIARIO

El ‘número dos’ de Economía del PSOE quiere importar a España el modelo japonés

El asesor del partido socialista Ángel Ubide defiende empresas más grandes, un mercado laboral más eficiente y reformas en las pensiones y menos trabas al mercado interior.

El ‘número dos’ de Economía del PSOE quiere importar a España el modelo japonés
El paro es el principal problema económico de España. / Twitter
El paro es el principal problema económico de España. / Twitter

El asesor del partido socialista Ángel Ubide defiende empresas más grandes, un mercado laboral más eficiente y reformas en las pensiones y menos trabas al mercado interior.​

 

Si mañana nos dijeran que España se parecerá más a Japón en lo que a economía se refiere, probablemente la mayoría votaría a favor del partido político que lo implantase. También es posible que hubiera voces que se alzaran para destacar un matiz importante: nuestro país está aún lejos de los niveles de riqueza, industrialización y bienestar de la nación del sol naciente.

Sin embargo, para Ángel Ubide, senior fellow del Peterson Institute for International Economics, considera que no es nada descabellado tomar como referencia a Japón. Aunque la mayoría no conozca a este experto, su opinión será cada vez más importante teniendo en cuenta que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, lo fichó recientemente como su asesor ‘número dos’ de Economía, solo por detrás de Jordi Sevilla.

Ahora bien, ¿en qué aspectos debemos parecernos a Japón según Ubide? El primero de ellos es aprender de la trayectoria económica del país nipón en las últimas décadas, lo que nos dará pistas para afrontar mejor nuestro futuro, dado que Japón ya pasó por muchas de las crisis que Occidente y España sufrieron posteriormente, según indica el experto en un análisis realizado para el diario El País.

Japón ya pasó antes que Occidente por muchas de las crisis que vivimos recientemente, por lo que, según el asesor del PSOE, conviene seguir de cerca sus pasos para evitar errores

 

En nuestro imaginario tenemos la visión de un país muy poderoso económicamente y con un enorme desarrollo. Para nosotros Japón es el país de los robots (y en realidad lo es porque tiene más de la mitad de todos los robots industriales del mundo), de la organización, donde las huelgas consisten en trabajar más horas. Pero también es un territorio donde sus habitantes viven en cápsulas que llaman viviendas y en el que el estancamiento de la población y su déficit de recursos naturales les sitúa en una situación delicada.

Japón y España, problemas similares

Japón vivió una enorme burbuja bursátil en los años ochenta; se enfrentó a un nivel de deuda pública por encima del 100% antes que los demás países industrializados; el primero en convivir con el fantasma de la deflación; un envejecimiento de la población que afecta seriamente al sistema de pensiones.

Todos estos problemas nos suenan en España, de ahí que Ángel Ubide sitúe a Japón como una especie de banco de pruebas del que podemos aprender a la hora de tomar decisiones de cara a nuestro presente y el futuro. Este razonamiento tiene toda su lógica, si bien algunos lectores pensarán que entre ambos países habrá diferencias que determinarán la adopción de medidas no tan similares.

Por ejemplo, a pesar del estancamiento económico que el país oriental vivió durante dos décadas, su nivel de desempleo siempre ha sido un sueño para el contexto español, ya que normalmente no supera el 4% de la población activa (y en España se sitúa ahora mismo en el 21%).

Los puntos calientes de ese cambio “a la japonesa”

Ángel Ubide asegura que Japón “es el futuro”. Y cree que nuestro país debería tomar nota en los siguientes aspectos: lograr empresas más grandes; fomentar la productividad, conseguir un mercado laboral más eficiente con una mayor participación de las mujeres; liberalizar el mercado interior, algo en lo que ya ha tomado medidas el PP y que supone un tema de confrontación con algunas autonomías, como Cataluña, que está en pleno proceso soberanista.

Está bien observar lo que otros países hacen, pero España y Japón tienen muchos aspectos que los diferencian y lo que funciona bien en la economía nipona no tiene por qué ser bueno para nosotros

 

La sostenibilidad del sistema de pensiones es otro de los temas calientes que enfoca el ‘número dos’ de Economía del PSOE, indicando que el envejecimiento de la población nipona, al igual que la española, ha obligado a reformas para evitar un quebrando de las pensiones en el futuro. La reducción de la desigualdad y la corrupción, que con la crisis se han hecho notar más que nunca en España, cierran el círculo de las principales medidas. Especialmente intenso es Ubide a la hora de recalcar que en Japón los políticos dimiten con “excesiva” facilidad, en una alusión indirecta a lo que sucede en nuestro país, donde esa práctica no es la más común.

Cuando presente su programa económico de cara a las próximas elecciones generales del 20 de diciembre, comprobaremos hasta dónde llega esa “japonización” de la economía que propone el asesor del PSOE y cómo responde la población española en las urnas ante tales medidas, si finalmente se plantean. Lo que está claro es que siempre será interesante aprender de los errores de otros, pero sin perder el norte de que España es un país con sus peculiaridades y de que, antes de imitar modelos foráneos, hay que saber qué necesitamos a partir de un análisis en profundidad de nuestras debilidades y carencias.