Buscar

MUNDIARIO

Rajoy castiga a un millón de autónomos con una subida de cuotas de más del 20%

Los más de un millón cien mil autónomos que montaron una sociedad mercantil en España vieron cómo su cuota mensual se incrementó en enero más de un 20%.

Rajoy castiga a un millón de autónomos con una subida de cuotas de más del 20%
En una cuerda floja que ahora parece descender a un pozo sin fondo. Este es el ánimo de los autónomos de España.
En una cuerda floja que ahora parece descender a un pozo sin fondo. Este es el ánimo de los autónomos de España.

Firma

Quique Alvarellos

Quique Alvarellos

Periodista y editor. Columnista de MUNDIARIO.

Los más de un millón cien mil autónomos (1.100.000) que han montado una sociedad mercantil en España han visto cómo su cuota mensual se ha incrementado en enero más de un 20%. Un Real/Decreto Ley del Gobierno de España aprobado justamente al inicio del período de Nadal (21 de diciembre) aprobaba una subida de media en sus cuotas de unos 55 € al mes, es decir, 660 € al año. La sorpresa, el clavo, ha llegado estos días. La medida parece totalmente contraria al sentido común a cara posibilitar una recuperación económica.

En España hay unos tres millones de personas que trabajan por cuenta propia (210.000 en Galicia, en números redondos), son ellos los que conocemos como autónomos. El pequeño tejido empresarial y económico de nuestro Estado se sustenta en buena medida en los autónomos. Todos los gobiernos mitinean con la importancia de las pequeñas y microempresas. Esa gran biodiversidad de tiendas, bares, pero también de empresas culturales o de fontanería, y todos esos emprendedores, los que deciden montar una pequeña empresa para darle salida a su proyecto o idea… Todos ellos, para arrancar, se dan de alta en el régimen de Autónomos.

Más de un millón decidieron en su momento constituir su empresa como sociedad mercantil, en muchos casos porque así se lo exigía el sistema para poder comprar, vender o contratar por ejemplo con las administraciones públicas. Estos (muchos incluso sin empleados, o con una o dos nóminas como máximo) son ahora los que —lejos de vérsele reducidas las cuotas para facilitar la salida del agujero de la crisis— reciben el clavo de esa subida mensual de, por lo menos, un 20%. Traducida en cifras: de los 256 € que pagaban como mínimo cada mes, a los más de 314 € desde ahora.

Profundo e injusto desequilibrio

El desequilibrio del régimen de Autónomos con gran parte de los sistemas de empleo por cuenta ajena es evidente. Un autónomo no tiene jamás extraordinarias, y si decidiese descansar alguna vez, esos 10-15 o 20 días de desconexión supondrían posiblemente ingresos cero, pero la condenada cuota deberá abonarla igualmente. Un autónomo tiene una mísera baja laboral y no cuenta con paro. Está totalmente desnudo.

El Gobierno carece de la lucidez mínima para implantar un sistema de pago proporcional: es decir, que cada autónomo abone la cuota según facturación, apoyado en un sistema de vigilancia que impida la facturación en “B”. Esto, a juicio de los expertos, solucionaría el problema. Pero nada.

El sistema actual es totalmente injusto. Desproporcionado. Carente de toda lógica. Hunde aún más la economía.