Buscar

MUNDIARIO

Sendín califica de retroceso la posibilidad de permitir fumar en Eurovegas

MUNDIARIO entrevista al presidente de la Organización Médica Colegial de España. Rodríguez Sendín defiende una ley que ha supuesto un paso importante en la lucha contra el tabaco.

Sendín califica de retroceso la posibilidad de permitir fumar en Eurovegas
Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la Organización Médica Colegial.
Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la Organización Médica Colegial.

Juan José Rodríguez Sendín es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Salamanca con la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria. Es miembro y fundador de la Fundación para la cooperación Internacional Sanitaria de la SEMG Solidaria. Miembro de la Academia de las Ciencias Médicas de Bilbao desde 2010. Desde mayo de 2009 preside la Organización Médica Colegial de España.

- ¿Qué es la Organización Medica Colegial (OMC) y para qué sirven los colegios médicos?

La Organización Médica Colegial es una corporación de derecho público, independiente de la Administración, constituida por los 52 Colegios provinciales en los que están colegiados más de 228.000 médicos, los consiguientes Consejos Autonómicos de colegios y el Consejo General de Colegios de Medicos (CGCOM) como órganos de representación autonómico y nacional de la profesión médica a través de los colegios provinciales.

Su principal objetivo es el control y regulación del ejercicio profesional para la mejor atención a los pacientes. Este control se realiza en función de un Código de Deontología Médica, de obligado cumplimiento para todos los colegiados que además constituye una guía de conducta ante los numerosos dilemas éticos que plantea el ejercicio diario de la medicina.

La OMC tiene la representación exclusiva de la profesión médica, la ordenación en el ámbito de sus competencias de la actividad profesional de los colegiados y la defensa de sus intereses profesionales y, como tal,  ejerce como interlocutor de la Administración Central y ante las organizaciones medicas internacionales.

La OMC, a través del CGCOM, es también autoridad competente para certificar la condición de médico colegiado, así como su habilitación e idoneidad para el ejercicio profesional tanto dentro como fuera de España; tiene también la competencia en la emisión de la receta médica privada y de los diferentes certificados médicos.

- ¿Cómo están afectando los recortes a la salud de los pacientes? ¿Se podría llegar a una situación en la que la esperanza de vida disminuyese en España?

Los recortes lineales que han realizado las Administraciones pueden afectar no solo a lo prescindible si lo hubiera, sino también a lo imprescindible para mantener la calidad de los servicios sanitarios.

Sobre la esperanza de vida, que es uno de los baremos para medir la salud de los ciudadanos, recientemente la agencia norteamericana Bloomberg hizo un estudio sobre 47 países de todo el mundo sobre la eficiencia sanitaria y España figura en el quinto lugar, en base a la esperanza de vida (82,3 años), uno de los más altos, y el porcentaje del coste de Sanidad per cápita (10,4%), uno los más bajos del mundo.

Todavía es pronto para hacer un balance de cómo están afectando los recortes a la salud de los españoles. Aumentaran los tiempos de espera y las diferencias para obtener respuesta ante similar problema de salud y ha disminuido la satisfacción de la población con el SNS pero no creo que disminuya la esperanza de vida de los españoles. Si deben preocuparnos el deterioro de otros  determinantes de salud como vivienda, alimentación, educación, hábitos de vida, cuidado bucodental...

Lo que es evidente es que si se mantienen los planes del Gobierno para el 2015 de rebajar el porcentaje del PIB dedicado a financiar la Sanidad pública en un 20-25% respecto al alcanzado en el 2008, repercutirá, sin duda, en la asistencia sanitaria y afectará a los grupos de población más desfavorecidos porque no podrán proveerse en caso de necesidad de servicios alternativos a los públicos y a los que por añadidura más les afecta la pérdida de calidad de vida por otros determinantes de la salud como los mencionados…, Todos ellos favorecidos por la insuficiencia económica de las familias. La situación socio económica por su larga duración es preocupante por lo que  la asistencia sanitaria, como derecho de todos los españoles, es necesario preservarla y garantizarla.

- Respecto a la concertación privada de la sanidad pública, ¿qué posibles ventajas e inconvenientes supondría en la salud del ciudadano?

- Con los datos antes mencionados es difícil encontrar un SNS con tan amplia cartera de servicios, mejores resultados y con un coste medio inferior al empleado por los países de la OCDE. Por tanto aquellos empeñados en hablar de cambios en la gestión trasladando la misma a entidades con ánimo de lucro, que según refieren permiten ahorros importantes, deberían mostrar sus datos, fundamentarlos y demostrarlos. Quiero dejar claro que eficiencia no es sinónimo de calidad, ni calidad y resultados en salud con satisfacción momentánea del paciente. No es posible comparar la eficiencia de ninguna gestión ni de nada si no son iguales los objetivos de aquello que comparamos. 

Debe quedar claro que una cosa es la colaboración público-privada que ha existido hasta ahora y donde España tiene, digamos, peculiaridades y tradición y otra muy diferente es dejar en manos de grupos privados la gestión de la sanidad  pública. El ánimo de lucro y el sometimiento a las reglas del mercado siendo objetivos legítimos en el mundo empresarial no armonizan bien con los valores y misiones de servicio público de salud ni son compatibles con los valores de la medicina.

No son aceptables comportamientos económicos y políticos donde el SNS o cualquiera de sus partes parecen cosa privada y no publica. Algunos se comportan como si fueran verdaderos dueños de la parte del SNS que les han encomendado gobernar, es decir cuidar y gestionar, sin darse cuenta que simplemente tienen depositada la confianza de los ciudadanos, con un punto de partida y condiciones que al tratarse de algo tan substancial como el cuidado de la salud no pueden alterar, ni someter a riesgos innecesarios sin consultar específicamente a los verdaderos dueños.

- ¿Cómo garantizaría  la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud?

Es evidente que nos encontramos en una profunda crisis económica pero también de valores y de confianza en las instituciones. Es claro que es preciso decidir un nuevo rumbo y promover cambios, pero a la vez es preciso  recuperar la confianza, lo que no es tarea fácil. Los diferentes gobiernos sanitarios han sido muy autocomplacientes y han estado años negando los problemas de financiación del SNS. Durante años los  presupuestos sanitarios eran inferiores  a los empleados el año anterior lo que obligaba a acumular déficit que periódicamente y en el momento políticamente más oportuno compensaba el Gobierno de turno. Todo se agravó con la descentralización de las competencias sanitarias a todas las Comunidades Autónomas. Todos los gobiernos han evitado acometer las reformas necesarias y ahora han tomado medidas urgentes para cuadrar el déficit bajo el argumento de garantizar la sostenibilidad del SNS, pero en el fondo, no constituyen la solución a las necesidades reales del mismo puesto que los recortes no son reformas     

La OMC confiamos en el acuerdo firmado entre el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el Foro de la Profesión Médica en presencia del Presidente del Gobierno  y que tiene como principal objetivo mantener el modelo del SNS que conocemos y tenemos actualmente, sin jugar ni con el significado de las palabras ni con el orden de prioridades que se le da a su cumplimiento. Un SNS universal que debe ofrecer respuesta a las necesidades sanitarias de cualquier español o residente en España. Todo lo explicaremos y discutiremos en una próxima conferencia que celebraremos en el Ministerio de Sanidad en los primeros días de octubre.

Es necesario optimizar recursos y promover la sostenibilidad desde dentro del SNS, utilizando instrumentos de gestión y gobierno clínico, modificando tanto el modelo de ejercicio profesional como el sistema retributivo pero sin alterar un régimen de garantías profesionales suficiente. Los profesionales estamos dispuestos a ello y reclamando esos cambios hace tiempo. Es cierto que tan inadecuado para un sector tan complejo como el sanitario es una relación de empleo puramente laboral como funcionarial. Es preciso un marco de relación específico para las profesiones sanitarias y el que tenemos no es el más adecuado, precisa renovación urgente.

Los profesiones sanitarias hemos hecho un gran esfuerzo para llegar a un consenso y, si la profesión médica y también enfermería hemos podido, los políticos también pueden y deben llegar a un acuerdo para realizar los cambios precisos que permita mantener, mejorar y dejar a nuestros hijos, el modelo y calidad de SNS que hemos tenido. En resumen mejorar su eficiencia siempre es posible pero no a cualquier precio.

- Los recortes en sanidad, ¿podrían estar favoreciendo la contratación de seguros de sanidad privada, ante un posible aumento en la desconfianza hacia la sanidad pública?

Yo no tengo más datos que los resultados económicos de las grandes aseguradoras médicas, uno de los pocos sectores que, pese a la crisis, parece incrementar su actividad y beneficios. Es muy legitimo que el que pueda y quiera, contrate un seguro médico privado, pero a mí lo que me importa es que todos, incluidos aquellos peor posicionados económica y socialmente tengan asegurada una asistencia médica de calidad como la hemos tenido hasta ahora a través del SNS. 

- ¿Retrocederá la salud de los españoles si el gobierno flexibiliza la Ley del tabaco para permitir fumar en Eurovegas?

La posibilidad de un cambio legislativo que posibilite fumar en Eurovegas es un clarísimo retroceso para una Ley que ha supuesto un paso importante en la lucha contra esa lacra que es el tabaco y demuestra que  el ánimo de lucro siempre está dispuesto a saltarse cualquier regla para obtener los máximos resultados.

Lo más sorprendente, precisamente, es que con este tipo de planteamiento tratan de primar los intereses económicos ante la salud, de cambiar dinero por vidas y lo más grave es que esto se haga con la implicación del Gobierno. Se trata de una decisión política y es el Ministerio de Sanidad el que tiene que intervenir ante esta hipótesis y los posibles intereses económicos o políticos de otras administraciones o de la industria tabaquera. Menudo ejemplo le daríamos a nuestros jóvenes, cambiar salud por dinero y poner precio a las vidas humanas. 

La sociedad y el colectivo sanitario podemos comprobar una vez más la incompatibilidad del ánimo de lucro con los valores de la medicina, con los valores y objetivos del SNS, con lo que son valores fundamentales  como el respeto a los derechos humanos y a la vida humana. Lo que hemos hecho y seguiremos haciendo es denunciarlo porque nuestra única herramienta es la palabra.

- La edad media de consumo de alcohol en jóvenes ha disminuido hasta los 13 años, nos enfrentamos a problemas como el botellón, que supone una forma compulsiva de beber y otros fenómenos como el "tampodka" y el "slimming" (introducirse un tampón empapado en alcohol de alta graduación por la vagina o el ano). Ante esta situación, ¿cómo se puede actuar de manera preventiva?

- Desde la OMC, mantenemos la misma postura que teníamos cuando el Gobierno socialista quiso legislar para restringir la ingesta de alcohol en menores de edad, es decir, la de limitar con absoluta decisión y no con pantomimas este consumo.

Primero fue el botellón y ahí sigue. Ahora estas modas de introducirse un tampón empapado en alcohol de alta graduación por la vagina o el ano. Es algo a lo que hay que ponerle remedio porque hay que impedir que jóvenes con 13 años se emborrachen, que condicionen su desarrollo y potenciales y lo que es peor, que algunos puedan sufrir un coma etílico, con grave riesgo para sus vidas. Contra el tampodka y el slimming información y educación sanitaria.

En España hay una gran facilidad para acceder al consumo de alcohol y eso hace que jóvenes de otros países vengan aquí, en parte, por este motivo. Otros países han puesto en marcha medidas y funcionan y nosotros deberemos hacerlo para limitar el consumo de alcohol a menores. Si no se ha hecho antes, es por la irresponsabilidad de unos y otros.

- ¿Qué diferencias hay entre un medicamento de marca y un genérico?

En primer lugar, hay que dejar bien claro que el médico ha de poder ejercer con libertad la función de prescribir, situando en primer lugar los intereses del paciente, con criterios de estricta eficiencia, compatibles con la eficacia del tratamiento.

Nosotros nos hemos preparado y nos han formado en las facultades de medicina, para prescribir por principio activo y, por lo tanto, la normativa al respecto  nos pareció correcta porque un medicamento que lleve ese principio activo –independientemente de los excipientes en casos determinados- sirve igual en el caso de un genérico que un medicamento de marca. Esa regulación provocó en el mercado farmacéutico un ajuste de precios y ahora cuestan lo mismo un genérico que un medicamento de marca.

Otra cosa muy diferente son las medidas que vienen impulsándose desde diferentes Administraciones sanitarias autonómicas para prescribir en base a equivalentes terapéuticos porque el hecho de que un determinado número de medicamentos se clasifiquen en un mismo grupo terapéutico o compartan una misma indicación terapéutica es decir puedan ser indicados en un mismo diagnostico, no supone necesariamente que siempre puedan considerarse alternativas terapéuticas equivalentes en todos los casos, para todas las diferencias, características personales e incluso preferencias de cada paciente o que sean alternativas de eficacia similar.

Desde la OMC no nos oponemos a que se profundicen en este ámbito, siempre y cuando estas declaraciones de equivalencia se realicen por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y estén basadas en ensayos clínicos diseñados con esta finalidad.

- ¿Qué opina sobre la reforma a la Ley del aborto que planea el Gobierno?

La OMC no se pronunciará hasta que no haya propuestas concretas. Estamos hartos de globos sonda que luego se cambian. Cuando hagan una propuesta concreta, entonces opinaremos desde el punto de vista técnico.

La reforma de Ley del aborto es un tema extraordinariamente delicado para los ciudadanos y por ello debe hacerse a través de un consenso que deje de lado las diferencias políticas porque no se puede afrontar en función de quien esté gobernando, como ha sucedido con el sistema educativo. Los políticos tienen que llegar a un punto de inflexión y alcanzar un pacto amplio como el que hemos  demandado para la política sanitaria.

- Alemania ha dado marcha atrás en el copago. ¿Hacia dónde nos dirigimos en España respecto a este asunto?

En el tema del copago hay que distinguir entre el copago por asistencia sanitaria, del que los profesionales estamos rotundamente en contra y las iniciativas y globos sonda de algunas administraciones que lo único que han hecho es asustar y provocar  incertidumbre a la gente que está enferma .

Otra cosa es el copago farmacéutico que durante años ha sido injusto y ha llevado a hacer un mal uso de los medicamentos. En el último año se ha avanzado bastante en fijar un copago en función de la renta, pero todavía se dan situaciones familiares especiales, por ejemplo, varios enfermos crónicos, en una familia con insuficiencia económica, que impide poder adquirir todos sus medicamentos. Son situaciones que deben corregirse inmediatamente, siempre garantizando que ningún español con un problema de salud quede sin tratamiento por no poder pagar.

- ¿Cómo está notando el colectivo médico la crisis y los recortes?

La crisis está afectando al colectivo médico como a otros muchos pero de forma especial. En nuestro caso, primero fueron los recortes en salarios –en muchos casos han llegado casi al 30%-, las guardias, días de vacaciones, …Se ha adelantado la jubilación forzosa a los 65 años a médicos que habían pedido ampliarla hasta los 70 años, algo incongruente por parte de una Administración que ha decidido alargarla a los 67 para los demás ciudadanos. A los médicos APD y a los de Cupo y Zona se les pretenden cambiar sus relaciones laborales cuando están a punto de la jubilación. Muchos médicos jóvenes, después de seis años de carrera y cinco de especialización, se encuentran sin trabajo, con cifras de paro que desde hace algunos meses han superado los 5.000, casi una promoción entera, lo que les obliga a emigrar.

A pesar de todo, los médicos hemos garantizando la mejor asistencia a los enfermos porque ese es nuestro compromiso con la sociedad y, en muchos casos, con  verdaderos esfuerzos para que los pacientes no perciban esos recortes. Desde luego, no en la atención médica.