Buscar

MUNDIARIO

¿Censuraría la LFP el conocido cántico contra Míchel si hubiese sido hoy?

Si el conocido cántico contra Michel acerca de su sexualidad se hubiese producido hoy, lo más probable es que la LFP lo hubiese incluido en su escrito de denuncias.

¿Censuraría la LFP el conocido cántico contra Míchel si hubiese sido hoy?
Míchel y Valderrama en su famosa acción.
Míchel y Valderrama en su famosa acción.

Arturo López Petinal

Analista deportivo.

Fue hace pocas semanas. Me hallaba yo en mi casa leyendo el Marca por internet cuando empecé a leer una noticia cuyo encabezamiento empezaba por algo así como “la LFP analizará las frases escuchadas el pasado domingo en el estadio Anxo Carro de Lugo”. Paralelamente a eso, mi hija me llama y me dice “papi, ¿me ayudas a analizar estas frases?”. Y uno, que de reflejos ya no está como hace unos años, tuvo que realizar un pequeño esfuerzo para separar cada cosa de su contexto. Por un lado estaba leyendo algo relacionado con el fútbol y, por otro, mi hija me pedía ayuda en la asignatura de Lengua Española de 6º de Primaria. Obviamente dejé el Marca y me dispuse a ejercer de buen padre.

El caso es que ayudo a mi hija con sus frases de Lengua (ya saben: sujeto, verbo y predicado con sus complementos directo, indirecto y circunstancial) y me dispongo a ver cuál es la nueva chorrada que se les ha ocurrido a los “observadores” de la LFP que es o puede ser objeto de delito cantar en los estadios de fútbol. Y nada, resulta que el análisis y la denuncia que hacen es porque una afición llamó “payaso” a un rival y gritó “manos arriba, esto es un atraco” en un momento del encuentro. Un par de chorradas, vaya.

No me voy a referir, evidentemente, a barbaridades que sí se han dicho en alguna ocasión en algún campo –el caso de la animalada que se escuchó hace poco en el Villamarín es el mejor ejemplo de ello-, sino que quisiera referirme a bobadas como “analizar” frases que se han pronunciado toda la vida y que no han tenido más repercusión que la de intentar desestabilizar al contrario. Frases del estilo de “manos arriba, esto es un atraco”, “fulanito es un borracho” o la típica rima aprovechando algún apellido de algún jugador contrario.

Me viene a la mente el caso que desde hace casi 25 años escucha un día sí y otro también el entonces futbolista y ahora entrenador Michel. Fue en la temporada 91-92 cuando al ex jugador madridista no se le ocurrió mejor cosa que provocar a su rival de ese día, el colombiano Valderrama, tocándole sus partes íntimas. Hecho reprobable y de dudoso o ningún gusto pero que no pasaba de ser una provocación más al rival con el ánimo de desestabilizarle. Eso sí, no contaba Míchel con que aquel día le pillaran las cámaras de televisión.

Y en aquellos años en los que ninguno nos perdíamos Estudio Estadio y menos aún el programa del Canal + “El Día Después” con su conocida sección “Lo que el ojo no ve” pues el incidente cobró más repercusión que la que le podrían dar hoy todas las redes sociales juntas.

Y se lio. Vaya que si se lio. Desde ese día y hasta su retirada, no hubo campo, sobre todo los de sus más importantes rivales, donde no se entonase “de forma coral y coordinada” el “Michel, Michel, Michel, maricón”. Así fue hasta su retirada, cuando fue como entrenador del Getafe, del Sevilla y del Olimpiacos y hasta cuando iba a los estadios como comentarista de TVE en los partidos de la Champions League. ¿Y pasó algo? Pues no. Absolutamente nada. La carrera futbolística de Michel siguió su curso, no hubo que lamentar nunca ningún incidente y ningún colectivo se sintió ofendido.

Precisamente, el pasado mes de noviembre, el Olimpiacos y Michel visitaron el Vicente Calderón para enfrentarse al At. Madrid en partido de Champions y, como era de esperar, los cánticos se repitieron una vez más. Pues bien, en una entrevista que le hicieron a Michel, éste manifestó que no le molestaban los cánticos, respondió con un “entiendo que eso no es un insulto. Me zurran mucho, pero no trabajo pensando en eso. Si lo pensara tendría el pelo blanco”. Y mi pregunta es: si esos cánticos se hubiesen realizado en un partido de liga contra el futbolista que fuese ¿habría denuncia de la LFP por cánticos vejatorios o por insultos o como se les ocurriese llamarlo? Yo tengo muy claro que sí. Si censuran un “manos arriba esto es un atraco” o un “Vigo no”, con esto no se iban a quedar atrás.

Es curioso, pero esa visita del Olimpiacos de Míchel al Calderón fue la misma semana en la que se produjeron los lamentables incidentes de Madrid Río con el fatal desenlace de un aficionado asesinado. Esos incidentes de los que cada día se van sabiendo más cosas de lo que ocurrió y que para la LFP parece que ya se les ha olvidado.

Se han oído auténticas barbaridades en los campos: se han insultado a personas fallecidas, se han mofado de algunas personas por alguna discapacidad o por su procedencia, se han dicho animaladas como las que se escucharon recientemente en el Villamarín. Pero por favor, dejemos de perseguir cánticos que no tienen más importancia de la que la LFP le quiere dar.

Y a Míchel pues le seguirán cantando lo mismo otros 25 años más, por lo menos. “Al final me lo voy a creer” ha llegado a decir.