Las tensiones en CiU sobre el proceso soberanista llevan a Durán a plantarse ante Mas

Josep Antoni Duran Lleida, presidente de Unió.
Josep Antoni Duran Lleida, presidente de Unió.

El líder de Unió dimitirá como número dos de CiU y no repetirá como portavoz en el Congreso. Comunica a su entorno que será candidato a la Generalitat si Mas convoca plebiscitarias.

Las tensiones en CiU sobre el proceso soberanista llevan a Durán a plantarse ante Mas

El líder de Unió dimitirá como número dos de CiU y no repetirá como portavoz en el Congreso. Comunica a su entorno que será candidato a la Generalitat si Mas convoca plebiscitarias.

Las tensiones del proceso soberanista catalán amenazan con romper la coalición Convergència i Unió. Josep Antoni Duran Lleida, secretario general de la federación y portavoz de CiU en el Congreso, convencido de que la apuesta del presidente catalán, Artur Mas, lleva al fracaso electoral, dimitirá como secretario general de CiU y como presidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Congreso. Según avanzó El Periódico, lo hará después del 19 de junio, fecha de la proclamación de Felipe de Borbón como nuevo rey.

El líder de Unió ya comunicó a su entorno que será candidato a la Generalitat si Artur Mas convoca plebiscitarias. "No se ha tomado ninguna decisión. Es una reflexión", ha declarado, por su parte, Joana Ortega, vicepresidenta del Govern de Mas, ante la información publicada sobre la intención de Josep Antoni Duran Lleida, presidente y líder de UDC, de dimitir como número dos de CiU y no repetir como portavoz en el Congreso. Joana Ortega ha insistido, en una entrevista en el canal 324, que Duran y ella han hablado sobre la intención de dimisión del líder de Unió y ha confirmado que se está planteando presentarla.

En cualquier escenario, Josep Antoni Duran Lleida pretende mantenerse como portavoz de CiU en el Congreso. Fuentes de Unió explican que Duran lleva tiempo meditando esta decisión pero que no se concretará nada hasta después del 19 de junio.

Las primeras señales de que Duran Lleida podía dar un paso atrás fueron en 2012, cuando Mas convocó elecciones anticipadas con una apuesta por el "derecho a decidir" y perdió 12 de los 62 diputados que CiU tenía en el Parlament. El último encontronazo entre Convergència y el líder de Unió se dio esta semana. Duran era partidario de votar a favor de la la ley de abdicación del Rey para dar una señal de estabilidad institucional pero Convergència, socio mayoritario de CiU, acabó por imponer la abstención de la coalición nacionalista.

Las tensiones en CiU sobre el proceso soberanista llevan a Durán a plantarse ante Mas
Comentarios