La selección de Gibraltar debutó en Europa encajando unas esperadas goleadas

Selección de fútbol de Gibraltar
Selección de fútbol de Gibraltar que disputó su primer partido oficial ante Polonia.

El debut de la selección gibraltareña en la fase de clasificación para la Eurocopa 2016 se está caracterizando por su manifiesta inferioridad ante sus rivales.

La selección de Gibraltar debutó en Europa encajando unas esperadas goleadas

El debut de la selección gibraltareña en la fase de clasificación para la Eurocopa 2016 se está caracterizando por su manifiesta inferioridad ante sus rivales.

Cruzar la verja para entrar en Gibraltar por primera vez es comprobar como en pocos metros puede cambiar radicalmente un paisaje urbano. Se pasa de observar la tradición andaluza de las localidades limítrofes, como La Línea, San Roque o Algeciras, para pasar a ver algo que ni tiene que ver con lo anterior ni tampoco es el paisaje típico británico que uno puede pensar que se va a encontrar.

Recuerdo mi primera visita al Peñón hace ya bastantes años. Fui allí para –créanselo- ir al dentista. Nada más pasar el control de la Guardia Civil me encuentro con el típico policía con su uniforme de bobby y tez blanca. Le voy a enseñar mi DNI y me salta con un “paze uzté” que hizo que me diera cuenta de que allí no era todo como yo pensaba. Cruzo la pista del aeropuerto a pie y me encuentro un monolito con la leyenda “Gibraltar. Cradle of history” (cuna de historia) y a continuación el Victoria Stadium, ese estadio para 5000 espectadores y que no ha recibido el visto bueno de la UEFA para celebrar encuentros internacionales. Cruzo un par de túneles de esos que horadan el peñón de cabo a rabo y por fin llego a la principal arteria de Gibraltar: Main Street, o Calle Real, que es como se la conoce la mitad del tiempo. A partir de ahí, una extraña mezcla de hindúes, andaluces, árabes, británicos… lo que uno se quiera encontrar. Lo dicho, un mundo aparte en ese curioso apéndice de tierra del sur de la Península Ibérica que permanece bajo pabellón británico desde hace ya tres centurias.

Pues bien, ese apéndice de tierra donde viven poco más de 30.000 almas ya tiene su selección de fútbol participando –que no compitiendo- en las eliminatorias para el Eurocopa de 2016. Una admisión por parte de la UEFA tras la sentencia del TAS que obligó a aquélla a admitirla en 2011 y cuya definitiva admisión se produjo en mayo de 2013. Un caso realmente excepcional en Europa ya que es la única selección que no representa a ningún país (no confundamos los casos de las selecciones de Escocia, Gales, Irlanda del Norte o Inglaterra, explícitamente nombradas en el artículo 5 de los estatutos de la FIFA como miembros separados, ni con las Islas Feroe, país independiente perteneciente a la Corona danesa). Una admisión a la UEFA que no ha sido seguida por la FIFA, argumentando este hecho: sólo se reconoce una asociación por país.

El caso es que Gibraltar ya tiene su selección de fútbol para la Eurocopa y ya lleva 3 partidos oficiales disputados de la fase de clasificación con unos resultados que no se salen de lo esperado: 0 goles a favor y 17 en contra. Dos derrotas estrepitosas en los partidos que juega como local en Faro (Portugal) y otra derrota por 7-0 ante Irlanda y en el que dio la impresión de que la selección llanita no daba el nivel mínimo para participar en una competición de este nivel. Un partido en el que el veterano Keane consiguió a sus 34 años un hat trick y el que su selección bien podría haber conseguido más goles a poco que hubiese querido apretar un poco más el acelerador. En el primer partido de clasificación, la Polonia de Lewandovski ya había logrado hacerle otro siete a la selección gibraltareña, pero eso sí, tras haberse ido al descanso con un escueto 0-1 a su favor. Un partido disputado, como decíamos, en Faro (Portugal) y ante tan sólo 1620 espectadores y donde se escuchaban los gritos de los futbolistas y hasta el golpeo del balón. Lo menos parecido a un encuentro de alta competición.

Entre sus jugadores podemos encontrar profesiones de todo tipo. Hay funcionarios, bomberos, agentes comerciales, policías, empleados administrativos e incluso hasta tres profesionales del fútbol: Wiseman, zaguero nacido en Inglaterra de madre gibraltareña, Artell, que juega en Gales y Liam Walker, que tras llegar a jugar en el Portsmouth lo hace ahora en el equipo local del Lincoln. Y ya como curiosidad, revisar la primera alineación ante Polonia y descubrir en su once hasta 7 hermanos de tres familias: Jordan y Brian Pérez, Joseph y Roy Chipolina y Kyle, Ryan y Lee Casciaro. Todo queda en casa en esta peculiar selección.

Tras el quizás contundente 0-7 ante Polonia, el escaso 7-0 ante Irlanda y su reciente derrota por 0-3 ante la débil Georgia, a Gibraltar le esperan otros siete partidos en los que tratará de marcar su primer gol en competición oficial -lo que conseguir puntuar lo dejan para otro año- e intentar por todos los medios no batir ningún récord de selección más goleada en una competición continental. Por lo pronto, el próximo mes de noviembre rinden visita a la campeona mundial Alemania. ¿Qué cuántos goles les pueden meter? Yo se lo digo: los que les apetezca a los germanos.

La selección de Gibraltar debutó en Europa encajando unas esperadas goleadas
Comentarios