La selección española pisó el freno para no hacer sangre ante un rival menor

Vicente Del Bosque, seleccionador nacional.
Vicente Del Bosque, seleccionador español.

Un engañoso partido contra Bielorrusia (3-0) desata la euforia en la afición española, que eleva a Isco a los altares y lo nombran líder de la nueva selección.

La selección española pisó el freno para no hacer sangre ante un rival menor

Un engañoso partido contra Bielorrusia (3-0) desata la euforia en la afición española, que eleva a Isco a los altares y lo nombran líder de la nueva selección.

Jornada plácida para el combinado de Vicente del Bosque por tierras andaluzas y clasificación bien encauzada para la Eurocopa Francia'16. El seleccionador siguió confiando en Casillas y apostó por la pareja Piqué-Ramos para el centro de la defensa. En el centro del campo - a falta de los Xavi, Iniesta y Alonso - Busquets estuvo acompañado por Koke, dejándole libertad absoluta a Isco, quien se sintió cómodo, cogió la batuta y se puso a dirigir a la orquesta. Arriba le dió continuidad a Alcácer, con un Pedro que, aunque sin protagonismo en su club, siempre cumple con la selección.

El partido se resolvió en veinte minutos con un golazo de Isco y otro de medio churro de Busquets, lo que permitió que el seleccionador diese entrada a nuevos jugadores, como Bruno, Callejón y Morata.

Victoria fácil ante un rival que no es de nuestra liga, lo que no debe provocar que se lancen las campanas al vuelo. Todavía queda mucho trabajo y los jóvenes deberán seguir peleando y ganándose la titularidad en sus clubes, lo que irá en beneficio de la selección.

España: Casillas; Juanfran, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Busquets (Bruno Soriano, m.46), Koke, Cazorla (Callejón, m.69); Isco (Morata, m.80), Pedro y Alcácer.
Bielorrusia: Zhevnov; Matveychik, Politevic, Martinovich (Bordachev, m.31), Yanushkevich, Balanovich; Kalachev, Dragun, Krivets (Kislyak, m.80), Nekhaychik; y Kornilenko (Signevich, m.67).
Goles: 1-0, m.18: Isco. 2-0, m.20: Busquets. 3-0, m.56: Pedro.

La selección española pisó el freno para no hacer sangre ante un rival menor
Comentarios