Un restaurante suele ser una buena inversión si hay profesionalidad y esfuerzo

Pack de TPV. / mobisoft.es
Pack de TPV. / mobisoft.es

La restauración puede resultar una inversión rentable, máxime si se domina el mundo de la gastronomía y el lugar elegido es el adecuado. Tampoco es baladí el trato al cliente.

Un restaurante suele ser una buena inversión si hay profesionalidad y esfuerzo

La restauración puede resultar una inversión rentable, máxime si se domina el mundo de la gastronomía y el lugar elegido es el adecuado. Tampoco es baladí el trato al cliente.

 

Un restaurante suele ser una buena inversión, especialmente si hay profesionalidad. En efecto, la restauración puede resultar una inversión rentable, máxime si se domina el mundo de la gastronomía y el lugar elegido para el local es el adecuado. Puede no ser céntrico pero conviene que esté en un lugar estratégico, a ser posible sin problemas para aparcar cerca. Tampoco es algo baladí el trato al cliente. El éxito, eso sí, requiere mucho sacrificio.

¿Y la gestión? Tampoco es un asunto menor. “Si no tienes conocimientos de contabilidad, lo mejor es que la confíes a un experto, gestoría o administrativo autónomo; los gastos no serán demasiado elevados”, sugieren los expertos de Emprendedores. Desde webs como la de http://www.mobisoft.es/ es posible descubrir los productos más populares para comercios y hostelería, desde un TPV táctil hasta lectores de códigos o cajones de seguridad.

Un buen pack compacto táctil tiene todo lo que es necesario en un negocio, para la atención al cliente, la venta y la gestión. Desde Mobisoft sugieren, por ejemplo, el pack TPV táctil, que incluye unas potentes prestaciones a un reducido tamaño lo más compacto posible, tiene un procesador Quad Core a 2,16GHz y un disco sólido, silencioso y rápido, de 32 GB. “Este pack es excelente para hostelería, restaurantes, cafeterías, heladerías, discotecas o establecimientos comerciales como tiendas de ropa, menaje del hogar, artículos de regalo, etc.”, dice un portavoz de esta empresa.

Hay algo previo a tener en cuenta: la elección del régimen fiscal de estimación directa –si se trata de una sociedad- o del de módulos, más sencillo. En cualquier caso es preciso disponer en el ordenador de una hoja de cálculo y un programa de facturación, si bien los expertos recomiendan un programa de contabilidad actualizable anualmente.

Pero, como también advierten los expertos de Emprendedores, cuando se quiere montar un restaurante, lo primero que hay que hacer es valorar el potencial éxito del negocio. No conviene lanzarse al vacío sin llevar a cabo este paso previo. De hecho, muchas empresas suelen fracasar precisamente por no validar la viabilidad de sus propias ideas. ¿Qué es lo que hay que hacer? De entrada, conviene tener en cuenta las características del sector de la hostelería y, sobre todo, la inversión necesaria para financiar el negocio. Sin olvidarse nunca de que hay que dar bien de comer.

 

Un restaurante suele ser una buena inversión si hay profesionalidad y esfuerzo
Comentarios