Rajoy vuelve a plantear un nuevo paquete de medidas económicas tras fracasar en las anteriores

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.
El presidente Rajoy elude el ‘caso Bárcenas’ y el opositor Pérez Rubalcaba denuncia una crisis moral en España. Cayo Lara, de IU, pide la dimisión de Rajoy y que convoque elecciones.
Rajoy vuelve a plantear un nuevo paquete de medidas económicas tras fracasar en las anteriores

EPP_Congress_3147

European People's Party via Compfight

En el Debate sobre el estado de la Nación en España, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, del PP eludió el ‘caso Bárcenas’ y el opositor socialista Alfredo Pérez Rubalcaba denunció una crisis moral en España. Cayo Lara, de IU, pidió la dimisión de Rajoy y que convoque elecciones. Rajoy, por su parte, contestó aludiendo a la herencia recibida y a la etapa en el Gobierno de Rubalcaba con el presidente Rodríguez Zapatero. También rechazó la dación en pago para "no dañar la garantía hipotecaria". Pero hubo mucho más.

Planes económicos de quinta generación. Así califica el periodista Miguel Jiménez, redactor-jefe de Economía de El País, las medidas anunciadas por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su opinión "muy menores", ya que "parecen preparadas para tener algo que llevar al debate". Aunque Rajoy ha presentado sus anuncios como “una segunda generación de reformas”, su paquete de medidas económicas es como mínimo el quinto que presenta el Gobierno en poco más de un año, desde que llegó al poder a finales de 2011. Por ahora, ninguno de los planes presentados ha sido capaz de cumplir los objetivos, ni siquiera los de déficit, a los que se ha subordinado casi toda la política económica, explica Jiménez.

Rajoy empezó con la subida del IRPF (“recargo temporal de solidaridad”, lo llamó el Gobierno) a finales de 2011 con el objetivo de lograr un déficit del 4,4% en el conjunto del año. A finales de marzo, el Gobierno aprobó el proyecto de presupuestos con un drástico recorte de inversiones, una subida del impuesto de sociedades (vía eliminación de deducciones) y una amnistía fiscal cuando el objetivo de déficit ya había variado: “España va a salir adelante con su esfuerzo, va a cumplir el 5,3% sí o sí”, dijo la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría a finales de marzo. La realidad fue muy distinta. Los Presupuestos Generales del Estado entraron en vigor el 1 de julio y ya estaban completamente desfasados. Bruselas elevó el objetivo de déficit al 6,3%, pero ni para eso servían las cuentas públicas, así que el Gobierno aprobó el 11 de julio otro duro paquete económico en el que subió el IVA tres puntos, suprimió una paga extra a los funcionarios, recortó las prestaciones por desempleo y suprimió bonificaciones a la contratación, entre otras medidas.

Según el análisis de este periodista, el cuarto paquete económico vino con un plan de reformas cuyo calendario ha ido incumpliendo el propio Gobierno y con los presupuestos para este año, que trajeron nuevas subidas en el IRPF y en Sociedades, recortes de la inversión y, como epílogo, el incumplimiento de la promesa de revalorizar las pensiones de acuerdo con la inflación, con lo que en el primer año de Rajoy los pensionistas han perdido más poder adquisitivo que en toda la etapa de Zapatero.

Ahora llega el quinto paquete de medidas. ¿Será la última? De entrada, Rajoy asegura que España ha superado los riesgos de intervención y concluye: "Ha costado muchos sacrificios pero el barco no se ha hundido".

Rajoy vuelve a plantear un nuevo paquete de medidas económicas tras fracasar en las anteriores
Comentarios