El pueblo marroquí, entre la musica del festival Mawazine y la de sus estómagos vacíos

cover
Marruecos publicitario.

"El obrero se despierta temprano a la música de Mawazin y la de sus huesos destrozados por tanto trabajar a cambio de nada..." Así arranca esta vez la crónica de este autor.

El pueblo marroquí, entre la musica del festival Mawazine y la de sus estómagos vacíos

El obrero se despierta temprano a la música de Mawazin y la de sus huesos destrozados por tanto trabajar a cambio de nada. El enfermo se despierta temprano a la música de Mawazin y la de sus dolores porque la sanidad cuesta más que sus dolores. El escritor se despierta temprano a la música de Mawazin y la de sus decepciones diarias. El limpiabotas se despierta temprano a la música de Mawazin y la de los zapatos que pasa todo el día limpiando sin poder limpiar su pobreza. El periodista se despierta temprano a la música de Mawazin y la de las malas noticias que corren por la calle. El profesor se despierta temprano a la música de Mawazin y la de sus llantos. El abogado se despierta temprano a la música de Mawazin y la de la injusticia de los tribunales. El parado se despierta temprano a la música de Mawazin y la de sus sueños perdidos. El filósofo se despierta temprano a la música de Mawazin y la de sus preguntas interminables. El sociólogo se despierta temprano a la música de Mawazin y la de los gritos de la sociedad. El crítico se despierta temprano a la música de Mawazin y la de muchas cosas que no puede criticar. El actor se despierta temprano a la música de Mawazin y la de sus escenas que no puede actuar. El guardia se despierta temprano a la música de Mawazin y la de sus esperanzas que no puede guardar. El vendedor se despierta temprano a la música de Mawazin y la de los medicamentos que no puede comprar. El niño se despierta temprano a la música de Mawazin y la de los juguetes que no puede comprar. El joven se despierta temprano a la música de Mawazin y la de su desesperación. El viejo se despierta temprano a la música de Mawazin y la del dolor de su pasado y su presente. El pueblo marroquí se despierta temprano a la música de Mawazin y la de sus estómagos vacíos.

Marruecos no publicitario.

El pueblo marroquí, entre la musica del festival Mawazine y la de sus estómagos vacíos
Comentarios