El Papa Francisco en EE UU expone sus ideas en la ONU y el Capitolio

El Papa Francisco
El Papa Francisco.

El Papa ha hablado ante dos grandes instituciones del mundo y ha dejado un mensaje claro, pero ¿cuáles son las ideas del Papa Francisco? Volvamos a leerlo.

El Papa Francisco en EE UU expone sus ideas en la ONU y el Capitolio

El Papa ha hablado ante dos grandes instituciones del mundo y ha dejado un mensaje claro, pero ¿cuáles son las ideas del Papa Francisco? Volvamos a leerlo.

Es necesario reler su exhortación apostólica, “Evangelii Gaudium”, “La alegría del Evangelio” de 220 páginas, redactado en español, donde señala su enorme crítica de la situación del papado, de la Iglesia, el clero, los fieles, los pobres, los gobiernos, el poder, el dinero y vaticina la necesidad de cambios para no dejar las cosas como hasta ahora y lograr la dignidad de las personas y el bien común.

Una nueva evangelización que persigue la conversión misionera radical de la Iglesia actual, dejar la comodidad, regresar al evangelio, misericordia con los demás, sin imposiciones.

“Los preceptos dados por Jesucristo son muy pocos”, según San Agustín. Los añadidos por la Iglesia deben ser moderados, propuestas de ideal de vida.

La Política Económica señalada por el papa en “Evangelii Gaudium” es criticada porque afecta sobre todo a los pobres y débiles, excluidos por la desigualdad de los mercados y la especulación financiera.

Critica la “teoría del derrame” que explica que el crecimiento económico es fruto de la libertad de mercado y consigue equidad e inclusión social en el mundo.

El papa critica el juego de la competitividad y la ley del más fuerte, donde el poderoso se come el débil.

La mitad de los economistas del mundo firmarían sin duda estos puntos del mensaje del papa.

La otra mitad en cambio seguirían propagando los principios del neoliberalismo más acentuado: el mercado libre, donde se da la ley del más fuerte, sin cortapisas a los emprendedores o poderosos. Un mercado laboral sin ninguna regulación, sin defensa de un salario justo. Un estado reducido, que no gaste en la enseñanza y sanidad.

Propagan que la envidia y la codicia propician el crecimiento económico aunque generan desigualdades. Estas serían menores si crece la economía, el empleo o aumentan las clases medias.

Dicen que no se puede acabar con la desigualdad, es inherente al ser humano, es mejor ayudar a los que no pueden competir y dar oportunidades a los emprendedores.

No obstante el sistema falla cuando el ahorro de las familias se reduce considerablemente, o las clases medias pasan a la clase baja.

Las críticas también arrecian desde la extrema derecha, la que siempre ha estado en contra de la Doctrina social de la Iglesia. Son aquellos principios a lo largo de la historia sobre lo social, económico y político, sobre la dignidad humana y la relación entre trabajo y capital, la de la Teoría de la Liberación, nacida en Latinoamérica tras el Concilio Vaticano II.

Teoría de la Liberación acerca de las desigualdades en la región que inspiró a los sacerdotes transformados en “curas obreros” y acusados de comunistas.

Alguna vez se ha relacionado la Doctrina de Cristo con el comunismo. Nada más lejos de la realidad: el comunismo es ateo por definición, no cree en la libertad y fraternidad que Cristo nos enseñó.

Curioso: Libertad, Igualdad y Fraternidad son los principios de la Revolución Francesa que terminaron con la monarquía.

Algunos pretendieron ver en las Bienaventuranzas y en las Parábolas (“Los trabajadores de la viña, El hijo pródigo, El tributo, “dad al César…”, El banquete nupcial o Los talentos), un mensaje próximo al comunismo.

El papa Francisco lo ha escrito muy claro: “Estoy lejos de proponer un populismo irresponsable…”. No cita nunca al capitalismo, aunque cuestiona algunos hechos y pide que crezca el número de políticos capaces de sanar las raíces profundas y no la apariencia de los males.

Es un mensaje valiente, son las frases acotadas del papa, nos interesa leer y señalar los puntos referidos a la Política Económica, tal como los ha escrito en español el propio papa, dejando para los teólogos, sociólogos y demás estudiosos el análisis de los demás puntos.

Pero es mejor leer al Santo Padre para darnos cuenta de su enorme significado en el mundo actual. Éstas son sus propias palabras, leemos en la página del Vaticano:

…………………………………………………………………………………………….

 Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium” del Santo Padre Francisco sobre “El anuncio evangélico en el mundo actual”.

El índice se distribuye en cinco capítulos con 288 puntos:

> Capítulo segundo.

En la crisis del compromiso comunitario.

Algunos desafíos del mundo actual.

No a la economía de la exclusión:

Punto 53:

………hoy tenemos que decir “no a una economía de la exclusión y la inequidad”. Esa economía mata…….Hoy todo entra dentro del juego de la competitividad y de la ley del más fuerte, donde el poderoso se come al más débil…..Se considera al ser humano en si mismo como un bien de consumo, que se puede usar y luego tirar. Hemos dado inicio a la cultura del “descarte” que, además, se promueve…..con la exclusión queda afectada en su misma raíz la pertenencia a la sociedad en la que se vive.

Punto 54:

…algunos todavía defienden las teorías del “derrame”, que supone que todo crecimiento económico, favorecido por la libertad de mercado, logra provocar por si mismo mayor equidad e inclusión social en el mundo….se ha desarrollado una globalización de la indeferencia. Casi sin advertirlo, nos volvemos incapaces de compadecernos ante los clamores de los otros……

No a la nueva idolatría del dinero:

Punto 55:

….hay una profunda crisis antropológica: ¡la negación de la primacía del ser humano! Hemos creado nuevos ídolos. La adoración del antiguo becerro de oro ha encontrado una versión nueva y despiadada en el fetichismo del dinero y en la dictadura de la economía sin un rostro y sin un objetivo verdaderamente humano.

Punto 56:

Mientras las ganancias de unos pocos crecen exponencialmente, las de la mayoría se quedan cada vez más lejos del bienestar de esa minoría feliz. Este desequilibrio proviene de ideologías que defienden la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera. De ahí que nieguen el derecho de control de los Estados, encargados de velar por el bien común…….la deuda y sus intereses alejan a los países de las posibilidades viables de su economía y a los ciudadanos de su poder adquisitivo………..se añade una corrupción ramificada y una evasión fiscal egoísta, que han asumido dimensiones mundiales….cualquier cosa que sea frágil, como el medio ambiente, queda indefensa ante los intereses del mercado divinizado…..

No a un dinero que gobierna en lugar de servir:

Punto 57:

“No compartir con los pobres los propios bienes es robarles y quitarles la vida. No son nuestros los bienes que tenemos, sino suyos”. (San Juan Crisóstomo…

Punto 58:

Una reforma financiera que no ignore la ética requeriría un cambio de actitud enérgico por parte de los dirigentes políticos……..una vuelta de la economía y las finanzas a una ética a favor del ser humano.

No a la inequidad que genera violencia:

Punto 59:

….hasta que no se reviertan la exclusión y la inequidad dentro de una sociedad y entre los distintos pueblos será imposible erradicar la violencia.

….sin igualdad de oportunidades, las diversas formas de agresión y de guerra encontrarán un caldo de cultivo que tarde o temprano provocará su explosión…..

Es el mal cristalizado en estructuras sociales injustas, a partir del cual no puede esperarse un futuro mejor.

Punto 60:

….el consumismo desenfrenado unido a la inequidad es doblemente dañino del tejido social.

> Capítulo IV

La dimensión social de la evangelización.

II La inclusión social de los pobres.

Economía y distribución social del ingreso:

Punto 202:

Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidad……no se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. La inequidad es raíz de los males sociales.

…Molesta que se hable de ética, molesta que se hable de solidaridad mundial, molesta que se hable de la distribución de bienes, molesta que se hable de preservar las fuentes de trabajo, molesta que se hable de la dignidad de los débiles, molesta que se hable de un Dios que exige un compromiso por la justicia.

Punto 204:

Ya no podemos confiar en las fuerzas ciegas y en la mano invisible del mercado. El crecimiento en equidad exige algo más que el crecimiento económico……

Estoy lejos de proponer un populismo irresponsable, pero la economía ya no puede recurrir a remedios que son un nuevo veneno, como cuando se pretende aumentar la rentabilidad reduciendo el mercado laboral y creando así nuevos excluidos.

……………………………………………………………………………………………

Hasta aquí así lo ha escrito el papa, palabra por palabra. No es necesario explicar más, sólo hay que leerlo y tratar de entenderlo. El papa no se ha mordido la lengua; alguno de los puntos anteriores puede parecer sacado de su contexto, pero no ha sido voluntad del autor el hacerlo. En cualquier caso se puede acudir a la página del vaticano para leer el punto completo.

Resumiendo:

El papa Francisco nos demuestra su gran empatía, se pone en el lugar de los más débiles y pobres, y desde allí con su actitud ética nos va desgranado sus ideas que persiguen cambios radicales, que el anuncio del mensaje de Cristo  llegue a la periferia, positivo, de alegría.

El Papa Francisco en EE UU expone sus ideas en la ONU y el Capitolio
Comentarios