España, el país de los brotes verdes y las inmoralidades de un gobierno en crisis

Mariano Rajoy.
Mariano Rajoy.

Cuando un gobierno pierde la moralidad y consigue arrasar la clase media de su pais, a su paso solo queda pobreza y desigualdad, según comenta esta letrada en su vuelta a MUNDIARIO.

España, el país de los brotes verdes y las inmoralidades de un gobierno en crisis

Cuando un gobierno pierde la moralidad y consigue arrasar la clase media de su pais, a su paso solo queda pobreza y desigualdad, según comenta esta letrada en su vuelta a MUNDIARIO.

Estos días, el acceso de Alberto Ruiz Gallardón al Consejo Consultivo de la Comunidad Autónoma de Madrid ha sido objeto de varios artículos y portadas en publicaciones. No se trata precisamente de un caso aislado de político retirado de la primera línea de fuego al que se le busca una poltrona para que no pase penurias económicas, pero de un tiempo a esta parte lo que pasaba inadvertido ahora indigna e indigna mucho.

Me vinieron a la cabeza cuando leí la noticia multitud de pensamientos -invocando el mea culpa, he de decir que casi ninguno bueno-, pero sobre todo dos ideas merodeaban por mi cabeza; a saber,  seguimos en el país en que los puestos consultivos los ocupa gente que necesitaría de 150 asesores para poder tomar una decisión y sin garantía alguna de que la misma fuese acertada, véase el curriculum del susodicho como Alcalde de Madrid o como Ministro de Justicia, solo con estos éxitos ya uno se explica lo que puede informar o asesorar a un órgano de gobierno, y en segundo lugar recordaba un tweet de mi tan admirado Arturo Pérez Reverte, me parece recordar que ya del pasado año, que revolucionó la red en su día, por los calificativos que encerraba. en el mismo decía que si Aznar era un arrogante y Zapatero un imbécil, Rajoy era un sinvergüenza. Francamente y aunque el vocablo resulte fuerte, hay que tener muy poca vergüenza para tener un salario mínimo en tu país que no alcanza los 700 euros mensuales, más de cinco millones de parados y exigir esfuerzo a los habitantes del mismo para que acepten la moderación de los salarios como medida necesaria para salir de la crisis, congelando durante cinco años consecutivos el salario de los funcionarios, amén de eliminar pagas extraordinarias, y hacer los recortes más fuertes en democracia en sanidad y educación pública, y sin embargo no aplicar estos criterios tan necesarios y que tantos “brotes verdes” originan, léase esto con sorna gallega, a sus cargos políticos, asesores y demás personajes que nutren el panorama político.

Qué tipo de legitimidad moral puede tener un gobierno que sólo pide esfuerzos a las clases más desfavorecidas, a los autónomos, a los funcionarios, a quienes no solo limita el salario sino que aboca a una subida de impuestos directos e indirectos que ha empobrecido a toda la clase media del país, esa clase media que ha sostenido el consumo y la economía, mientras se dan amnistías fiscales a millonarios y se hace la vista gorda con políticos y banqueros que han robado, prevaricado y estafado con guante blanco.

¿Qué deriva le espera a un país así?. Triste pregunta y desgarradora respuesta, para quien comparta las reflexiones indignadas de una ciudadana más.

Comentarios