Ni con 50.000 millones del BCE al 0,05% la banca abre el crédito a familias y empresas

Un folleto bancario.
Un folleto bancario.

El BCE facilita esa línea con la condición de financiar a empresas y familias. Parecen darse todas las condiciones para que fluya el crédito, pero los datos del Banco de España lo niegan…

Ni con 50.000 millones del BCE al 0,05% la banca abre el crédito a familias y empresas

El BCE facilita hasta 50.000 millones a la banca española con la condición de financiar a empresas y familias. Parecen darse todas las condiciones para que fluya el crédito, pero los datos del Banco de España lo niegan…

Se cumple este mes de junio un año desde que Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), lanzase un plan de operaciones de financiación a largo plazo conocido como TLTRO (Targeted longer-term refinancing operations). Su objetivo es facilitar a los bancos de la zona euro financiación a bajo coste, el 0,05% de interés en la actualidad, con el condicionante de atender las necesidades de empresas y familias, por la vía del crédito. Los bancos españoles disponen de hasta 50.000 millones de euros en esas excepcionales condiciones para ayudar a la reactivación de la economía.

Varios factores tuvieron que conjugarse para que el BCE así actuase. Cumplir con los exigentes requerimientos de capital que Basilea III requiere a la banca, para lo que el sector se dedicó a reforzar su capital a través del recurso a variados instrumentos financieros como ampliaciones de capital, bonos convertibles, etc.  y, por otro, a reducir e incluso eliminar aquellas operaciones crediticias a corto plazo que facilitaban una rápida reducción de dichos requerimientos, como las líneas de financiación del circulante, aún a costa de estrangular la liquidez de decenas de miles de pymes o al extremo de reducir límites en las tarjetas de crédito. También la liquidez se había reducido, pues el mercado de titulizaciones de créditos se había cerrado y no había financiación en el mercado. Asimismo,  por la elevada morosidad acumulada, los sistemas expertos de concesión de riesgos se habían endurecido en exceso, rechazando un porcentaje muy elevado de las solicitudes. Por último, según fuentes del sector, había una baja demanda de financiación para proyectos viables. Todo ello implicó una fuerte caída del crédito y, de ser creíble la reactivación económica, tras la capitalización de las entidades y la contención de la morosidad por la limpieza realizada en sus activos crediticios, esta facilidad de Draghi sería el instrumento pendiente para lograr la deseada fluidez en el crédito.

 La financiación bancaria en el período 2009-2015

En el mercado financiero español, para el período 2009-2014, se produjo una caída en los saldos acumulados de crédito a otros sectores residentes, empresas y familias, del 25%. Dicha caída se explica en la escasez de nuevas operaciones y en el cumplimiento del calendario de amortizaciones de las vigentes. Pero no todos se vieron afectados por igual, así el crédito a familias acusó una disminución del 11%, mientras que el crédito comercial a empresas se reducía en un 34% o las operaciones de leasing en el 54%. En los sectores donde radica la creación de empleo se localiza la mayor disminución del crédito.

Si atendemos a los sectores económicos destinatarios de la financiación, parece hasta lógica la disminución del 62% en el sector de la construcción, por la caída de la actividad inmobiliaria y el parón de la obra pública, pero más preocupante resulta el 26% en la industria, pues si parece evidente la necesidad de un nuevo modelo de crecimiento distinto al de ladrillos y hostelería, este sector resulta clave para lograrlo. Por su parte, el sector servicios acumula una caída de otro 29%. En definitiva, la citada caída en la cartera crediticia del 25% se concentra en los sectores productivos, mientras que los hogares lo acusan en menor medida.

El comportamiento en 2015

El Banco de España ha publicado recientemente los últimos datos referidos al año en curso. Una lectura superficial podría concluir que la financiación a los sectores no financieros ha crecido, respecto a diciembre de 2014, en unos 6.000 millones de euros, como así ha sido, pero la clave del crecimiento únicamente se explica en la evolución de la financiación al Sector Público.  Esta ha crecido en unos 13.000 millones de euros, de lo que se deduce que el crédito a familias y empresas ha disminuido en 7.300 millones. El Sector Público acumula un crecimiento en los últimos cinco años de casi 398.000 millones de euros, un crecimiento acumulado del 61%. Los bancos no prestan lo suficiente a empresas y familias, pero sí a las administraciones públicas.

No parece que las campanas deban volar. En el primer trimestre de 2015 tan solo hemos una variable con crecimiento, el crédito comercial, que ha crecido respecto de diciembre pasado en 701 millones de euros, un modesto 2%, pero en una partida clave para el correcto funcionamiento de las empresas, pues en ella se vuelca la financiación del circulante por la vía del anticipo o descuento de sus créditos contra clientes. Efectivamente esta partida crece desde diciembre de 2013, pero lo grave es que es la única que así se comporta.

Tenemos una situación de mercado en la que la banca, gracias a la generosidad de Draghi , puede y debe inyectar  50.000 millones de euros en la economía para empresas y familias, con un margen muy generoso, pues podría obtener unos 3.000 millones de euros de margen financiero. Buena prueba de ello es la caída en la contratación de préstamos ICO, con un margen de intermediación para las entidades tan reducido que han decidido frenar su colocación en beneficio de la línea de crédito del BCE.

Capitalización, liquidez y saneamiento de activos parecen haberse solucionado en el sector financiero. ¿Será posible que ni así fluya el crédito?.

Ni con 50.000 millones del BCE al 0,05% la banca abre el crédito a familias y empresas
Comentarios