Una mala imagen de dos alumnos aflora graves problemas de la educación en Marruecos

Imagen de un instituto marroquí. / Mundiario
Imagen de un instituto marroquí. / Mundiario

Triste imagen de dos adolescentes: un chico y una chica, ésta tomando cerveza y él fumando marihuana y sus libros puestos en frente de ellos con el fin de encubrir sus actos antipedagógicos.

Una mala imagen de dos alumnos aflora graves problemas de la educación en Marruecos

Una triste imagen de dos adolescentes: un chico y una chica, ésta tomando cerveza y él fumando marihuana y sus libros puestos en frente de ellos con el fin de encubrir sus actos antipedagógicos.

Una imagen vergonzosa que circula en los medios de comunicación marroquíes muestra como dos alumnos usan sustancias ilícitas en lo que parece ser un aula donde un estudiante debe aprender valores y formarse y no un espacio donde se consumen drogas de todo tipo. Una triste imagen de dos adolescentes: un chico y una chica, ésta tomando cerveza y él fumando marihuana y sus libros puestos en frente de ellos con el fin de encubrir sus actos antipedagógicos. 

Esta imagen también impactante y brutal empujó al Ministerio de Educación a moverse para identificar a los dos protagonistas de este escándalo escolar, una actuación que refleja el bajo nivel de la escuela marroquí, que ocupa la cola de la clasificación según confirman todos los informes internaciones elaborados a propósito. Algo que nos invita a reflexionar sobre el sistema educativo en su totalidad y, sobre todo, a pensar en el futuro de la escuela pública marroquí.

La situación de la escuela pública marroquí se ha convertido, recientemente, en un tema inquietante y generó un debate político y social en Marruecos contemporáneo, ya que la escuela es el núcleo del proyecto social y es el único criterio que no permite medir el progreso de cada sociedad. Pero eso no se puede realizar en una situación como la que vivimos, donde se le menosprecia a las instituciones públicas así como a los profesores, dado que muy pocos los que se sienten respetados. Un comportamiento que podría influir a las futuras generaciones, algo que pone en riesgo el sistema educativo marroquí. 

La escuela de Marruecos, por su papel preponderante, debe ser una institución principal de transmisión de valores para contribuir al avance del proyecto social, cultural y económico del país. Y el Estado, como lo concebimos, debe asumir la responsabilidad de líder en esta área. Pero por lo visto, la escuela marroquí va de mal en peor. Cada vez, se favorece la desigualdad social y no se garantiza la igualdad de oportunidades, en un marco caracterizado por una avalancha de escuelas privadas que asfixian al sector público.  

La responsabilidad del Estado es clara por su implicación en el sistema de educación. Hoy en día, todo el mundo intenta culpabilizar al profesor que trata por si solo encontrar una solución a nivel personal por no sentirse respaldado.

Una mala imagen de dos alumnos aflora graves problemas de la educación en Marruecos
Comentarios