¡Manda huevos! Hacienda investiga un pago de 354.560 euros a Federico Trillo

Federico Trillo.
Federico Trillo, ¿asesor eólico?

El embajador en Londres recibió 354.560 euros en casi tres años y Pujalte, 75.000 en poco más de uno, según 'El País'. La empresa es Grupo Collosa, una de las beneficiadas por los parques eólicos.

¡Manda huevos! Hacienda investiga un pago de 354.560 euros a Federico Trillo

El embajador en Londres recibió 354.560 euros en casi tres años y Pujalte, 75.000 en poco más de uno, según 'El País'. La empresa es Grupo Collosa, una de las beneficiadas por los parques eólicos en Castilla y León.

 

¡Manda huevos!, había dicho en su día Federico Trillo. Las últimas noticias nos hablan de un caso más de corrupción, otro más, ahora resulta ser que Hacienda descubre un pago irregular de 354.560 euros a Sir Federico Trillo, embajador a tiempo libre en Londres, anterior presidente del Congreso y “adelantado” mariscal en  “The PPerejil Battle”, con su ya famosa perorata… Por eso mismo, de nuevo, ¡manda huevos!

La empresa del  Grupo Collosa, dedicada a la obra civil y beneficiada, entre otras, por los parques eólicos en Castilla y León, no ha entregado ningún informe que, según Hacienda, justifique este pago.

Hablan de asesoramientos verbales ¡Uaaauuuu, como en PPerejil...! ¡ Anda yaaaa! Este es el rayo, el trueno se escucha en forma del diputado Martínez Pujalte, en este caso hablamos de 75.000 euros, también por informes orales misteriosos.

El Torquemada del PP se ha abrasado. Recuerden aquel tormentoso y furibundo enemigo del PSOE en tiempos del presidente Zapatero; al quite de cualquier disparate, tantos, que al final, en el hemiciclo se hizo famoso aquel chascarrillo: “Cosas de Pujalte”.

¿Pero cómo es posible que los ciudadanos no hayan corrido ya a gorrazos hasta la salida a estos “figuras”, prototipo de un PP corrompido hasta el tuétano? ¿Qué más le hace falta a un país para comprobar que algunos gobernantes son malhechores? Profesionales de pucherazos electorales por dopaje y rapiñas de todo lo susceptible de ser sustraído.

Federico Trillo, presidente del Congreso de los Diputados, acaba de añadirse a la inmensa lista de imputados, presuntos delincuentes. Todavía asistimos, cada vez menos sorprendidos, a los entreactos de Rodrigo Rato, ex vice-presidente económico del gobierno de Aznar, con millones de euros en huida libre a paraísos fiscales, escapando de futuros embargos, con detenciones de Telediario y puesta “en su casa” posterior, para espasmo del personal.

Discuten por competencias, juzgados, fiscales, policías… Eso sólo son distracciones colaterales, fuegos fatuos de carroñeros en delirio.  Lo que sí deben saber todos los actores de esta “fábula” es que los españoles no admitirán otro caso Naseiro, ni en este ni en ninguno de los casos en los que el PP es protagonista; como aviso a navegantes. Los españoles no admitirán más humillaciones.

Pero no perdamos el hilo, este ovillo tiene un largo recorrido. En la Comunidad de Castilla y León se ha descubierto un gigantesco fraude, con las eólicas como telón de fondo, y un vice-consejero, Rafael Delgado Núñez, que firmaba autorizaciones administrativas “en virtud de acuerdos específicos”. Este personaje junto con Iberdrola fundó la empresa Energía Global Castellana de la que es partícipe con un  40 % y 24.400 euros. Iberdrola se hizo cargo del 60 % restante por un valor de 36.000 euros. Esta empresa resulta favorecida, posteriormente, por múltiples concesiones firmadas por dicho vice-consejero. Tiempo después Iberdrola le compró su participación por 47,1 millones de euros. Generando una espectacular plusvalía de más de 47 millones de euros equivalente a, casi, dos mil veces la inversión inicial.

La Agencia Tributaria denuncia "la existencia organizada de un conjunto de personas y sociedades con reparto de funciones y mantenida a lo largo del tiempo” que cobraron de las eléctricas al menos 110 millones de euros para agilizar la tramitación de parques eólicos en esa comunidad. Ni que decir que el PP de Castilla y León se ha desmarcado inmediatamente de estos hechos. Al igual que su presidente nacional, quien acaba de manifestar “lo jodido que se encuentra”, ya que “se enteró por la prensa de lo de Rato”.

Parque eólico.

 

Esta aberración que ocurre en nuestro país cuenta a veces con un colaborador necesario: una Justicia anquilosada, con la Transición pendiente, en manos de los poderosos de siempre. Está clarísimo, lo dijo recientemente el Presidente del Tribunal Supremo: “La Ley está pensada para el robagallinas, no para el gran defraudador”.

Por muchas piedras que haya puesto el PP en el camino del esclarecimiento de los hechos, sólo el  consentimiento de los órganos judiciales hizo posible que fuesen defenestrados  Baltasar Garzón o Elpidio Silva y el Juez Pedreira espiado por encargo de los investigados.

No todos somos iguales...
Ya no es tiempo de Bárcenas, Rato, Trillo, Suiza, Gibraltar, Andorra… no es tiempo de Comisiones de investigación inútiles, no es tiempo de Montoro, ya no es tiempo de Rajoy, sólo son un triste pasado con los que habrá que ajustar comportamientos pretéritos. España precisa un tiempo nuevo. El tiempo de decir: ¡No pasarán! Debemos recuperar la dignidad perdida como pueblo y dar paso al tiempo de los valientes, al tiempo de la honradez como referente. No todos somos iguales, unos son peores que otros, y a aquellos los vamos a expulsar. ¿O no?

 

¡Manda huevos! Hacienda investiga un pago de 354.560 euros a Federico Trillo
Comentarios