Las sospechas de corrupción en PP eclipsan el Debate sobre el Estado de la Nación en España

Mariano Rajoy vía plasma.
Rajoy estuvo preciso, e incluso fino, en la descripción de la situación económica, pero poco convincente respecto a la corrupción que en estos momentos salpica con virulencia a su partido.
Las sospechas de corrupción en PP eclipsan el Debate sobre el Estado de la Nación en España

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno.

El examen era para Rajoy, y aunque acertó en las respuestas económicas, dejó en blanco el test más espinoso: el de Bárcenas. Al presidente del Gobierno español y máximo dirigente del Partido Popular no le interesaba contestar. Ni siquiera mencionar el nombre de Bárcenas, el ex tesorero de su partido que ahora tiene en jaque al ejecutivo español bajo la sospecha de corrupción.  Es el resumen más preciso, y también más triste, del Debate sobre el Estado de la Nación que acaba de terminar en España.

Las sesiones parlamentarias comenzaron con un exahustivo análisis de la situación económica española por parte del presidente Rajoy. Llevaba la lección bien aprendida y, aunque por momentos fue bastante técnico, se explicó con claridad. Se parapetó tras la herencia recibida, pero no eludió cierta autocrítica y supo abrir una ventana a la esperanza macroeconómica (que no a la de los ciudadanos). Quizás por eso muchos medios de comunicación (más allá de sus filias) le dieron como vencedor. Sin embargo, no pudo con la lacra de la corrupción.

Aunque el rey Juan Carlos llamó a Rajoy y al líder de la oposición española, el socialista Pérez Rubalcaba, para suavizar el tono del debate, no pudieron contenerse en el capítulo de la corrupción. Rajoy recordó a Rubalcaba que el PSOE fue el único partido condenado por financiación ilegal (no el PSOE, sino alguno de sus miembros, como matizaron desde los escaños), mientras el PP nunca fue condenado. Aún no.

Pero la sombra de la corrupción es mucho más profunda en el caso de los populares. No es ya por los 22 millones de euros que su ex tesorero tiene en un paraíso fiscal y de cuya procedencia aún nada se sabe (si acaso, lo que dice la policía, que es que no pudo hacerlos con el negocio inmobiliario, como él asegura). Es por el escándalo de los sobres, la acusación que medios de distintas tendencias han hecho respecto a la posibilidad de que el propio Rajoy cobrase ciertas cantidades de dinero negro. Aunque el presidente lo negó tajantemente, la prensa publicó documentación comprometedora, y las últimas noticias dicen que Bárcenas presentó documentos ante notario sobre una supuesta cuenta de donaciones de la que presuntamente salieron pagos, según publican estos medios, a miembros del partido.

Las sospechas de corrupción en PP eclipsan el Debate sobre el Estado de la Nación en España
Comentarios