¿Qué piensan los jóvenes marroquíes de España, su vecino del norte?

Jóvenes de Marruecos. / Mundiario
Jóvenes de Marruecos. / Mundiario

La amistad de sus casas reales, las tensiones territoriales, la historia, la cultura, los tópicos... Son aspectos que afloran en los testimonios recogidos por MUNDIARIO.

¿Qué piensan los jóvenes marroquíes de España, su vecino del norte?

La amistad de sus casas reales, las tensiones territoriales, la historia, la cultura, los tópicos... Son aspectos que afloran en los testimonios recogidos por MUNDIARIO.

¿Cómo se llevan España y Marruecos? ¿Qué piensan en Marruecos de España, su vecino de norte? La amistad de sus casas reales, las tensiones territoriales, la historia, la cultura, los tópicos, las oportunidades económicas... Siempre el Sáhara. Son solo algunos de los aspectos que afloran en los testimonios recogidos por MUNDIARIO en Marruecos entre distintos profesionales jóvenes, bajo un denominador común: todos hablan claro. En libertad.

MUNDIARIO, periódico iberoamericano editado desde España y América, donde colaboran expertos de unos 20 países, entre ellos Marruecos, lo que le da también cierta presencia e influencia en este país, ha pulsado las opiniones de Zineb Benmoussa, investigadora en el derecho internacional y las ciencias políticas; Jauad El Kharraz, director de los programas de investigación del Centro de Oriente Medio de las Investigaciones sobre la Desalación (MEDRC); Mohamed Bouden, politólogo y activista juvenil; Lahoucine Khabid, analista político; Tachnout Abdelghani, defensor de las libertades individuales; Hamid Aajail, ingeniero y activista juvenil; Mahmoud Ababou, periodista y bloguero; Israfil Adam, periodista y activista juvenil; Houda Amine, periodista en Hespress; Najat El Jazouly, estudiante investigadora en la gestión; Ahemed Laatabi, estudiante universitario, y Fouad Tasmmart, profesor y ex inmigrante en España.

Zineb Benmoussa: "Unas relaciones marcadas por tensiones y conflictos"

Zineb Benmoussa, investigadora en el derecho internacional y las ciencias políticas, apunta que las relaciones hispano-marroquíes están muy arraigadas en la historia y siempre han sido marcadas por tensiones y conflictos, empezando por la presencia musulmana en el Ándalus hasta llegar a la ocupación española de las zonas del Norte y del Sur de Marruecos. Así pues, existen asuntos complejos y cautelosos entre los dos países vecinos, especialmente el de Ceuta y Melilla y de algunas islas.

La misma investigadora añade que de vez en cuando surgen crisis diplomáticas como la que ocurrió en 2002 cuando las autoridades marroquíes colocaron la bandera del reino en la Isla del Perejil conocida en árabe como Laila, un acto denunciado profundamente por España, que lo consideró una provocación directa de su soberanía, antes de enviar sus tropas al lugar. Luego los Estados Unidos intervinieron para frenar las discrepancias.

Otro incidente procede de cuando el rey Juan Carlos hizo una visita oficial a la ciudad de Melilla en los días 5 y 6 de noviembre de 2007, una fecha que coincidió con la conmemoración de los marroquíes de la recuperación del Sáhara, una movilización real que Marruecos calificó de intencionada, causando así una crisis diplomática que perduró bastante tiempo.

Jauad El Kharraz: "España representa una historia absolutamente rica"

Jauad El Kharraz, director de los programas de investigación del Centro de Oriente Medio de las Investigaciones sobre la Desalación (MEDRC), afirma que le es difícil resumir la percepción que tiene hacia España o lo que representa para él en unas pocas líneas. Añade que “un ciudadano marroquí que había estudiado en una universidad española (la Universidad de Valencia) y de donde obtuvo un DEA y un doctorado en físicas, además del hecho de ser de origen de Tetuán, una ciudad cuya historia tiene mucho en común con la historia de España, su percepción es más bien muy positiva y se basa principalmente en el reconocimiento de los logros cosechados por España en las últimas décadas.

El investigador en sus declaraciones a MUNDIARIO recalca que España representa una historia absolutamente rica por las aportaciones de tantas civilizaciones y pueblos que compartieron el dominio de España y la península Ibérica, expresando su atracción por el legado de los musulmanes en España y la historia de los moriscos.  En plan económico estima que España supo aprovechar las ayudas europeas al principio de su adhesión a la UE, y esto se ve en la poderosa economía que ha establecido a pesar de la crisis actual, concluye.

El activista marroquí y traductor de varios idiomas recuerda que España es uno de los pioneros del mundo en turismo, industria naval, industria textil con el grupo Inditex o telecomunicaciones con Indra. Asimismo, destaca en infraestructuras con Ferrovial, en la industria petrolea con Repsol, en las finanzas con Santander y en industria de vehículos con Seat, entre otras marcas. Sin olvidar que España es una de las grandes potenciales del mundo en términos de su PIB.

Mohamed Bouden: "Las dos monarquías tienen fuertes vínculos"

Mohamed Bouden, politólogo y activista juvenil, recuerda que las relaciones hispano-marroquíes tienen sus propios fundamentos. Primero, en lo referente a los intereses estratégicos e históricos, que están bien fijados,  gracias a la vecindad. Lo segundo por sucesión de Juan Carlos I y la llegada del rey Felipe VI, puesto que pertenece a la misma generación que la del rey de Marruecos Mohamed VI. "Esto tiene un valor y expresa los fuertes vínculos que unen las dos familias", explica.

"Por consiguiente, la política adoptada por los dos países es muy activa y no deja de ser influida debido a los cambios eventuales en el ámbito interior y exterior. Nosotros nos hemos dado cuenta de que España representa para Marruecos algo muy significativo gracias a su valor geoestratégico en la zona europea, a pesar de algunas discordias momentáneas de índole política, por lo que significa que los factores de avance están siempre presentes", opina Bouden.

Lahoucine Khabid: "La política española debe mantener la estabilidad"

Considera que tiene peso el mero hecho de que el norte de África sea siempre una región muy importante para España, lo que ha hecho que las relaciones diplomáticas entre los dos países vecinos sean complejas, debido a su proximidad geográfica. La prioridad en la política española se da con el fin de mantener la estabilidad política y económica en los países del Magreb, protegiendo los enclaves de Ceuta y Melilla y resolviendo el conflicto del Sáhara Occidental, que antes pertenecía a España.

Para Khabid, la lucha contra la trata de personas y el número creciente de inmigrantes, de las ciudades del norte, y en las Islas Canarias por vía marítima, es una prioridad para España. Sin embargo, la península está dispuesta a mejorar la cooperación en la región mediterránea en su conjunto. Su papel como anfitrión de la Conferencia de Paz de Madrid representa un compromiso significativo para garantizar un proceso de paz en Oriente Medio, teniendo en cuenta que Marruecos preside y acoge anualmente los trabajos de la Comisión Alquds.

Tachnout Abdelghani: "A la mayoría le gusta ridiculizar y reírse de los marroquíes"

Tachnout Abdelghani, defensor de las libertades individuales, asegura que su trabajo con los españoles en las ciudades de Ceuta y Melilla durante un período de 14 años le ha permitido conocerles bastante. Afirma que “hay gente buena y mala, pero a la mayoría le gusta ridiculizar y reírse de los marroquíes, considerándoles como subdesarrollados". Esta sería la percepción de las personas supuestamente “víctimas de los medios de comunicación españoles”, que, "por desgracia, se aferran a transmitir lo malo sobre Marruecos", explica.

"Los españoles que visitan Marruecos pueden liberarse de las mentiras que se les transmite la prensa, y darse cuenta de que los estereotipos que ofuscan sus mentes no son nada reales ni reflejan la realidad. El resultado era que llegar a hacerles cambiar sus ideas, en su mayoría negativas, dado que califican al marroquí de ladrón e hipócrita. Esto hace que tengan mucho rencor hacia nosotros. Pero, hay gente maravillosa, consciente y humana que me trató con mucho respeto", comenta Abdelghani.

Hamid Aajail: "España es una tierra de vacaciones"

Hamid Aajail, ingeniero y activista juvenil, ve que para la mano de obra no cualificada España era una tierra de inmigración para mejorar sus condiciones de vida,  pero con la crisis que está castigando al país y la falta de trabajo, ya no es el caso. España es un país donde los estudiantes marroquíes siguen sus estudios, aunque ellos también fueron víctimas de una política del Estado que les impone pagar un dinero muy alto para matricularse. De hecho, algunos ya prefieren estudiar en Francia o Canadá.

El Sur de España, para la clase media y rica, se ha convertido en una tierra de vacaciones porque ofrece servicios de calidad en comparación con ciudades marroquíes como Agadir o Marrakech. Por último, no se puede hablar de España sin referirnos a los dos equipos, el Barça y el Real Madrid, estos dos equipos tienen muchos fans aquí en Marruecos, sus partidos gozan de una gran audiencia como si estuviera tratando de equipos nacionales.

Mahmoud Ababou: "El colono siempre deja secuelas"

Mahmoud Ababou, periodista y bloguero, ve que la percepción de los marroquíes sobre España hoy en día se divide en dos. Primero, los jóvenes que no conocen nada sobre la historia española y que resumen este país en el fútbol, especialmente el Barça y el Real Madrid. Éstos desconocen totalmente asuntos como el de Ceuta y Melilla o el uso de los gases tóxicos en la guerra de Rif y sus consecuencias sobre la salud de los ciudadanos.

Por otra parte, España explota la mano de obra marroquí por ser barata, con el fin de satisfacer sus propios intereses en la zona. Por tanto, las relaciones hispano-marroquíes están siempre selladas de altibajos, tomando siempre en consideración que hay un problema no resuelto, el Sáhara. "El colono abandonó nuestro país dejando secuelas que luego intentó manejar desde Madrid", dice como conclusión.

Israfil Adam: "La no colaboración pone en riesgo la zona"

Israfil Adam, periodista y activista juvenil, apunta que las relaciones hispano-marroquíes son muy profundas y tienen sus ramas históricas, políticas y económicas, dado que la cooperación bilateral entre los dos vecinos es fundamental, no solo por los intereses comunes de los dos países, sino también porque la no colaboración significa que toda la zona está en riesgo y puede llevarnos a unos escenarios inesperados y catastróficos.

"La península ibérica y el reino tienen que ser más pragmáticos superando aquellos problemas políticos e históricos tan estrechos y enfocarse en la cooperación económica, estratégica y de seguridad para hacer frente al terrorismo, al narcotráfico y a la trata de los seres humanos", declara Adam a MUNDIARIO.

Houda Amine: "Hay una enemistad implícita entre España y Marruecos"

Houda Amine, periodista en Hespress, ve que España es un socio estratégico para Marruecos, dado que los dos países pueden colaborar en muchos asuntos de interés común con el fin de incrementar su rendimiento económico, social y político. Pero la enemistad implícita entre los dos países vecinos obstaculiza la cooperación y abre las puertas hacia los conflicto, pese a los esfuerzos que se están haciendo.

"El ciudadano marroquí siempre ve que los dos polos viven un flujo y reflujo. Aunque lo bueno sería aliarse", concluye en sus declaraciones a MUNDIARIO.

Najat El Jazouly: "La prensa española mancha la imagen de Marruecos"

Para Najat El Jazouly, estudiante investigadora en la gestión, España cometió atrocidades históricas contra los marroquíes e intentó después de la descolonización manchar la imagen de Marruecos en todas las ocasiones. Además considera el reino como su principal rival en el mercado europeo, sobre todo en lo referente a los productos agrícolas, por eso pone muchas barreras ante las exportaciones marroquíes pidiendo que se les aumenten los impuestos aduaneros.

"Por tanto, no podemos olvidar como España, a través de su protocolo pesquero con el reino, agota de los recursos marítimos de nuestro país. Asimismo, nuestro vecino se aprovecha de su poder dentro de la Unión Europeo para hacer que Marruecos obedezca a sus peticiones. Otro problema más grave consiste en las violaciones bélicas que España cometió en la zona de Rif, y que aún no quiere reconocer,  por su uso de gases tóxicos contra los inocentes", destaca El Jazouly.

12032467_905424012839200_1418673042_n_opt
Ahmed Laatabi: "España era un paraíso para los inmigrantes"
Ahemed Laatabi, estudiante universitario, afirma que España era para él aquel paraíso que recibe los inmigrantes, máxime; los clandestinos que arriesgan sus vidas para llegar a las costas de la península buscando un futuro mejor. No obstante,  ya no es el caso debido a la crisis que está sacudiendo este país. La mayoría ve España como ocupante de los territorios marroquíes, tales como: Ceuta, Melilla y las Islas Canarias, así como enemigo histórico, ya que mucha gente del Rif murió a causa del uso de los gases tóxicos.
"Marruecos logró ser descolonizado, pero aun seguimos siendo colonizados por medio de fútbol, dado que hay muchos aficionados de los equipos españoles. España es el mejor modelo que el reino marroquí puede seguir para avanzar un poco, porque en los años sesenta era peor que nosotros, pero en un período de 30 años consiguió ocupar un buen lugar dentro de los países desarrollados del mundo. Lo primero que hizo es desatar de un sistema tradicional y aplicar otro monárquico, político y abierto. Por contrario nosotros aun vivimos en la época de las tinieblas", concluye Ahmed.
 
Fouad Tasammart: "Pensaba que la vida era fácil en España"
Fouad Tasmmart, profesor y ex inmigrante en España, declara a este periódico que antes de viajar a España pensaba que todo era fácil y uno puede trabajar y ganar mucho dinero sin esforzarse tanto. Así pues, creía que toda la gente le va a recibir con brazos abiertos una vez llegase a las tierras españolas, igualmente sospecha que uno puede seguir los partidos de fútbol en campo sin pagar ni un euro.
“Pensaba: los españoles son muy amables y me van a ayudar incondicionalmente cuando lo necesite. Pero me resultaba casi imposible tener amigos porque hay mucha discriminación hacia los inmigrantes marroquíes. Creía que al llegar a España iba a vivir mejor, tener una casa, un trabajo fijo y disfrutar de la vida como yo quisiera. Pero me salió el tito por la culata”, lamenta.

 

¿Qué piensan los jóvenes marroquíes de España, su vecino del norte?
Comentarios