El hotel Claviden: un lugar especial que alberga lujo, sexo y un paisaje único

Xmas-Table-Setting
Interior Hotel Claviden.

Os mostramos el interior del Hotel Cliveden, una casa señorial situada en Taplow, en el condado de Buckinghamshire en Inglaterra, a 200 metros sobre el río Támesis.

El hotel Claviden: un lugar especial que alberga lujo, sexo y un paisaje único

Cliveden, significa “valle entre acantilados” y se refiere al valle que atraviesa la finca al sur y este de la casa. Hoy día es propiedad de Patrimonio Nacional y está alquilada como hotel de 5 estrellas a la cadena de hoteles von Essen. Parte de su historia pasa por ser la morada de un conde, dos duques, un príncipe de Gales y la familia americana Astor.

Varios días al año, algunas de las estancias de la casa, los jardines y sus bosques permanecen abiertos al público. Cliveden se alza donde antes existió una mansión diseñada por el arquitecto William Winde en 1666 como hogar de George Villiers, 2º Duque de Buckingham.

Antes de que Buckingham adquiriera los terrenos, perteneció a la familia Mansfield y anteriormente a la familia Clyveden. Los detalles están recogidos en un documento recopilado por William Waldorf Astor en 1894 titulado, “Ascendencia histórica de Cliveden”.

Parece ser, que en el hotel Cliveden House se vivió uno de los romances más famosos de la guerra fría. Donde muchos continúan intentando recordar el “caso Profumo” a través del paisaje que dibujan sus extraordinarios jardines.

John Profumo el ministro de Defensa de Reino Unido, fue invitado a la Cliveden House, el 8 de julio de 1961, en ese momento el hotel era el lugar donde se reunía lo más selecto de la alta sociedad británica. Fue allí, esa misma noche donde el ministro conoció a la modelo Christine Keeler. Comenzaron un romance que duró varios meses, por lo visto todo acabó como las grandes historias de amantes que viven intentando esconder su pasión, al final la prensa lo descubrió todo, poniendo al descubierto la aventura y sus consecuencias ya que Profumo estaba casado y Keeler mantenía relaciones con un oficial ruso, a quien se consideraba un espía.

Según Sue Williams, la gerente del hotel,  “es una de las grandes atracciones del hotel, muchos visitantes quieren conocer los lugares donde tuvo lugar el romance, y nosotros tratamos de facilitar el acceso a esos lugares. Al final es algo que tiene que ver más con la Historia que con el morbo”.

En cualquier caso, es un lugar maravilloso propio de un cuento de hadas, aun siendo la realidad de una historia de sexo y espías su mayor atracción.

Comentarios