El futuro trae menos empleo: ¿dónde se pone la mano de obra sobrante?

El Grito de Munch.
El Grito de Munch.

El futuro ya está aquí. Ha llegado desde hace tiempo para quedarse. La robótica, la informática e internet están eliminando en todos los países desarrollados grandes bolsas de empleo.

 

El futuro trae menos empleo: ¿dónde se pone la mano de obra sobrante?

El futuro ya está aquí. Ha llegado desde hace tiempo para quedarse. La robótica, la informática e internet están eliminando en todos los países desarrollados grandes bolsas de empleo.

De seguir la actual política económica neoliberal en los países desarrollados puede llevarlos a situaciones dramáticas. Esta política económica preconiza un menor gasto público sobre todo en sanidad y educación, rebajas salariales y de pensiones, menos impuestos a grandes fortunas y grandes empresas. Todo ello implica que exista menos empleo y como consecuencia menor natalidad, envejecimiento de la población, menos consumo y menos crecimiento económico.

Pero además el futuro trae un nuevo elemento a tener en cuenta: la maquinaria 4.0. El próximo futuro llegará con la nueva maquinaria de producción. Tomemos como ejemplo las nuevas impresoras 3 D. Son capaces de construir con volumen una forma de mano humana a tamaño natural mediante la impresión de capas de distintos elementos como papel, cerámica o metales. Debido a ello, primero en EEUU y ahora en Alemania, se está procediendo a impulsar la nueva maquinaria de producción: Máquinas 4.0. Una maquinaria, utilizando la robótica y las nuevas tecnologías, que sustituirá a la actual ya obsoleta.

Al no utilizar mucha mano de obra las Máquinas 4.0 nueva tecnología del futuro, implicará que las factorías productivas se instalen en los países consumidores al no ser tan importante el coste laboral en el producto final. Ya no será necesario fabricar en el exterior, acudir a fabricar a China, tigres asiáticos, y demás países con mano de obra barata. EEUU, Alemania, CE, RU etc. instalarán las máquinas 4.0 en las factorías de sus países.

Ahora bien, ¿dónde se situará la mano de obra sobrante? En principio se piensa en colocarlos en otros sectores. Los servicios necesitarán más mano de obra en el futuro debido al envejecimiento, pero no pueden absorber toda la mano de obra disponible.

Observemos lo que ha ocurrido en el pasado. La Revolución industrial se produce en el s. XVIII en el Reino Unido y EE UU. Luego avanza apoyada por el descubrimiento de la máquina de vapor y se expande por el mundo con los ferrocarriles y barcos de transporte. Entonces se tomaron medidas para proteger al proletariado, como fueron la prohibición del trabajo infantil, la creación de sindicatos etc. Se reduce la mano de obra sobrante haciendo que los niños vuelvan a las escuelas. Más adelante a los trabajadores se les concedieron subsidios de paro.

Para que las fábricas puedan trabajar deben poder vender sus productos. Con la nueva tecnología se necesitarán menos trabajadores, se pagará menor masa salarial. Pero por el contrario, se necesitan nuevos consumidores. Una y otra cosa son antagónicas. Las empresas productivas en España lo están pasando muy mal: ERES, cierres, suspensión de pagos, quiebras, y en cualquier caso reducción de personal laboral. El futuro nos emplaza a tener una tecnología basada en la robótica y las máquinas 4.0 que apenas utiliza mano de obra.

Posibles medidas a tomar de cara al futuro para disminuir el impacto que en la vida social de los países desarrollados va a producir la implantación de la nueva maquinaria 4.0:
1-Reparto del trabajo. El trabajo existente en el mundo desarrollado tiene que ser repartido para que los trabajadores jóvenes puedan entrar en el mundo del trabajo. Jóvenes recién preparados en formación profesional o universitaria, con sueldos dignos para que puedan tener hijos y consumir.
2-Hay que ir reduciendo la edad de retiro. Rondando los 50 años. Las jubilaciones deben dejar paso a los más jóvenes y preparados.
3-Pensiones adecuadas. En función de los años trabajados, pero también que se pueda llevar una vida digna. Pensiones que permitan un nivel de consumo suficiente para que las fábricas puedan seguir produciendo.
4-Se crean nuevos puestos de trabajo debido al nuevo ocio y al envejecimiento de la tercera edad.
5-Subsidios para aquellos trabadores que a pesar de todo no puedan entrar en el mundo del trabajo. Deben seguir consumiendo para soportar la producción.

 

El futuro trae menos empleo: ¿dónde se pone la mano de obra sobrante?
Comentarios