Fumata negra en la primera votación para elegir al sucesor de Benedicto XVI

Miles de fieles esperan que el cónclave elija un papa que recupere prestigio para una Iglesia dañada por los escándalos sexuales y las filtraciones internas de información sensible.
Fumata negra en la primera votación para elegir al sucesor de Benedicto XVI

Los 115 cardenales que tienen la posibilidad de elegir un nuevo papa no han llegado a un acuerdo en la primera votación del cónclave para elegir al sucesor de Benedicto XVI, como era previsible. El cónclave comenzó esta tarde y es muy poco habitual que se designe pontífice en la primera votación. El precedente más cercano es el del cónclave de 1939. En esta ocasión se cumplieron los pronósticos y la elección se pospondrá al menos hasta mañana.

No es de extrañar teniendo en cuenta la trascendencia de este cónclave, que va más allá de conocer quién ocupara la silla de San Pedro. Se trata también de reconducir la delicada situación de la Iglesia a la que los 'vatileaks' y los juicios por pederastia han dejado con mala imagen. El nuevo papa deberá poner orden interno, pero también enfrentarse a un mundo con serios problemas económicos que agravan las dificultades sociales de los colectivos más desfavorecidos, y también un mundo con cierta crisis de valores que suponen pérdida de vocaciones y de fieles en la Iglesia católica.

Fumata negra en la primera votación para elegir al sucesor de Benedicto XVI
Comentarios