Europa endurece el ajuste para Grecia y el acuerdo se abre paso con dificultades

tocar fondo
Al hilo de la crisis griega. / Manel Vizoso

El Eurogrupo eleva ahora a 86.000 millones la necesidad de financiación de Grecia. Tsipras deberá aprobar antes del próximo miércoles un duro ajuste en pensiones y un incremento del IVA.

Europa endurece el ajuste para Grecia y el acuerdo se abre paso con dificultades

El Eurogrupo eleva ahora a 86.000 millones la necesidad de financiación de Grecia. Tsipras deberá aprobar antes del próximo miércoles un duro ajuste en pensiones y un incremento del IVA.

A cambio de ceder en muchas cuestiones sensibles, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, logró que su reiterada petición de aliviar la deuda figure por primera vez en los documentos de negociación para un nuevo rescate a Grecia. Pero, en realidad, a Tsipras sus socios de la zona euro lo situaron al borde del precipicio político al tener que aceptar unas duras condiciones a cambio de entre 82.000 y 86.000 millones de financiación para los próximos tres años.

Las reformas más urgentes para la semana que empieza son:

1) Subir el  IVA
2) Hacer una reforma tributaria y crear una unidad fiscal independiente.
3) Rebajar las pensiones.
4) Dotar de total independencia a la oficina estadística griega.
5) Hacer una reforma judicial que facilite el concurso de acreedores y la trasposición de la directiva europea bancaria.

 

La desconfianza en Grecia es alta: las reformas tienen que estar aprobadas por el Parlamento griego antes del miércoles 15 de julio y solo cuando sean ley se formalizará un acuerdo para desembolsar el dinero el 20 de julio.

Tres elementos dificultaron el acuerdo final:

1) La mención a la reestructuración de la deuda pública griega.
2) La participación del FMI en el tercer programa de rescate.
3) Un compromiso para que el Banco Central Europeo vuelva a inyectar liquidez a la banca insolvente antes de que el Parlamento de Atenas apruebe las reformas pactadas.

 

También están en juego una reforma laboral o la privatización de la compañía eléctrica nacional. Más asequible resulta la creación de una especie de fondo controlado por Grecia y supervisado por la Troika radicado en Luxemburgo al que se traspasarían todos los activos susceptibles de ser privatizados para reducir la deuda pública de Grecia.

En resumidas cuentas: el acuerdo de la UE con Grecia parece estar encarrilado. Ahora resta que el BCE no retire la liquidez de emergencia.

Europa endurece el ajuste para Grecia y el acuerdo se abre paso con dificultades
Comentarios