El Estado islámico se convierte en un enemigo peor que El Asad, con el que habrá diálogo

Bachar el Asad.
Bachar el Asad

Giro sustancial en la política de Washington y de otros países de Oriente Medio hacia el conflicto sirio, justo cuando se cumplen cuatro años de su inicio y el Estado Islámico campa a sus anchas.

El Estado islámico se convierte en un enemigo peor que El Asad, con el que habrá diálogo

Giro sustancial en la política de Washington y de otros países de Oriente Medio hacia el conflicto sirio, justo cuando se cumplen cuatro años de su inicio y el Estado Islámico campa a sus anchas.

El secretario de Estado de EE UU, John Kerry, cambia de posición y reconoce que el presidente sirio, Bachar El Asad, debe formar parte de la solución de la guerra civil en Siria, que se ha cobrado ya más de 200.000 víctimas mortales y ha provocado el desplazamiento de cerca de un cuarto de su población, informa el diario El País.

Giro, pues, sustancial en la política de Washington y de otros países de Oriente Medio hacia el conflicto sirio, justo cuando se cumplen cuatro años de su inicio y el Estado Islámico campa a sus anchas.

"Al final, tendremos que negociar. Siempre hemos estado dispuestos a negociar en el contexto del proceso de Ginebra", declaró Kerry en el transcurso de una conferencia de prensa celebrada en la ciudad egipcia de Sharm el Sheikh, donde participa en una conferencia económica de apoyo al desarrollo de Egipto.

¿Está ya en marcha una alianza de Occidente con Siria contra el yihadismo?

 

Según John Kerry, Washington está dispuesto a reanudar los esfuerzos para encontrar una solución política a la guerra. La diplomacia estadounidense ya patrocinó el año pasado dos rondas de conversaciones de paz entre el gobierno y la oposición en Ginebra. No hubo resultados.

Los cambios diplomáticos en EE UU y Oriente Medio se producen después de la irrupción del Estado Islámico (EI), que ha conseguido consolidar su control de una amplia franja de territorio en el nordeste del país, lo que el régimen sirio ha utilizado para sugerir una alianza con Occidente contra el yihadismo en aras de la estabilidad regional.

El Estado islámico se convierte en un enemigo peor que El Asad, con el que habrá diálogo
Comentarios