¿Es desarrollado un país con dos millones de familias con todos los miembros en paro?

María Fátima Báñez García, ministra de Empleo y Seguridad Social. / Mundiario
María Fátima Báñez García, ministra de Empleo y Seguridad Social. / Mundiario

El riesgo de conflictividad parece evidente, por mucho que ahora esté atenuado por el empleo en la economía sumergida, cuya dimensión duplica la media europea.

¿Es desarrollado un país con dos millones de familias con todos los miembros en paro?

El riesgo de conflictividad parece evidente, por mucho que ahora esté atenuado por el empleo en la economía sumergida, cuya dimensión duplica la media europea.

A propósito de la crisis, la recesión y la recuperación —también el empleo—, hay una frase que se atribuye al expresidente de EE UU Ronald Reagan. Resulta que cuando en 1980 peleaba por la Casa Blanca contra el expresidente demócrata Jimmy Carter, pronunció un discurso donde dijo: "Sabemos que hay crisis cuando nuestro vecino pierde su empleo. Recesión, cuando nosotros perdemos nuestro empleo. Y la recuperación se producirá cuando Carter pierda su empleo…". Probablemente será necesario que muchos 'carters' pierdan su empleo para que las aguas vuelvan a su cauce en España, donde el paro ya superó el 25 % por primera vez en la historia, según la EPA del tercer trimestre de 2012. Puede que incluso por encima del 26 %, si le hacemos caso al Eurostat. Como dijo el escritor y periodista Manuel Rivas, esa cifra de parados que avanzó implacable hacia un invierno de seis millones de personas tiene ya esa dimensión de lo indescifrable. Allí donde se pierde la cuenta. Justo lo contrario que en Alemania, donde el paro se mantenía a finales de 2012 en el 6,5 %, lo que situaba el número de desempleados en 2.753.000 personas, cuando en España había ya por aquel entonces 5.778.100 parados.

Viendo los números de Alemania y España —la primera con casi el doble de población tiene la mitad de parados—, es lógico que el aumento sin límites conocidos del paro español llame la atención de los medios internacionales y que aquí le meta el miedo en el cuerpo a la gente. No es para menos. Bastarían un par de datos para comprenderlo: hay dos millones de familias con todos los miembros en paro y tres millones de personas que llevan un año sin trabajo. Este ascenso del paro superó todos los récords de la era moderna de España tanto en el número de desempleados como en tasa.

El riesgo de conflictividad parece evidente, por mucho que ahora esté atenuado por el empleo en la economía sumergida, cuya dimensión duplica la media europea. Sea como sea, ¿es desarrollado un país con dos millones de familias con todos los miembros en paro? Cuesta responder positivamente, aunque estemos hablando de España.

Nunca, incluso cuando en 2007 se alcanzó una ratio de paro inferior al 8 %, España pudo decir que tenía un buen dato de desempleo respecto a los socios europeos. España tenía una media del 8 %, pero la de Europa era casi de la mitad. Justo igual sucede ahora, con más desventaja, desgraciadamente, por parte española. El mercado laboral es bulímico: así como necesita ingentes cantidades de mano de obra en un momento, al siguiente los destruye.

¿Es desarrollado un país con dos millones de familias con todos los miembros en paro?
Comentarios