Argentina, un país entre el ajedrez político y la incertidumbre ciudadana

la presidenta Cristina Fernandez de Kirchner.
La presidenta Cristina Fernandez de Kirchner.

Ni los probados aciertos de los gobiernos kirchneristas calman a la oposición, ávida de poder tras diez años de reinado peronista, y algunos escándalos aún no esclarecidos en la justicia.

Argentina, un país entre el ajedrez político y la incertidumbre ciudadana

El próximo 27 de octubre va a ser una fecha decisiva para que en Argentina las fuerzas polìticas queden definidas. Será con la votación nacional para la renovación de cargos legislativos. En tal sentido, el 'Kirchnerismo' (Peronismo), en el poder desde el 2003 a la actualidad, con los gobiernos de Néstor Kirchner primero (2003-2007) y Cristina Fernández de Kirchner (2007 hasta la fecha), despliega sus últimos coletazos de fuerza, mientras la oposición , por años desarticulada por su propia ineptitud y por la falta de diálogo que ofrecía el kirchnerismo, ahora parece comprender el valor de las alianzas para enfrentar al poder gobernante.

Ya todo el mundo sabe que en Argentina el partido político con mayor caudal electoral per se es el peronismo . Que el opositor y centenario Partido Radical (UCR) está quebrado hace años, lo que no significa que algún día no se sane a si mismo. De hecho, acaba de ganar la elección a gobernador en la provincia de Corrientes. También sobreviven en la oposición fuerzas de menor envergadura a nivel nacional , de corte progresista, que intentan autosostenerse juntas para no seguir perdiendo poder ni caudal de votos, entre las que sobresale UNEN, liderado por la diputada Elisa Carrió y el ex cineasta Fernando Pino Solanas. Presente también el socialismo santafesino, que sueña armar alguna coalición nacional, y en la centro-derecha, el partido del jefe de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri (PRO), Claro que tambièn hay otras nuevas incipientes coaliciones, de peronistas disidentes como la de Sergio Massa, que creó junto a otros pequeños partidos, el 'Frente Renovador', recientemente ganador de las internas abiertas.

Pero lo cierto es que los analistas ponen el foco en las divisiones internas del peronismo , que lo convierten en un gigante en un bazar, cuando el liderazgo principal es discutido, como ahora, que Cristina lleva años en el poder y no se avizora hasta el momento, un sucesor claro que pueda reemplazarla en carisma y determinación. Podrìa ser Daniel Scioli, actual gobernador de la provincia más grande del país, la de Buenos Aires,que es su aliado político y titular del partido a nivel nacional, o bien podría ser Sergio Mazza, peronista y actual intendente del partido de Tigre,que cosechó el primer lugar en las primarias abiertas, ganándole al candidato de Cristina. Pero mientras el liderazgo no sea claro, los enemigos van y vienen. Nadie està definitivamente con nadie y algunos, permanecen como siempre, hasta que los votos indiquen lo contrario.En este contexto, Cristina intenta protagonizar con actos públicos y recientes apariciones televisivas, un espacio que se resiste a perder en la sociedad, pese al hartazgo que los encuestadores señalan en la gente, respecto a la inseguridad pública, a la inflación y a la permanente tensión entre gobierno y oposición en los medios.

El papel de Cristina Kirchner

Por estos días, algunos adversarios del gobierno, con Elisa Carrió (UNEN) a la cabeza, sugirieron que podría darse una eventual salida apresurada de Cristina Kirchner del poder, cuyo mandato finaliza formalmente en el 2015. Esos fantasmas de golpe institucional, que incluso abonan algunos peronistas que están fuera del kircherismo en la actualidad, son permanentemente desestimados por la Presidenta y sus principales funcionarios. Aunque la versión fue difundida y debatida en todos los medios de comunicación.

Nadie querría una salida apurada del poder en Argentina, como sucedió con el primer presidente democrático luego de la dictadura militar, Raúl Alfonsín (1983-1989), o como volvió a ocurrir en el 2001 , con la renuncia del Presidente Fernando De La Rùa (Radical) y la posterior sucesión de tres presidentes que también renunciaban con el pasar de los días. O sea, que antecedentes históricos no muy lejanos , tenemos, pero eso no es lo que una sociedad castigada por el robo de depósitos y el quiebre institucional del 2001 , quisiera, más aún , si le sumamos que hoy padece una inflación anual del 25% según los encuestadores privados, que se refleja todas las semanas en las góndolas de los supermercados, o en las históricas esquinas de las calles céntricas porteñas y de las principales ciudades del interior, con locales de comida o ropa tradicionales, ya cerrados.

Muchos otros representantes de la oposición, y por fortuna, confían en dos años de transición dura pero cierta, hasta el final del mandato presidencial . Sin embargo, todos estàn unidos en la necesidad de pedir la Presidencia de la Cámara de Diputados , actualmente en manos del kirchnerismo, para un diputado de la oposición , si el resultado de las elecciones de octubre, vuelve a darle un revés al partido gobernante. En esto están unidos Radicales, PRO Y UNEN (Elisa Carriò) y hasta los propios peronistas disidentes.

La economía

Es cierto que el modelo macroeconómico que desplegó el kirchnerismo ha sido contenedor y distributivo con la población más carenciada de esta sociedad, algo que los sectores económicos, sociales y políticos elitistas no le perdonan. Y es que los Kirchner fueron claros cuando asumieron respectivamente sus mandatos. Ellos venían a instalar un Estado de Bienestar moderno, al estilo del de Perón de los años cuarenta pero aggiornado a los tiempos que corren , acompañado por una férrea denuncia y oposición a los grupos dominantes del capital que se les opusieran, sean del ámbito financiero, agrario o industrial (con éste último es con el que menos confrontaron). Ejemplos de estas diferencias sobraron durante estos diez años.

De este Estado presente, hubo indicios ciertos. Crearon la asistencia universal por hijo, elevaron el nùmero y el monto de las pensiones y jubilaciones, fundaron centenares de centros de contención social y escuelas en todo el país , aumentaron el poder del salario real de los trabajadores sindicalizados y además- aseguran desde el gobierno- 'el nivel de vida subiò a niveles imposibles de comparar con el 2003, cuando recibieron un Estado endeudado, empobrecido y una sociedad sin esperanzas'.

Los datos

Pero todo esto llegó, en los ùltimos tres años sobre todo, de la mano de una inflación que deja a muchos argentinos fuera de competencia a la hora de comparar sus salarios, con los precios reales , que el gobierno intenta controlar sin éxito. Sumado a esto, los ìndices oficiales de inflación , mantienen una diferencia de más del 50 % con los privados, y es la eterna discusión que tiene su resultado en la calle, y en el bolsillo de los argentinos. Así, las cifras oficiales relatan una inflación anual del 10,8% mientras que las privadas la ubican en 25,6%, la más alta de América Latina.

En su última entrevista pùblica, acaso una de las pocas que concedió durante sus dos mandatos, la Presidenta dijo que en lo que va del 2013 Argentina ha crecido un 5,1 %, que se han pagado 173 mil millones de dólares de la deuda externa no contraìda por ellos, sino heredada, que el nivel de consumo es sensiblemente mayor al de hace cuatro años atràs , para lo cual ejemplificò que màs de siete millones de argentinos viajan al exterior, cifra que redobla generosamente la de quienes lo hacìan en el 2003 .

Además, es cierto que su política de derechos humanos ha sido sensiblemente mejor y productiva que la de todos los presidentes constitucionales post dictadura militar, encarcelando, reabriendo jucios y reactivando la memoria de millones de argentinos sobre las decenas de miles de desaparecidos durante el gobierno militar que precediò el inicio democràtico del '83 con Alfonsìn. Pero aquí también hay que señalar, que la última designación que se hizo del actual jefe del Ejército , el General César Milani, ha causado críticas de varios sectores opositores, cuando se develó su supuesta participación en delitos cometidos durante la última dictadura.

Diez años de reinado peronista

Lo cierto es que ni los probados aciertos de los gobiernos kirchneristas calman a la oposición, ávida de poder tras diez años de reinado peronista, y algunos escándalos aún no esclarecidos en la justicia, por denuncias de corrupción, mal estructural que afecta a cuanto gobierno asume el poder político en Argentina. En este sentido, la diputada Elisa Carrió, es una de las que más insiste mediáticamente y ante la justicia con su lucha por esclarecer casos que fueron de resonancia mundial en el gobierno de Carlos Menem (1889-1999), o en el actual periòdo kirchnerista, del cual ella señala al mismìsimo difunto Néstor Kirchner como jefe de una asociación ilìcita creada para desviar fondos junto a su presunto socio, incluído en al investigación, Lázaro Báez. También otros opositores apuntan a algunos de los funcionarios que acompañan hoy la gestión de Cristina, como Jullio de Vido, junto a otros funcionarioso menores y empresarios vinculados a casos de corrupción que según Carriò, 'convierten a Argentina en un país donde se pacta con las mafias, al trazar previos pactos de impunidad polìtica, donde las culpas se lavan y los presidentes y funcionarios no van nunca presos.'

Por estas horas sin embargo , un juez de la nación procesó al controvertido Guillermo Moreno, Secretario de Comercio Interior, por abuso de autoridad, al multar a Consultoras económicas y de Opinión , que publicaban índices de precios e inflacionarios que el funcionario no aprobaba, un modus operandis que siempre caracterizó a Moreno, y que a la Presidenta no parecía molestarle.

Ante un nuevo rumbo
Para muchos analistas todo es muy claro, este es un gobierno autocrático que no oye los reclamos de sus opositores políticos. Para otros, el kirchnerismo es la revancha de lo que podrìa entenderse como el ala más progresista del peronismo que supo captar además, voluntades ajenas a ese partido político amparados por las ideas nacionales y populares y el filo sudamericanismo plasmado en la UNASUR (Unión de Naciones del Sur), con sus constantes gestos polìticos y económicos, sobre todo con Venezuela, que muestran una amistad basada en el respeto y en la concurrencia de las mismos ideales de justicia social.
Pero la sociedad, confundida por mensajes maniqueístas que los grupos empresario-mediáticos por un lado y el gobierno por el otro, tratan de imponer, sorteará nuevamente el trago amargo de reencontrar su verdad, y plasmarla a travès de una elección que irà marcando un nuevo rumbo en octubre, y un posterior cambio en la presidencial del 2015. En el mientras tanto, por dignidad, respeto institucional y honor a sus mandatos, la clase polìtica toda, debería crecer, consensuar ideas de Estado,sobre todo de polìtica econòmica, alejarse de las confrontaciones infantiles y respetar lo que hasta el momento sí se ha hecho en beneficio de la nación. 

 

Argentina, un país entre el ajedrez político y la incertidumbre ciudadana
Comentarios