Andalucía ha votado por un cambio moderado y con variables diferentes

Susana Díaz.
Susana Díaz.

Parece necesario dar un giro a las políticas que determinen el despegue definitivo de un pueblo asolado. En Andalucía se agotan los tiempos y la paciencia también. Análisis del 22-M.

 

Andalucía ha votado por un cambio moderado y con variables diferentes

Parece necesario dar un giro a las políticas que determinen el despegue definitivo de un pueblo asolado. En Andalucía se agotan los tiempos y la paciencia también. Análisis del 22-M.

Es curiosa la coincidencia que, de vez en cuando, se dan en algunas fechas determinadas con eventos muy significativos. Este 22 de Marzo estaban citados los grandes del futbol mundial, se enfrentaban en el Camp Nou en Barsa y el Real Madrid (2-1); suelen llamarles “el partido del siglo”, sea como fuere, como dirían “los cáuticos”: Ninguna buena noticia estropea un titular. Enhorabuena al Barça, dará para toda una semana de titulares de prensa deportiva de acusado cuño partidario. Mañana en los bares y tertulias de amigos, todos estarán de acuerdo en el resultado, el ganador y el perdedor, otra cosa son los matices.

Si trasladamos esto a la arena política, todos estos  planteamientos deben ser tirados al basurero, ya que, no verán a ninguna agrupación o partido político que se declare perdedor de unos comicios, aunque este fuese laminado. En política nadie pierde y los que ganan se revisten de mesura, por lo que se les viene encima.

> Andalucía ha votado por un cambio, moderado, pero cambio. Las resultantes son totalmente diferentes a pasadas elecciones y el mapa político se ha transformado de manera radical. En el anterior hemiciclo el tándem PPSOE disponía del 90 % de los escaños, ese cambio significa que en el futuro parlamento estará presente con un 67 % del total. Supone casi 23 puntos menos, a tener en cuenta.

> El PSOE ha ganado, con holgura, las elecciones andaluzas. Ha conseguido rentabilizar el gran desastre de la derecha y no ha sufrido el lógico desgaste de 30 años de Gobierno socialista.

> El PP ha perdido clamorosamente las elecciones, siendo rehén  de los recortes, de los ajustes de una gestión en el gobierno central nefasta para los españoles, para los andaluces en particular.

> La marca Podemos irrumpe  como tercera fuerza política, arañando votos de todos los espectros políticos, aunque su comedero natural ha sido IU y, posiblemente, la abstención. Semblante satisfecho de sus dirigentes, pero menos.

> Ciudadanos, como el picador de piedra –piedra en forma de PP- , se establece como cuarta fuerza política. Va siendo tiempo que en Génova comiencen a saber pronunciar Albert Rivera con respeto. Estos han convertido al candidato conservador andaluz en “Morenet”.

> Izquierda Unida - ha sido víctima de su impericia-  ha reducido a menos de la mitad su presencia en el parlamento andaluz. Su cálculo fue erróneo y ha sido, casi, fagocitado por “los que acaban de llegar”. Vendrán tiempos crudos en la formación y muchos deberán dar cuenta de su nefasta gestión.

Estos días atrás realizábamos dos preguntas -siguen sin respuesta- aunque en política, los hechos consumados suelen dar argumentos a las “no respuestas”. ¿Qué ha hecho el PSOE para merecer tanto? –Los datos y la situación de los andaluces no les avalan- y segunda pregunta y, no menos importante, sociológicamente: ¿Qué ha hecho el Partido Popular para merecer tan poco, en más de 30 años? En este caso, es posible que la respuesta esté en La Calle Génova, en la constante difamación por parte de los populares al pueblo andaluz y al Señorito Arenas, que marca estilo en Andalucía.

Es prematuro extrapolar estos datos a las próximas elecciones municipales y autonómicas, aunque marquen tendencias. Parece claro que, como ya hemos dicho, nada volverá a ser igual.  Llegan tiempo diferentes, sobre todo en Ayuntamientos, llegan tiempos de zozobra en los clásicos. Mayo y las generales provocarán "llanto y crujir de dientes en Ferraz y Génova".

Susana Díaz será la próxima Presidenta del Gobierno andaluz, previsiblemente en minoría parlamentaria, con acuerdos puntuales. Apoyar al PSOE tendría resultados nefastos para quien se proponga como “muleta”.

Es necesario  dar un giro radical a las políticas económicas y sociales que determinen el despegue definitivo de un pueblo asolado por la miseria. Andalucía no puede seguir por el mismo sendero, los plazos se agotan y la paciencia de los andaluces también.

Andalucía ha votado por un cambio moderado y con variables diferentes
Comentarios