30 rehenes muertos: la guerra contra el terrorismo en Mali desnuda a la UE

# Análisis de NASAMA ALÍ
>> En el caso de España, el apoyo del Gobierno de Mariano Rajoy a Francia no ha ido mucho más allá de buenas palabras. Y en París esto se ha acusado.
>> La actitud española podría ser inadecuada a las circunstancias, ya que ETA continúa armada y Canarias difícilmente estará protegida por su insularidad.
30 rehenes muertos: la guerra contra el terrorismo en Mali desnuda a la UE

Home del diario francés Le Monde

En pocos días, mientras los distintos gobiernos hacían encaje de bolillos para que pareciese lo que no era, la facción de Al Qaeda, ‘Los que firman con sangre’, ha dejado al descubierto la desunión política de la UE, que podría cristalizar en progresiva desafección hacia ella en Francia. Atrás quedan ahora 30 rehenes muertos, al menos siete occidentales, en el asalto militar a la planta de gas previamente asaltada por islamistas radicales.

A juzgar por las declaraciones de diferentes responsables de partidos políticos franceses y las del eurodiputado Daniel Cohn-Bendit, poniendo ante los crudos hechos a la señora Ashton, responsable de exteriores y seguridad europeas, la soledad de Francia en la guerra de Mali contra el terrorismo se vive con decepción en el país vecino.

Terrorismo y dependencia energética

En el contexto de la globalización, las distancias se han acortado extraordinariamente y todo aparece más estrechamente interconectado, de modo que la toma de rehenes de diversas nacionalidades en la planta gasista argelina de In Amenas, hace aflorar el desencuentro de las diferentes políticas exteriores y añorar una que considere la protección de los ciudadanos y los intereses de la UE.

Las organizaciones terroristas que actúan en tan amplísima zona parecen estar mejor coordinadas que modernos Estados dotados de medios sobrados para su defensa. Ésta podría ser una circunstancia que explique la diligencia del Gobierno argelino actuando, pues las células terroristas habrían tenido tiempo de desalojar a los rehenes para dispersarlos y preparar un devastador atentado en la planta.

Ha de tenerse en cuenta que el suministro de gas del país magrebí a la UE es el tercero, tras Rusia y Noruega. Conocida su dependencia energética, es una poderosa razón que justificaría mayor coordinación e implicación en un conflicto que se revela como regional y no local.

En el caso de España, el apoyo del Gobierno de Rajoy a Francia no ha ido mucho más allá de buenas palabras . La actitud española podría ser inadecuada a las circunstancias, ya que ETA continúa armada y Canarias difícilmente estará protegida por su insularidad.

Resumen: La toma de rehenes en la planta gasista de In Amena aflora las contradicciones y la desunión en la UE, al tiempo que demuestra el carácter estratégico del conflicto en Mali.

30 rehenes muertos: la guerra contra el terrorismo en Mali desnuda a la UE
Comentarios