Buscar

MUNDIARIO

ÁLBUMES

El postmodernista belén del Vaticano que no deja indiferente a nadie

El postmodernista belén del Vaticano que no deja indiferente a nadie

El belén del Vaticano de este año, que ha sido inaugurado esta semana, no ha dejado indiferente a nadie y sus imágenes han dado la vuelta al planeta.

Se trata de unas esculturas diseñadas y elaboradas por alumnos y profesores del Instituto de Arte F.A. Grue de Castelli, Italia, en los años 1965-1975. Lo que explicaría, en parte, la presencia de un astronauta entre las piezas del belén, ya que desde 1955 hasta 1975 se vivió en todo el mundo la fiebre de la carrera espacial, protagonizada por EE UU y la antigua Unión Soviética, pero con impacto planetario.

Este belén está compuesto por 54 piezas, todas ellas de gran tamaño y con esa forma cilíndrica pero al Vaticano solo han llegado 20, las más representativas.

Fausto Cheng, uno de los estudiantes en ese momento que ayudó a crear las figuras, declaró en una entrevista de 2018 que “aspectos revolucionarios” caracterizaron su creación, “desde romper los patrones clásicos del arte cerámico, el uso del color, la representación de la Natividad de una manera original”. De ahí que veamos a una Virgen María rubia y con rizos, cuando tradicionalmente se la ha representado morena y con el peli más bien liso.

Este belén de 2020 es tan extraño como el año que vivimos y ciertamente futurista, aspecto que se remarca por la iluminación escogida con ese rayo que parece salir de la aureola del ángel de la Anunciación hacia los laterales, extendiéndose por todo el lugar que ocupa la representación, un espacio minimalista, sin paisajes, cuevas, árboles, arbustos o ríos, propios de la representación tradicional del belén.

El periódico National Catholic Register estadounidense, el de mayor antigüedad del país, se ha apresurado a pedir formalmente la retirada de la escena concreta de la Natividad en vista de las críticas generalizadas, pero es de suponer que estas piezas de arte pasarán las Navidades en la plaza de San Pedro, en el Vaticano, para gusto y disgusto de propios y extraños. @opinionadas en @mundiario