ÁLBUMES

El Museo de Arte Contemporáneo presenta en A Coruña la obra de Wang Guangyi

En la presentación de la exposición Las reliquias de los creyentes, la primera antológica dedicada en Europa al gran artista chino Wang Guangyi, y que tiene lugar en el Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa (MAC) de A Coruña, uno de sus comisarios Antón Castro –el otro es el italiano Demetrio Paparoni- expresaba: Particularmente famoso en Occidente por el ciclo de pinturas conocidas como Great Criticism,  el artista ha centrado su poética creativa en la relación del hombre con lo trascendente. Su obra afronta principalmente las implicaciones que se esconden tras el fenómeno de la fe, ya sea religiosa o ideológica. En el tratamiento de este tema se ha confrontado, a menudo, con la iconografía pictórica clásica occidental, proponiendo una reescritura de la misma rica en implicaciones filosóficas y teológicas.

Wang ha vivido los años de la Revolución Cultural (1966-1976). Trabajó tres años en un pueblo rural. Estudió en la Academia de Bellas Artes  de Zhejiang, donde se graduó en 1984 en pintura al óleo. Actualmente vive y trabaja en Pekín, China

Antón Castro añadía sobre La serie Great Criticism, 1990–2007 Gran crítica – Rolls Royce, 20057 Gran crítica – Arte y tótem, 2007. / Gran crítica – Chanel,  2004, lo siguiente: Esta serie es la que lo ha hecho célebre mundialmente. En ellas  utiliza imágenes de propaganda de la Revolución Cultural y logos de marcas contemporáneas provenientes de la publicidad occidental. Wang Guangyi  ha realizado este ciclo a partir de 1990 y le ha puesto fin en 2007, convencido de que su éxito internacional de mercado le hacía correr el riesgo de comprometer el significado original, que era considerar la propaganda política y la comercial como dos formas diferentes de lavar el cerebro.

Al comentar las obras VISA, 1994 / Passport, 1994–1995/ Virus Carriers, 1996–1998/ Pasaporte nº2, 1995/ Portador de virus nº1, Antón señala: Wang Guangyi se vale de instalaciones, pinturas y fotografías donde hace referencia a los mecanismos utilizados por los gobiernos de muchos países para controlar los desplazamientos de los individuos a través de los documentos de identidad y visados de viaje. Al poner de relieve las praxis burocráticas relacionadas con los desplazamientos de un país a otro, estos trabajos revelan que la organización del Estado pone en escena sus propias defensas para evaluar a los individuos potencialmente peligrosos.

En la serie Virus Carriers la pintura presenta la imagen de un perro, acompañada de los datos que constituyen una suerte de identidad del animal, marcado como un peligroso portador de virus. VISA, PASSAPORT y VIRUS CARRIERS proveen elementos de reflexión sobre el uso que la organización social hace del miedo como sistema de control, asomando peligros fantasmagóricos y amenazas.

En otra parte de su exposición, el comisario Antón Castro manifiesta: La obra de Wang Guangyi de los últimos años, particularmente la que nos ofrece después de 2011, profundiza en el binomio cultural en el que convive esa doble dimensión, la de su educación comunista, en la que Mao, como gran líder –al igual que otros que marcaron grandes momentos históricos–, es una recurrencia que analiza como mitología permanente, más allá de su condición humana. Pero Wang valora la incidencia de aquellos líderes desde una conciencia mítica global por encima de los errores que cometieron como políticos. Y así nace New Religion: una serie de pinturas al óleo sobre tela, cuyos temas son los grandes líderes políticos (Lenin, Stalin, Mao), espirituales (Cristo), espirituales y políticos juntos (Juan XXIII) o filósofos, cuyo pensamiento continúa a ejercer aún hoy su influencia (Marx, Engels). Ahí están sus obras New Religion, 2011,  Nueva religión – Profecía, 2010, Nueva religion – Hombre meditando, 2013 (su propio autorretrato en un tríptico).

Fiándose muy poco de la política como motor de la existencia, en tanto que ensimismado en sus certezas, el artista opta por ubicarse en el terreno de las ideologías y de la religión, que son los modos de pensamiento más incidentes en la vida de cada día. De ahí que sus obras más recientes profundicen en la experiencia religiosa y en su complejidad, en su polivalencia mistérica que exige múltiples respuestas, porque sitúa continuamente al individuo frente a la duda. Y él está convencido de que el misterio de lo religioso, sus incertidumbres, son las que pueden ampliar el campo creativo. En realidad, el arte, su arte, será una respuesta o, más aún, una pregunta posible a ese mundo de incertezas, a esa duda existencial- añade Antón.

Con motivo de su primera exposición individual en España, Wang Guangyi presenta una nueva instalación, Relics of Believers (Las reliquias de los creyentes), creada expresamente para la ocasión, que reúne imágenes fotográficas de líderes políticos del Siglo XX,  entre muchedumbres enfervorecidas, como John F. Kennedy, De Gaulle, Stalin o Mao Zedong, junto a prendas de vestir de personas anónimas, que, en algún momento, se sintieron fascinadas por aquéllos o por su carisma.

Así se define Wang Guangyi: “Un artista es inevitablemente testigo de su tiempo. Pero también puede tratar en su obra personajes históricos sin  intenciones políticas. Las ideas, los impulsos religiosos y los ideales no deben ser confundidos con el poder temporal. En mis trabajos las referencias a una determinada época histórica son el punto de partida para una construcción conceptual y formal que tiene como fin último preguntar sobre la trascendencia, tan presente en nuestra sociedad. La más alta finalidad del arte consiste en dar forma al terror que sentimos frente a lo desconocido. Es sólo a partir del sentimiento del miedo de aquello que no puede controlar por lo que el hombre ha creado obras de arte” .

Hay que felicitar al Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa (MAC) de A Coruña, por facilitarnos el acercamiento a la obra de este importante artista. La exposición estará abierta al público hasta el próximo 29 de noviembre.

 

El Museo de Arte Contemporáneo presenta en A Coruña la obra de Wang Guangyi
Comentarios