Buscar

MUNDIARIO

ÁLBUMES

Festejos espontáneos en Nueva York al confirmarse la victoria de Biden

Festejos espontáneos en Nueva York al confirmarse la victoria de Biden

Después de varios días de incertidumbre, tras el 3-N, la gente salió a celebrar en Nueva York y en muchas otras ciudades de EE UU. Cuatro días después de las elecciones generales, todavía no había un ganador, porque el sistema electoral norteamericano es muy complejo. No gana el candidato más votado sino que cada estado tiene una cantidad de electores que confirman el colegio electoral. Hacen falta 270 electores para ganar, y hacía dos días que todo dependía de un puñado de estados, fundamentalmente: Pensilvania, Arizona, Nevada y Georgia. En todos al comienzo del escrutinio tenía ventaja el presidente Donald Trump, pero eso se fue dando vuelta cuando empezaron a contar los votos por correo, que mayoritariamente fueron favorables al candidato demócrata Joe Biden. Pero los números eran muy ajustados, todavía todo era posible y por eso el país estaba pendiente del lento recuento de votos. Finalmente, en Pensilvania Biden tomó una ventaja decisiva, ya imposible estadísticamente de ser superada y con esos 20 electores superó el límite necesario y los medios le dieron la victoria. Se venía venir paulatinamente, pese a la desesperación de Trump que intentó parar el recuento, cosa inaudita que fue universalmente rechazado por todos los medios, incluso los más conservadores que lo apoyan.

Aquí en EE UU el voto es sagrado y está claro que había que contar hasta el último. Pero no se sabía cuándo ni donde, también podría haber sido Arizona y Nevada. Pero a media tarde quedó claro, los medios inmediatamente lo difundieron y mucha gente empezó a salir a la calle a festejar. De manera totalmente tranquila, con alegría, se fue juntando gente en las principales ciudades del país. En Nueva York hubo varias manifestaciones espontáneas, que seguramente continuarán. Trump no es querido en su ciudad natal, donde Biden ganó ampliamente, y sus partidarios salieron a festejar que finalmente “se acaba la pesadilla” como muchos dijeron. @mundiario