Buscar

Los vientos del Diablo: el fenómeno que fortalece el fuego que acecha a California

Transcurrió durante la media noche, el fuego ardió con fuerza y acabó con bosques y comunidades. Miles tuvieron que huir masivamente para salvar sus vidas.

Los vientos del Diablo: el fenómeno que fortalece el fuego que acecha a California
Incendios en California. / Twitter.
Incendios en California. / Twitter.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. Escribe en MUNDIARIO, donde es coordinadora general. Twitter: @mundiario

En California se saldan al menos 31 fallecidos y más de 3.000 casas calcinadas. El fuego empezó a la media noche del domingo y arrasó con todo lo que estaba a su alrededor, lo peor, es que las autoridades desconocen el motivo de estos incendios, pero saben que los vientos del otoño son los que fortalecieron las increíbles llamas que han dejado a California devastada.

Conocidos como los vientos del Diablo, no son nada nuevo ni un fenómeno que impresionen a los expertos, puesto que los californianos son conscientes que llegan junto al otoño y que son capaces de potenciar oleadas de fuego. Estos vientos llegaron con ráfagas de más de 110 kilómetros por hora y lograron ser la pólvora que atrajo el poder de las llamas para dejar a su paso puras cenizas.

Gran parte de los 31 muertos quedaron calcinados y hasta ahora, se contabilizan unos 600 desaparecidos y al menos, 2.000 propiedades han quedado reducidas a nada, según expresan los primeros reportes oficiales de las autoridades californianas.

 

 

30.000 hectáreas de terreno fueron arrasadas, al menos 30.000 residentes fueron evacuados y 91.000 casas y negocios están sin electricidad. Este desastre ya ha sido nombrado como el peor de la historia de California, superando a la Tormenta de fuego de Oakland de 1991.

Mientras los números siguen aumentando, las labores de rescate y extinción del fuego siguen complicándose por los terribles vientos que llegan desde a bahía de San Francisco, en el norte de California. Estas ráfagas cálidas son secas y suaves, características que atraviesan las montañas de la zona costera para potenciar las llamas que se forman en California.

A todo esto, hay que agregar las condiciones atmosféricas que han rodeado a California desde el 2016. El año pasado, el estado tuvo un invierno muy húmedo en donde la lluvia fue protagonista. Esto propició el crecimiento de la vegetación, cuestión que se ha visto afectada con el verano más cálido y por lo tanto, ha logrado que las condiciones para que un incendio crezca, sean más favorables.

California ha perdido grandes cosecha de vinos y a muchos expertos les preocupa que por primera vez, los fuegos han llegado hasta zonas muy habitadas. Finalmente, un hecho que está llamando la atención, es que debido a la magnitud del incendio, el humo ha sido inclemente y los vientos del Diablo se han encargado de esparcirlo por distintas áreas que han tenido que ser evacuadas debido a los altos índices de contaminación en el aire.