Buscar

¿El Año Murillo está falseando la imagen de Murillo?

María Fidalgo, nuestra la crítica de arte más leída, pondera las exposiciones pero hace una dura critica sobre ciertas actividades del Año Murillo de Sevilla  

¿El Año Murillo está falseando la imagen de Murillo?
Murillo, La mirada innovadora.
Murillo, La mirada innovadora.

Firma

María Fidalgo Casares

María Fidalgo Casares

Escritora, investigadora, analista social y crítica de arte, es doctora en Historia por la Universidad de Sevilla, Colaboradora de prensa y radio. Escribe en MUNDIARIO.

Sevilla inaugura su Año Murillo con exposiciones grandiosas, pero con titulares sorprendentes. ¿Cómo es posible que un evento que supuestamente se ha organizado para exaltar la obra del genial pintor incluya declaraciones como: “Murillo era un arrogante, Murillo nos engaño a todos, las Inmaculadas eran mitos eróticos”, o el surrealista “Murillo fue un agente del franquismo”?

Alguien debería explicarlo, como que se inaugure un año más tarde de lo que debiera. Debería haber empezado en Enero y, sin embargo- contra natura- se ha hecho en Diciembre. Oscuros entramados podrían justificar ambos supuestos.

Las exposiciones de Murillo son imponentes porque las piezas son extraordinarias, y dejan de manifiesto la gran genialidad del pintor. Se ha hecho un gran esfuerzo por traer obras dispersas por el mundo que se verán por primera vez en la ciudad que fueron creadas… pero lo que en Europa no se explican es la dudosa elección de los comisarios, personas muy cuestionables por su falta de preparación, o, quizás lo más grave- por su actitud respecto al genial artista.  

 

Denigración de Murillo como pintor y como persona

¿No interesaba el Murillo real y se ha querido construir un Murillo más adhoc a los tiempos que corren y había que denigrarlo para cuestionar o intentar socavar su hondura religiosa?  

En esta línea podría explicarse que “no interesara” que dirigiera el evento el máximo especialista en Murillo- Enrique Valdivieso-, el mejor conocedor de su obra y figura  Se ha optado por un responsable, con gran curriculum, cuyas valoraciones personales sobre el pintor caen en la denigración, no sólo como persona “Murillo es un falsificador de su imagen, arribista, arrogante, pesetero”( sic), sino que se atreve a cuestionar  incluso su calidad como artista.

Como no puede minusvalorar su técnica magistral, de forma muy sutil, salpica sus textos y declaraciones con afirmaciones tales como que “no era ningún genio”–cuando creó arquetipos de difusión infinita y logró una percepción de la santidad como ningún otro– ,“copiaba con ingenio” -cuando creó una pintura de género de una originalidad y dimensión nunca vista en la pintura española y europea-, o  incluso que “era anacrónico” - cuando se considera que se adelantó décadas a la sensibilidad del rococó-.

 

Del antiespañolismo a la ideología de género 

Sumado a esta campaña de denigración manifiesta,en el Año Murillo, también se incluyen actividades que rozan el ridículo, como la exposición protagonizada por una planta de jardín, ejecutada en colorines tipo Warhol  que es una“deidad”  que debe “entenderse en clave contrareformista  y micropolítica”. y a la que el propio Abc la califica de mito.

Otro aspecto bastante controvertido es el claro interés en la reivindicación de la llamada "ideología de género", como el homenaje a Espaliú a un artista de los 80 “que visibilizó a los homosexuales y al Sida”, totalmente ajeno al gran pintor sevillano, el patrocinio de una novela con una trama de homosexuales pedófilos en la que está inmerso el artista, otro relato en el que el propio Murillo es homosexual, o se elija un cartel de Navidad, que según el autor es inspirado en Murillo  con una estética tan peculiar que la prensa ha comparado a los carteles del Orgullo Gay-, de lo que dimos cuenta en nuestro exitoso artículo de MUNDIARIOEl cartel navideño de Sevilla sorprende por sus reminiscencias gays”.¿Por qué esta capciosa insistencia en la relación de Murillo con el mundo homosexual?

También no deja de ser sorprendente que se contrate a Jordi Savall en pleno proceso secesionista al acto inaugural, un músico independentista que ha hecho declaraciones anti-españolas.

 

web-immaculate-conception-virgin-mary-inmaculada_concepcic3b3n-murillo-pd

 

Aspectos ofensivos al catolicismo

Murillo conjugaba como muy pocos forma, fondo y función. Es quizás de todos los tiempos, el pintor que a través de sus imágenes ha transmitido los sentimientos religiosos con mayor profundidad y trascendencia. Son conceptos inseparables. De ahí que sean especialmente sangrantes las irreverentes declaraciones de uno de los comisarios que recalca el valor erótico de las Inmaculadas de Murillo o que otro de los comisarios sea un individuo que considera que la destrucción de símbolos católicos y la quema de las iglesias es un hito de las vanguardias. O que declaren en prensa sin ningún tipo de reparo “que quieren acabar con la imagen de Murillo como hombre bueno, piadoso y buen padre de familia, porque lo consideran “un sambenito”.

 

Un repaso crítico a personajes y actividades relacionadas con el año Murillo hace al menos cuestionarse, si lo que se planteaba realmente era un homenaje a Murillo. Empieza a ser un secreto a voces que han utilizado su IV centenario para buscar el impacto turístico,-pero se detestaba lo que Murillo significaba, de ahí el relegamiento de quienes pudieran ofrecer la imagen real del pintor y se patrocine la falseada. 
Probablemente el Año Murillo termine con un gran éxito de visitantes, El problema es que junto a este éxito quedarán cientos de páginas en la red mancillando el honor y la imagen del hombre y el artista de los pobres, de las Inmaculadas y de los niños de la España del XVII. Ya lo decía Beaumarchais en El barbero de Sevilla, "Calomniez, calomniez, il en reste toujours quelque chose", Difama que algo queda... @mundiario