Buscar

El Ficcionario adelanta la sentencia absolutoria por la demanda interpuesta contra la ciencia

Se acusaba a la ciencia no sólo de promover el ateísmo, sino también de contribuir mediante la tecnología a alterar el equilibrio natural de las cosas y a acumular un inimaginable poder destructivo.

El Ficcionario adelanta la sentencia absolutoria por la demanda interpuesta contra la ciencia
Galileo Galilei, fundador de la ciencia moderna.
Galileo Galilei, fundador de la ciencia moderna.

Firma

Luis Calero

Luis Calero

Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad de Salamanca. Profesor de filosofía, ha publicado Catecismo pedagógico (Ed. Aguaclara, 1999), Ficcionario (Ed. Aguaclara, 2006) y Absurdo literal (Ed. Neopàtria, 2015). Colabora en MUNDIARIO, donde mantiene la sección El Ficcionario Ortográfico.

Hay un antiguo problema que gira en torno a si el conocimiento, en tanto que búsqueda curiosa o interesada de la verdad, tiene consecuencias emancipatorias o condenatorias sobre el ser humano. De ello se ocupa esta semana el Ficcionario, que también recoge una sorprendente propuesta para restaurar la Inquisición.

inikidad. Calidad ruin de un niki. La inikidad puede constituir un delito de estafa, siempre que la prenda se vendiera por buena.

iniziar. Dar comienzo algo en la ciudad francesa de Niza.

Inkisición. (Del ing. ink, tinta). Tribunal recién establecido para perseguir específicamente los delitos de opinión escrita. Aunque es inevitable que en su denominación resuenen ecos de la institución medieval que vigilaba la ortodoxia católica y perseguía la herejía, esta moderna Inkisición nada tiene que ver con aquella. Bajo su supervisión Galileo podría haber publicado sin ningún reparo su célebre Diálogo sobre los dos sistemas máximos, el libro con el que se inicia la ciencia moderna y por el que se le condenó. La libertad de expresión, tal y como recoge la Constitución en su artículo 20, es un derecho fundamental que garantiza la posibilidad de difundir por escrito, verbalmente o por cualquier otro medio de reproducción pensamientos, ideas u opiniones. Ahora bien, conquistada (al menos en Occidente) la tolerancia religiosa, ¿es la libertad de expresión un derecho absoluto o hay circunstancias que deben limitarlo? Cuando la libertad de expresión atenta contra el derecho al honor  (injuriando o calumniando) o la integridad de otros (incitando al odio o a la violencia) existe cierto consenso en que ese derecho se sobrepasa y su ejercicio puede convertirse en una falta o delito susceptible de ser llevado ante los tribunales de justicia. La posibilidad de expresar opiniones amparándose en el anonimato a través de las redes sociales dificulta la tarea de esta Inkisición que, por su parte, tampoco distingue muchas veces entre lo que es un mero comentario jocoso (de mejor o peor gusto que, aunque se escriba y publique en Facebook o Twitter, responde a la tradicional dialéctica del habla corriente en contextos privados informales) y un alegato meditado que hace apología expresa, por ejemplo, del genocidio nazi o del terrorismo islámico.  

inmarzesible. Que no puede marchitarse en marzo.

inmhortalizar. Perpetuar una hortaliza en la memoria de los hombres a través del tiempo.

inmobilizar. Privar a la bilis de la libertad para moverse y extender su amargura por el mundo.

inmoviliario. Dícese del agente que, sin moverse de la suya, se dedica a construir, alquilar y vender viviendas.

innatacable. Dicho de una idea innata (aquella impresa en la mente desde el nacimiento, al margen de la experiencia sensible): que, por evidente, no se puede impugnar o contradecir. Fue lo que pensó Descartes de las ideas de "Yo", "Dios" y "Mundo", dada su convicción acerca del poder de la razón para sacar de sí misma las verdades primeras y fundamentales. 

innobar. Introducir novedades en un bar, ya sea el de abajo, el de la esquina, el de Pepe o el del pueblo. En España hay aproximadamente 260.000 bares, más que en todo Estados Unidos, y somos el país con mayor número de bares por habitante del mundo: 175. Con estos datos, digo yo, ¿cómo vamos a estar a la cola de innobar?

inociencia. Exención de culpabilidad otorgada al conocimiento científico después de que un tribunal lo haya juzgado en relación con algunos de los males de la humanidad y del planeta. La denuncia fue presentada por una agrupación de entidades religiosas que  acusan a la ciencia no sólo de promover el ateísmo (haciendo cada vez más innecesaria la hipótesis de Dios para la explicación última de la realidad), sino también de contribuir mediante la tecnología a alterar el equilibrio natural de las cosas (entendido como una creación divina) y a acumular un inimaginable poder destructivo capaz de arrasar la vida sobre la Tierra. En el fondo, se trata del antiguo problema que el Génesis ya dibujara mediante el árbol del conocimiento del bien y del mal. La ciencia -afirman- está ayudando a transformar peligrosamente el entorno (el cambio climático tiene su origen en la revolución industrial) y a hacer desgraciadamente real la posibilidad de un holocausto nuclear (tras un paréntesis de moratoria, el régimen norcoreano vuelve a desatar la alarma). Pese a estas evidencias, según ha podido saber el Ficcionario, la sentencia proclama la neutralidad valorativa de la ciencia, responsabilizando enteramente a los hombres tanto del uso que de ella hacen como de la determinación de los intereses rectores del conocimiento. A fin de cuentas -se argumenta-, una misma invención como el rayo láser puede emplearse indistintamente para curar una enfermedad o para dirigir un misil que destruya un hospital; y tampoco es lo mismo, ni una pura cuestión de azar, dirigir la investigación hacia la manera de acabar con el hambre en el mundo que dirigirla hacia el modo de acabar con el mundo muerto de hambre. Para bien o para mal -concluye la sentencia-, la ciencia es un producto exclusivamente humano y corresponde, por tanto, a los hombres gobernar la dirección de su avance y controlar la incidencia de sus diversas aplicaciones tecnológicas.

inosidable. Cualquier órgano sexual que toma las necesarias precauciones frente al sida sin hacer dejación de ninguna de sus funciones.

inpugnar. 1. Negarse a pelear o contender. 2. Desistir de interponer un recurso contra una resolución judicial. Algo que seguramente no harán los denunciantes de la ciencia, que ya adelantaron que, en caso de sentencia desfavorable, recurrirían al Tribunal Supremo. En espera, quizá, de que su pronunciamiento sea, acorde al nombre, de rango divino.