Buscar

El secreto de Islandia para que sus jóvenes dejen de beber alcohol y tomar drogas

“Youth in Iceland” es el programa del gobierno islandés que logró pasar en 20 años de tener la población joven con más riesgos de adicciones de Europa a los adolescentes más saludables.

El secreto de Islandia para que sus jóvenes dejen de beber alcohol y tomar drogas
Jóvenes de Islandia. / RR SS
Jóvenes de Islandia. / RR SS

Firma

Mapi Egea

Mapi Egea

Licenciada en Sociología y máster en Comunicación Política. Periodista. Colaboradora de MUNDIARIO.

La preocupación compartida por la salud y el desarrollo de los adolescentes y jóvenes en relación a las adicciones y consumos abusivos de alcohol, drogas y tabaco ha encontrado en el programa “Youth of Island” del gobierno de Islandia una fórmula de éxito. A través de 7 acciones han conseguido reducir el consumo de alcohol del 48 % al 5%, de tabaco del 23% al 3% y de marihuana del 17% al 7%.

El gran problema del consumo temprano es que a esa edad los adolescentes están formando su identidad y en muchos casos no conocen sus propios límites, por lo que en ocasiones caen en el consumo problemático de sustancias adictivas que pueden desencadenar otras adicciones futuras.

Lo cierto es que nadie está libre de verse atrapado en una adicción por lo que es responsabilidad de todos hacer lo posible para prevenir y evitar el consumo de estas sustancias. No en vano, según el Observatorio Europeo de Drogas, España se mantiene como líder de la UE en consumo de cocaína y cannabis.

Islandia, que a finales de los 90 era uno de los estados europeos con mayor incidencia del consumo,implantó, en 1997, el programa “·Youth in Iceland” (Juventud en Islandia) y pasó de tener la población joven con más riesgos de Europa, a los adolescentes más saludables del viejo continente.

Claves del éxito

Las claves del éxito islandés está en la creación de un programa eficaz en la reducción del consumo pero no sólo con publicidad o información, sino con acciones directas y concretas, además del trabajo preventivo con los propios adolescentes.

> Investigación y encuestas sobre el consumo adolescente: Resulta imposible poner en marcha un programa exitoso sin información fiable y actualizada. Los responsables del programa realizan un mapeo de la población adolescente en todas las escuelas del país cada dos años. Recogen pautas de consumo, relación con el entorno o problemas emocionales -entre otros factores- que les permiten determinar dónde intervenir.

> Acciones diferenciadas según las características de la población: A través de informes específicos de cada distrito y escuela de modo que los responsables territoriales pueden diseñar acciones concretas para abordar el problema específico de cada comunidad.

> Toda la comunidad adulta participa en la discusión: Juntos analizan los informes producto de las investigaciones sociales; municipios, comunidad escolar, asociaciones de vecinos, padres... ellos determinan cómo atajar el problema en su propia comunidad.

> Cursos gratuitos de prevención: para profesores, padres, vecinos... de modo que sean ellos quienes aborden estos asuntos con los menores y que todos estén al tanto de los riesgos.

> Inversión en actividades de ocio para jóvenes: Islandia aumentó los fondos destinados a actividades de deporte, vida sana, música y teatro, que se programan para después de la jornada escolar.

> Toque de queda preventivo: La medida más polémica de este plan ha resultado de las más efectivas puesto que obliga a los padres a recoger a sus hijos en fiestas o discotecas, lo que implica a los padres en las actividades nocturnas de sus hijos. Los chavales no pueden pasear solos por las calles después de la medianoche.

> Prohibición de toda publicidad: Se eliminó toda la publicidad sobre tabaco y alcohol en todas sus formas y se restringió la venta de tabaco y alcohol a partir de los veinte años.

El éxito del programa islandés ha sido notable. El consumo de alcohol ha descendido del 48% al 5%. El consumo de marihuana ha disminuido del 17% al 7%. El tabaquismo se ha desplomado desde el 23% hasta el 3%.

Los resultados obtenidos por Islandia llevaron a la creación en 2006 del programa “Youth in Europe”, cuyo fin es extender la metodología del país nórdico a otros lugares del continente. En diez años se han sumado más de 30 municipios. En España sólo lo ha hecho el municipio catalán de Tarragona. En las cara opuesta observamos que en el centro de la capital de Islandia no hay jóvenes practicando el botellón. Juegan al ping-pong, practican skate o ensayan con su propio grupo de música.