Buscar

Peter-Hans Kolvenbach: el líder de los jesuitas murió a los 87 años en el Líbano

El sacerdote de origen holandés estudió Filosofía y Lingüística y fue enviado a Beirut, donde cursó Teología. Su influencia era muy arraigada en la Compañía de Jesús, a pesar de que había renunciado a la dirección en el 2008.

Peter-Hans Kolvenbach: el líder de los jesuitas murió a los 87 años en el Líbano
Peter-Hans Kolvenbach. /Twitter
Peter-Hans Kolvenbach. /Twitter

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario.

El sacerdote Peter- Hans Kolvenbach, quien lideró a los jesuitas durante 24 años, falleció en Beirut, la capital del Líbano, según la información brindada por la Compañía de Jesús, donde su influencia fue muy arraigada.

Cabe destacar que Kolvenbach estuvo al mando de la Congregación General por casi un cuarto de siglo, hasta que renunció por el consentimiento brindado del papa Benedicto. El motivo para que se alejará de su organización religiosa fue por su avanzando edad – cerca de 80 años- y la larga duración de su gestión.

La historia del último líder de los jesuitas se remonta al año 1928 en Druten, en los Países Bajos, donde tuvo lugar su nacimiento. Su ingreso a la Compañía de Jesús se dio en 1948, por la desilusión provocada por el surgimiento del nazismo y la Segunda Guerra Mundial. Se dedicó a estudiar Filosofía y Lingüística y en 1958 fue enviado al Líbano, donde complementó su formación con la Teología.  Además, otras lenguas pudo aprender como el armenio.

Al desparecido líder jesuita, de origen holandés, le marcó su estancia en Oriente (que abarca Egipto, Siria, Líbano y Turquía), pues tuvo que lidiar con la guerra civil en el Líbano, donde la misma Universidad de Beirut escenario de ataques y varios jesuitas fueron asesinados o secuestrados.

Por último, Kolvenbach fue participe en numerosos sínodos, pues dirigió los Ejercicios Espirituales del Papa Juan Pablo II y sus colaboradores, y también dirigió la Congregación General 34 de la Compañía de Jesús. Su reemplazante era Adolfo Nicolás.