Buscar

Nicole Kidman acepta a Trump como presidente y anima a apoyar su gobierno

La australiana pocas veces habla sobre política, pero esta vez ha aceptado hacer un breve comentario. "Haya sido como haya sido, ya pasó, él está y será el presidente”, puntualizó.

Nicole Kidman acepta a Trump como presidente y anima a apoyar su gobierno
Nicole Kidman.
Nicole Kidman.

Firma

Stefani Ramos Torres

Stefani Ramos Torres

Estudios de Comunicación y Periodismo en la Universidad del Istmo, Guatemala. Colabora en MUNDIARIO

Faltan pocos días para que Donald Trump asuma la presidencia en Estados Unidos y muy pocos famosos han salido en su defensa o tan si quiera lo apoya. Sin embargo, Nicole Kidman se ha animado a comentar a favor del presidente electo durante una entrevista.

La actriz, que ahora promociona su última película llamada 'Lion', optó por dar un breve mensaje a todos aquellos que aún siguen recelosos con Trump, pero sobre todo que se muestran tajantes contra su gobierno. “Yo solo digo que ya fue elegido, y nosotros como país debemos de apoyar a quien quiera que se convierta en presidente, porque eso es en lo que se basa un país”, puntualizó.

Sin embargo, también continuó explicando: "Soy muy reticente a comentar temas políticos. No lo hago ni cuando se trata de Australia, ni de Estados Unidos (...) haya sido como haya sido, ya pasó, él está y será el presidente”, dijo la celebridad australiana que también tiene la ciudadanía norteamericana.

 

 

Kidman, si bien ha sido la última en comentar sobre Trump, hace un día otras celebridades han sacado un vídeo cantando un himno contra el magnate. 'I Will Survive' de Gloria Gaynor ha sido su mensaje contra el próximo presidente de los Estados Unidos que tomará posesión el 20 de enero.

De hecho, ha sido tal la magnitud del rechazo de las celebridades de Hollywood, que el equipo encargado de planificar la toma de posesión ha tenido problemas para encontrar quién cante durante el evento. Muchos de ellos han rechazado la invitación y otros han puesto condiciones como lo hizo Rebecca Ferguson, que accedió a la petición sólo si cantaba una canción antirracista.