Buscar

Miroslav Tichý, el fotógrafo indigente que se construyó su propia cámara fotográfica

Empezó a estudiar en la Escuela de Bellas Artes de Praga. En 1948 abandonó los estudios de Arte, llevó una vida de indigente, pasando por diversos psiquiátricos y por cárceles.

Miroslav Tichý, el fotógrafo indigente que se construyó su propia cámara fotográfica
Miroslav Tichý. / IDIS
Miroslav Tichý. / IDIS

Firma

Jesús Millán Muñoz

Jesús Millán Muñoz

Licenciado en Filosofía. Funcionario. Es autor de ‘Cuadernos o Ensayos o Soliloquios o Enciclopedia filosofía’ y escribe en MUNDIARIO.

¿Qué nos aporta un fotógrafo a la realidad o interpretación de y en la realidad? ¿Qué nos pueden decir las personas vagabundas como este fotógrafo? ¿Qué mensaje nos pueden enseñar personas vagabundas, pero posiblemente también con un grado de enfermedad? ¿Cómo descubre la industria y el mundo del arte a nuevos talentos? ¿Qué nos está diciendo la obra que ha quedado de Miroslav Tichý sobre la naturaleza humana? ¿Qué nos dice esta biografía sobre las sociedades abiertas y las cerradas y cómo influyen en la vida de las personas, en las vocaciones y profesiones de sus ciudadanos y de los artistas?

Miroslav Tichý, 1926, Kyjov, República Checa, 2011, Kyjov, República Checa. Empezó a estudiar en la Escuela de Bellas Artes de Praga. En 1948 abandonó los estudios de Arte, llevó una vida de indigente, pasando por diversos psiquiátricos y por cárceles. Perdió su producción artística plástica, hacia 1960 se construyó el mismo una cámara fotográfica y empezó a realizar fotografías, algunas se conservan especialmente de mujeres. Fue descubierto a principios de este siglo por el famoso Szeemann. En España se han realizado, que yo sepa, al menos dos exposiciones de su quehacer fotográfico.

Por tanto podríamos realizar algunas reflexiones:

A mi modo de ver, el icono que simbolizaría a esta persona-personaje sería las fotos dónde se ve su cámara fotográfica hecha diríamos de retales de objetos. Creo que este podría ser el signo-símbolo-señal-metáfora de la realidad de esta persona, quizás incluso de una época y quizás también de la realidad de los sistemas sociopolíticos. Con objetos encontrados realizar arte y filosofía del arte, podría ser un posible resumen de su existencia.

Nos plantea el grave problema que es el arte y el enigma del arte, incluso en una situación tan delicada, por utilizar un adjetivo piadoso, como la de este señor, viviendo casi o en una chabola era capaz de realizar arte, además todas las penurias económicas que debió de sufrir, sin olvidar su situación psicológico biográfica, y la situación de su situación en su contexto social y de su sociedad.

Cuánto se habrá conservado de su producción, cuándo se habrá perdido, cuánto podría haber realizado y no pudo. Que haya sido descubierto, aunque sea tarde, y por tanto, al menos sus últimos años se conservase su creación, plantea siempre el eterno problema “si se pierde o destruye la obra o gran parte de ella en las distintas artes o actividades culturales o de investigación en el mundo”. Ya sabemos la solución que viene diciéndose durante siglos, unos dicen que ninguna gran obra se pierde, ningún Quijote o Cervantes quedaría olvidado hoy, otros, tienen dudas muy serias, porque si se encuentran en el último momento obras y autores como éste y otros, cómo no puede suceder que haya otros que jamás se encuentren, o solo una parte mínima de toda su producción.

No sé si es cierta la frase que se le atribuye pero creo es importante: “Si quieres ser famoso tienes que hacer algo y hacerlo peor que cualquier persona del mundo entero”. Frase que podría haber estampado la escuela helenística de los cínicos.

Idea y enunciado y juicio y concepto que te deja diríamos en una situación paradójica, porque siempre se nos ha enseñado buscar la perfección, buscar la excelencia, buscar lo sublime.., pero es evidente que en este caso se cumple el aserto o concepción.

Hay un misterio, yo diría que muchos misterios y muchos enigmas en toda vida humana. Parece ser que un vecino de una amistad, de nombre Roman Buxbaum, apreció su obra y se la presentó a una galería de Suiza y de ésta a Szeeman, un pope mundial en su tiempo, ya fallecido del arte contemporáneo.

¿Existirán en el mundo un millón de artistas vivos plásticos utilizando todas las artes o diferentes artes, y no son capaces de que sus obras o sus trabajos lleguen a nadie o a casi nadie, se pasan toda la vida intentándolo? ¿Sin contar los cientos de miles que sus obras ya habrán desaparecido de siglos anteriores? ¿Qué valor tiene la obra en sí, y qué valor la biografía que rodea la obra en sí?

Freud podría haber entendido perfectamente a nuestro fotógrafo, siempre haciendo fotografías de mujeres, a escondidas. Dicen que cien fotografías realizaba cada día. Quizás, no tuvo acceso a relaciones con mujeres, quizás por su situación, quizás por ser pobre de solemnidad, quizás por ser tenido por loco, quizás por haber estado en la cárcel, quizás por vivir en una infravivienda, quizás, porque él no quería cargar con esa responsabilidad, quizás quién sabe por qué misterio…

Solo puedo aconsejarle que a través del mundo virtual, un mundo tan real como el real, un M4 habría que decirle a Popper, acérquese a su fundación y a su obra, The Tichy Ocean Foundatión.

Parece ser que mientras vivió y recibió un poco de reconocimiento jamás fue a la inauguración de ninguna exposición de su propia obra, según relata Buxbaum, pero cuándo se le enseño un catálogo de una exposición sus ojos se alegraron, como si hubiese alcanzado un cierto grado de felicidad. Quizás ésta sea el mejor homenaje que podamos hacerle, recordar ese momento de este ser, de este ser perdido en si mismo, perdido en la sociedad, perdido en su misma época, perdido en su ciudad, perdido en su situación sociopolítica…