Buscar

Karl Popper: su conferencia sobre tolerancia y responsabilidad intelectual

Un amigo me facilita la conferencia de Popper, filósofo y profesor de economía de la London School of Economics, dictada la última vez en 1982 en la Universidad de Viena.

Karl Popper: su conferencia sobre tolerancia y responsabilidad intelectual
Karl Popper. / lasdoscastillas.net
Karl Popper. / lasdoscastillas.net

Firma

Juan Ramón Baliñas Bueno

Juan Ramón Baliñas Bueno

Economista. Colaborador y analista económico de MUNDIARIO.

 

MUNDIARIO.COM: ENLACES RECOMENDADOS

>abogados en malaga

El discurso no tiene desperdicio; es de los que tienen una actualidad permanente. Popper va definiendo conceptos que nos lleva al conocimiento objetivo y conocimiento incierto. Resumen de la conferencia:

-Empieza con una pregunta: ¿Se puede hacer algo para evitar asesinatos en masa, masacres o hechos monstruosos? Karl Popper argumenta que sí. Los intelectuales, personas que leen, escriben y se interesan por las ideas, pueden ayudar a ello. Los intelectuales deben dejar de enfrentar a unos hombres contra otros hombres: el “no matarás” de los 10 mandamientos contiene casi toda la ética, sin embargo el cristianismo y otras ideologías justificaron guerras, crueldad y terror.

-¿Qué es Tolerancia? La consecuencia de constatar nuestra ignorancia. El fanático intenta sofocar la tolerancia. La insensatez es difícil de tolerar, como la insensatez de los intelectuales en seguir la última moda. Esto hace posible la filosofía del relativismo: todas las tesis son más o menos defendibles, pero esto nos lleva a la anarquía, a la violencia. No confundir con el pluralismo crítico que puede conducir a domesticar la violencia.

-La búsqueda de la verdad. La verdad es objetiva, es la correspondencia del contenido con los hechos. Sólo puede haber conocimiento por conjetura, un entramado de conjeturas. Sócrates dijo que es sabio aquel que sabe que no lo es. “Es mejor padecer la injusticia que cometerla”. Esta idea conduce a la tolerancia.

-Filosofía autocrítica del conocimiento. El conocimiento científico no es aún un conocimiento cierto. Está sujeto a revisión, consta de conjeturas. Con cada solución a un problema científico aumentan los problemas sin resolver. El mundo se vuelve un enigma. Hoy sabemos cosas diferentes. Hemos sustituido teorías y conjeturas por otras. Lo podemos llamar conocimiento en sentido objetivo.

-Los principios éticos esenciales. Son la base de una discusión racional emprendida en la búsqueda de la verdad. Son la base de la ciencia.

>Principio de falibilidad (lo contrario a infalible). Uno puede estar equivocado y el otro tener la razón o ambos equivocados.

>Principio de discusión racional. Sopesar las razones a favor y en contra.

>Principio de aproximación a la verdad. Sin ataques personales.

Los principios implican la tolerancia. Podemos aprender mucho de una discusión aunque no se llegue a acuerdo.

-Principios de nueva ética profesional. Están vinculados con la tolerancia y la honestidad intelectual. La antigua ética se basaba en el conocimiento de la persona; era una “autoridad”. La nueva ética se basa en conocimiento objetivo y conocimiento incierto. Tan pronto se le reconoce a uno la autoridad está protegido por sus colegas y viceversa. No se toleran los errores, no se reconocen. Es una ética intolerante, deshonesta. Ello conduce en política, a encubrimiento de los errores para proteger a la “autoridad”.

Karl Popper sugiere una nueva ética profesional principalmente para los científicos, señalando 12 principios, algunos como:

>Conocimiento científico. No puede haber “autoridades”.

>Imposible evitar todos los errores.

>Revisar actitud ante los errores.

>Debemos aprender de los errores.

>Mantener actitud autocrítica y de integridad personal.

>Aprender que la mejor crítica es la autocrítica, pero es necesaria la crítica de los demás.

>La crítica racional debe ser específica, aportar razones.

Hasta aquí el discurso de Popper.

 

Resumiendo.

Amigo lector, si estás interesado en leerlo completo, lo puedes bajar de internet.

Observamos en la sociedad mucha intolerancia. Poderosos y políticos se revisten de “autoritas”; no admiten errores, no cambian sus decisiones muchas veces faltas de la más elemental ética.

El discurso de Popper, al que hay que releer de vez en cuando, nos puede ayudar a conocer que no sabemos nada, que debemos ser autocríticos.